Finanzas para Ti: Claves y conceptos para tener tus finanzas saludables

11:38 12 Octubre, 2020

A lo largo del día, todas las personas llevan a cabo constantemente decisiones sobre el uso del dinero. Por ello, Finanzas para Ti, el programa de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, puso a disposición de manera gratuita información relevante relacionada con el manejo adecuado de las finanzas personales.

Con más de ocho años capacitando a empresas y/o entidades, Gianina Pighi, analista del departamento de Educación Financiera de la SBS y AFP, esclareció, puntualizando hábitos financieros saludables, dos interrogantes: ¿cómo cuidar el historial crediticio? y ¿cómo manejar adecuadamente una tarjeta de crédito?

Centrales de riesgo

Las deudas no son problemas para aquellos que sí son capaces de cancelar puntualmente los compromisos mensuales. Y esto es posible para ti si le asignas un porcentaje al pago de este carácter. Según Gianina Pighi, para afrontar estos gastos y no caer en el estrés financiero o sobreendeudamiento que perjudique el crecimiento económico, es importante realizar una autoevaluación que implique tus ingresos versus los egresos, para luego destinar no más del 30% al pago de deudas. «Es decir, si obtienes S/ 2,000.00 mensuales, el 30%, sin exceso, deberá fijarse a estos gastos», dijo en el taller que organizó la SBS el fin de semana.

 

Independientemente de que estos montos sean cubiertos o no, las deudas son registradas en las centrales de riesgo que, en términos simplificados, son bases de datos que mantienen información actualizada sobre los deudores, incluyendo data demográfica, pautas de pago de distintos tipos de obligaciones de crédito, registros de deudas incobrables, entre más. «Estas centrales consolidan el cuánto debes y cómo pagas», señaló Pighi.

Dicho esto, existen dos centrales de riesgo: Centrales Privadas de Riesgo (CEPIRS) y Central de Riesgo de la SBS. Por un lado, se ubican las CEPIRS, la cual está comprendida por centrales privadas tales como Equifax, XChange, Sentinel, etc. Por otro, se encuentra la Central de la Superintendencia de Banca y Seguros, la misma que no es de índole privado. En este último rubro recayó la exposición de la analista financiera.

En este contexto, Gianina explicó el ciclo que cumplen estas centrales: «Una entidad del sistema financiero reporta información a la Central de Riesgo de la SBS y, en efecto, esta última se la entrega a la CEPIRS. En caso de que hablemos de servicios públicos (agua, luz, etc.), estos le informan solo a la CEPIRS y no a la SBS. […] De otro lado, es importante saber que, si mantuviste una deuda, la información sí será borrada por una CEPIRS pasado los cinco años de estar reportado; esto es contrario a la SBS, cuyo registro sí es permanente».

 

Historial crediticio

Toda persona que participa en el sistema financiero tiene un historial de comportamiento de pago o historial de crédito. Este es un instrumento que sirve en la toma de decisión de una entidad a la hora de otorgar un crédito. De acuerdo con Pighi, el historial crediticio es un espejo de cómo pagas tus deudas. Las entidades financieras se soportan en esto para dar un crédito, y ello depende, además, de dos capacidades del usuario: ingresos y voluntad de pago.

A nivel de la Superintendencia de Banca y Seguros, la calificación crediticia, cuyo historial no es eliminado, se compone por cinco puntos:

1. Normal. Una persona que está al día con el pago de sus deudas (atraso de 0 – 8 días) entrará en calificación cero (0) o Normal.

2. Con Problemas Potenciales. Si existe un atraso en el pago dentro de los 9 – 30 días, la persona entrará en calificación uno (1) o Con Problemas Potenciales (CPP).

3. Deficiente. Si existe un atraso en el pago dentro de los 31 – 60 días, la persona entrará en calificación dos (2) o Deficiente.

4. Dudoso. Si existe un atraso en el pago dentro de los 61 – 120 días, la persona entrará en calificación tres (3) o Dudoso.

5. Pérdida. Si existe un atraso en el pago pasado los 120 días, la persona entrará en calificación cuatro (4) o Pérdida.

 

Las entidades financieras pueden reprogramar y refinanciar tu deuda. En caso de que te encuentres al día en el reporte crediticio, la especialista comentó que deberás optar por reprogramar, alternativa que ofrece la extensión del plazo de la deuda, nula mora –varia en cada entidad–, misma tasa de interés que en el crédito original y el no descenso de tu calificación crediticia en las centrales de riesgo. Si no estás al día en tu deuda, debes inclinarte por el refinanciamiento, opción que produce variaciones en el plazo de la deuda y/o monto del contrato original, mantiene la mora, contiene una mayor tasa de interés que el establecido al inicio en el crédito original y afecta la calificación crediticia en las centrales de riesgo.

Buen uso de las tarjetas de crédito

Una tarjeta de crédito puede convertirse en un enemigo o aliado, dependiendo de cómo uno la utilice. En este sentido, la idea central es usarla con disciplina, responsabilidad y conocimiento, teniendo en cuenta que la educación financiera se basa en informarse, comparar y saber elegir.
Estas tarjetas se emiten con el objetivo de que una persona efectúe gastos. Por ello, Gianina proporcionó tips que te ayudarán a usar correctamente una tarjeta.

 

1. Sé realista y define tu situación actual. «Es importante, como se dijo al inicio, realizar una autoevaluación. Si asumes un crédito, necesitarás ser responsable y analizar tus ingresos, egresos y saldo actual. Asimismo, en tu presupuesto debes separar porcentajes de tus ingresos para tus ahorros (20 % o 10 %) y deudas (30 %)».

2. Sé totalero. «Es preferible que pagues completamente este crédito con el fin de evitar los intereses. En caso de que no puedas pagar el monto comprometido, el banco te aplicará intereses de esa porción no subsanada, y lo tendrás que cancelar en la siguiente fecha de corte. Entonces, para un buen uso, es mejor pagarlo puntualmente en su totalidad, para así no caer en la morosidad».

3. Más claves. «Es importante que, además de evaluar un presupuesto antes de endeudarte, conozcas la fecha de pago y corte de tu tarjeta de crédito. Ten en cuenta que el pago mínimo es solo un salvavidas para no caer en morosidad. Puedes bloquear el uso de la tarjeta para disposición en efectivo y compras por internet. Asimismo, evita poseer más de dos tarjetas y utilizar todo su límite. […] Además. reduce los costos, eliminando los gastos hormiga, y aumenta tu capital, generando siempre dos fuentes de ingresos, teniendo cerca de ti una caja negra financiera que funcione como ahorro».

(Por Rodrigo Rosales Rengifo)

Comparte en:

Vea también