Es hora del dinero electrónico

20:00 31 Agosto, 2020

Por Iván Rosas, presidente del Directorio Pagos Digitales Peruanos

En estos días que convivimos con la pandemia del COVID-19, el dinero electrónico resulta útil, como una alternativa para evitar el uso de efectivo. Solo se necesita tener un celular en la mano. El dinero electrónico viaja de celular a celular de manera segura y gratuita para todos los ciudadanos, conectándolo con personas, empresas, entidades gubernamentales, operadores telefónicos e instituciones financieras de manera totalmente digital.

Si aplicamos su uso en Perú, se podrían evitar varios factores de riesgo. Se evitarían las colas en los bancos, se harían transacciones sin salir de casa, se protegería la salud sin billetes ni monedas físicas que pasan de mano en mano y, se podría ahorrar en costos de manipuleo, asaltos, mermas y fraudes propios del manejo de efectivo.

En esta coyuntura, países como Colombia, han sacado provecho de la billetera electrónica (BM), que se utilizó para la distribución del subsidio del “programa ingreso solidario”, logrando que, en sólo 24 horas posteriores a la apertura del aplicativo móvil con sólo vincular el número de DNI y el celular de cada persona, tenían su bono sin salir de casa. Un esfuerzo que vale la pena replicar.

No haría falta abrir una cuenta bancaria, emitir tarjetas, ni ir a una ventanilla para recibir el dinero electrónico, es 100% interoperable, es decir, funciona con todos los operadores telefónicos y no depende de un solo canal de distribución, sino que integra a muchas instituciones bancarias, financieras, cajas municipales y rurales, así como cadenas de agentes corresponsales y ATMs. En consecuencia, facilita el acceso al crédito y a servicios financieros, formalizando progresivamente a quienes operan en la economía informal.

Si todos aceptamos el uso del dinero electrónico, no será necesario convertirlo en dinero físico, las transacciones económicas del día a día serían perfectamente efectuadas de celular a celular, facilitando los pagos, compras, transferencias inmediatas. Y lo más importante sin contacto físico.

Siendo tan evidentes los beneficios ¿qué hace falta para adoptarlo? Vencer la resistencia al cambio. Dejar la costumbre arraigada de usar solo dinero físico. Es hora de dar el salto en la inclusión financiera trasladando a la palma de la mano de cada ciudadano el poder y la libertad de mover dinero electrónico a través de su teléfono celular.

Comparte en:

Vea también