Entrevistas

Estrategias del Banco de Alimentos Perú para combatir el desperdicio de alimentos y el hambre

Daniela Osores comparte la inspiradora labor de esta institución como motor del cambio social en la lucha contra el desperdicio de alimentos y el hambre.

Gan@Más

Redacción digital

redaccion@revistaganamas.com.pe

13 Marzo, 2024 / 10:05 am

Daniela Osores, Gerente General del Banco de Alimentos Perú.

En entrevista con Gan@Más, Daniela Osores, Gerente General del Banco de Alimentos Perú, ofrece su visión de las estrategias y acciones implementadas por la organización para abordar el desperdicio de alimentos y la lucha contra el hambre en el país. Desde la recuperación de alimentos en diversos canales hasta la expansión de programas hacia regiones necesitadas, Osores destaca el papel crucial de los voluntarios y eventos benéficos en el cumplimiento de la misión del banco. Además, explora el impacto del programa “Del Campo a tu Mesa” y los planes futuros para seguir extendiendo su labor y alcanzar a más comunidades vulnerables.

¿Cuál es la estrategia del Banco de Alimentos Perú para abordar el desafío del desperdicio de alimentos y el hambre en el país?

Nosotros, como Banco de Alimentos, tenemos como misión principal aliviar el hambre mediante la recuperación de alimentos que ya no tienen valor comercial. Esto incluye productos cercanos a su fecha de vencimiento, frutas y verduras maduras o desechadas en supermercados, excedentes en los campos o productos que no cumplen ciertos estándares de exportación. Actualmente, trabajamos a través de cinco canales: recuperación de supermercados, industria alimentaria, agricultura, mercados de abasto y ahora también a través de restaurantes, principalmente hoteles. Estos alimentos se distribuyen gratuitamente a comedores, ollas populares, albergues, entre otros, para ayudar a poblaciones en inseguridad alimentaria.

¿Cómo llevaron a cabo el proceso de rescate de alimentos en el Gran Mercado Mayorista de Lima y cuál fue su impacto?

Anteriormente, estábamos presentes en el Mercado Mayorista de Lima, hasta febrero del 2023, donde recuperábamos entre 5 a 9 toneladas diarias de alimentos, beneficiando a casi 85 mil personas. Aunque ya no estamos en ese mercado, desde octubre del año pasado hemos comenzado a trabajar en Minka con una metodología similar. Aunque las cantidades recuperadas son menores, seguimos trabajando con comerciantes fieles del Mercado Mayorista que nos siguen llamando y explorando otros mercados para ampliar nuestra labor.

¿Qué iniciativas están implementando para expandir la labor del Banco de Alimentos Perú a otras regiones del país?

A través del canal del agro, estamos recuperando alimentos en zonas de influencia agrícola, lo que nos permite llegar a comunidades en necesidad. Aunque el reto logístico es significativo, estamos trabajando en ello y ya hemos alcanzado algunas regiones, distribuyendo alimentos recogidos directamente de los campos y reduciendo así las emisiones de CO2. Por ejemplo, hace poco tuvimos un camión de 7 toneladas que fue a hacer un rescate en la empresa Campo Sol, en Trujillo, y ha recogido casi 20 toneladas de limones. En tres días se ha realizado el trabajo de recuperación de esos alimentos y se han repartido en algunas zonas aledañas a Trujillo y otra cantidad se trajo a Lima para repartir también entre las comunidades.

"A través del canal del agro, estamos recuperando alimentos en zonas de influencia agrícola, lo que nos permite llegar a comunidades en necesidad"

¿Qué papel juegan los voluntarios en las actividades del Banco de Alimentos Perú y cómo pueden las personas interesadas en participar contribuir con su causa?

Los voluntarios son esenciales para nuestra labor. Desde estudiantes hasta personas interesadas en ayudar, todos son bienvenidos. Ofrecemos pasantías y también oportunidades para trabajar directamente en la recuperación y distribución de alimentos, así como en eventos de recaudación de fondos. Aunque las exigencias pueden variar, siempre estamos abiertos a recibir ayuda.

¿Qué resultados han obtenido hasta ahora con el programa “Del Campo a tu Mesa” en términos de reducción del desperdicio de alimentos y beneficio a las comunidades locales?

El programa “Del Campo a tu Mesa” ha dejado de ser un proyecto para convertirse en un programa integral de nuestra operación diaria. Nos permite recuperar alimentos frescos y distribuirlos en las zonas de influencia agrícola, alcanzando a 18 regiones hasta la fecha. Esto no solo beneficia a las comunidades locales en términos de seguridad alimentaria, sino que también contribuye a reducir el impacto ambiental al evitar la destrucción de alimentos.

¿Cuál ha sido el impacto de eventos benéficos como la cena solidaria “Llevemos alimentos, llenemos corazones” en el cumplimiento de la misión del Banco de Alimentos Perú?

La cena solidaria ha sido una fuente vital de ingresos para nuestra operación durante los últimos 10 años. Además de recaudar fondos, nos permite reunir a donantes y compartir nuestros logros y metas futuras. Es una manera de agradecer a nuestros aliados y mantener viva la lucha contra el hambre.

"La cena solidaria ha sido una fuente vital de ingresos para nuestra operación durante los últimos 10 años. Además de recaudar fondos, nos permite reunir a donantes y compartir nuestros logros y metas futuras"

¿Qué planes tienen para el futuro en términos de expansión de sus programas y alcance a comunidades necesitadas?

Nuestro objetivo es seguir expandiendo nuestra operación y descentralizar la ayuda, centrándonos en el canal agro y explorando nuevas formas de recuperación de alimentos en otros mercados fuera de Lima. Queremos reforzar nuestra presencia en regiones con mayor necesidad, como Huancavelica, Cajamarca y Ayacucho, duplicando nuestros esfuerzos para atender a las comunidades más vulnerables.

No hay ninguna empresa que pueda decir que el 100% de lo que produce lo venden. Es imposible, siempre va a haber algo de merma. Y ese porcentaje, pequeño o grande, es una luz para la gente que nosotros alimentamos. Porque esos alimentos que la empresa ya no los puede comercializar y que posiblemente terminen en un relleno sanitario, terminen siendo parte del alimento de miles de personas. Son casi 14 millones de personas que actualmente están en inseguridad alimentaria. Estamos hablando de cifras muy grandes y que vienen en crecimiento. La cantidad de personas que hace unos años estaban en inseguridad alimentaria moderada, que quiere decir que, tienen acceso a alimentación pero no en forma constante, ahora han pasado un gran porcentaje, casi el 50%, a inseguridad alimentaria severa, que pueden estar días sin tener alimentos. Entonces el Banco de Alimentos con mayor razón está duplicando esfuerzos para seguir atendiendo a las comunidades y sobre todo ir a las comunidades con mayor necesidad, que evidentemente están fuera de Lima.