Emprendimiento social que ayuda a la pesca artesanal

21:01 7 Noviembre, 2018

Simone Pisu es un italiano que llegó al Perú hace varios años y ahora, luego de trabajar con las comunidades de pescadores del litoral peruano, y conocer su idiosincrasia, formó su empresa social Sustainable Fishery Trade (SFT), junto a sus tres socios.

“Somos una empresa social dedicada al comercio justo y sostenible en la pesca artesanal. Revaloramos el rol de los artesanos del mar y su importancia como agente principal de la actividad pesquera. Aplicamos un modelo comercial transparente y 100% trazable, impulsado por la investigación e innovación tecnológica”, dijo Simone, al participar en el panel de emprendimientos sociales, dentro del Emprende PUCP organizado por CIDE PUCP.

Simone trabajó antes en gestión empresarial, en su natal Italia, pero lo dejó luego de 15 años por ver que todo se centraba en el capital y que la gente era lo que menos importaba. Fue entonces que decidió estudiar biología marina pues su pasión es el mar y sin pensarlo se convirtió en emprendedor. “Yo no busqué ser emprendedor, se fueron dando las cosas sin esperarlas, pero cuando llegan, hay que escuchar, atreverse, porque al final nunca se pierde, o ganas o aprendes”.

Los 4 fundadores empezaron colaborando en proyectos de desarrollo de pesca artesanal en el sur del Perú. Capacitar a los pescadores y ayudarlos a vender sus productos desde áreas de repoblamiento hacia mercados más rentables eran los objetivos. “Como todo proyecto de ONG llega a su fin, nos quedamos sin nada pero aprendimos mucho de nuestros viajes recorriendo las caletas de norte a sur y pudimos establecer relaciones de confianza con los pescadores, por lo que sentíamos que teníamos una responsabilidad”, contó Simone.

Es así que decidieron invertir sus ahorros y poner su empresa, con el apoyo de los pescadores que les entregaban sus productos a crédito para que ellos los colocaran en el mercado. “Todo fue yendo bien, hasta que en el 2007 con el fenómeno del Niño, nos quedamos mas de dos meses sin vender nada, congelamos nuestro pescado y al fin un cliente nos pidió pescado congelado y con eso nos dio una esperanza para continuar”.

Lo siguiente fue postular a NESsT, una organización internacional que ayuda a los emprendedores sociales con apoyo financiero personalizado, mentoría y redes de negocios estratégicas durante un período de cinco años. “Ser parte de NESsT nos sirvió mucho para llegar a donde estamos ahora, no lo hubiéramos logrado sin ellos. Gracias a NESsT estamos también en Chile, luego iremos a Brasil, Italia, etc”.

Simone explicó que no debemos tener miedo a equivocarnos porque un error puede ser una oportunidad de mejora o cambio.

SFT ha ganado la quinta generación de StartUp Perú y están convencidos de que existe un nuevo paradigma de empresas que se basan en el capital y la rentabilidad pero pueden generar, al mismo tiempo, un impacto positivo en la gente, y eso es lo que están logrando.

Comparte en:

Vea también