Emprendimiento social Nanas y Amas busca ayudar a más de 30 mil mujeres por año

18:00 3 Noviembre, 2018

“Los emprendimientos sociales son los nuevos paradigmas que van a cambiar el mundo”, dijo Isabel Castillo, Gerente de Portafolio, Región Andina, de NESsT, en la Mesa de Emprendimientos Sociales, en el marco del Emprende PUCP 2018 que organiza CIDE PUCP.

La mesa contó con la participación de tres emprendedores sociales que contaron sus historias y proyecciones. Ellos fueron: Claudia Esparza de Nanas y Amas, Candy Morales de Amaz Food y Simone Pisu de STF.

Nanas y Amas

Claudia contó que formó esta agencia de empleos, en el 2009, junto a 6 socias, debido a que notaban que no habían agencias que tuvieran trabajadoras del hogar que fueran confiables, sobre todo para atender a los niños y bebés.

“Este emprendimiento nació más por necesidad, por no encontrar a la persona ideal para cuidar a mis dos hijos pequeños. Entonces quise hacer una agencia diferente y convencí a mi esposo y a 5 amigas, e invertimos en esta idea”.

Claudia contó que al mes de formada la empresa, sus amigas se retiraron porque las cosas no salieron como lo habían pensado inicialmente, pero ella decidió continuar y no se equivocó. “Mi oficina quedaba en el cono norte y yo vivía en San Borja, así que todos los días era un trajín ir hasta allá y luego trasladar a las chicas a las entrevistas con los clientes, pero eso me permitió conocer mejor a las chicas y ver que no solo buscaban buenos sueldos, sino un buen trato, porque algunas empezaban desde muy pequeñas llegando de provincias con engaños”.

Agregó que al presentar su proyecto a la Asociación de Trabajadoras del Hogar, dirigida por una una monjita, esta le dijo que hacía mal descontando una parte del sueldo a las chicas, por más que fuera solo de su primer sueldo. Eso la llevó a dejar de hacerlo y cobrar esa parte a los clientes que felizmente aceptaron porque ya había una relación de confianza.

“Al principio las chicas no lo creían, había desconfianza porque no era la forma en la que trabajaban las otras agencias, pero poco a poco vieron que era real, que yo podía colocarlas en buenos hogares, donde había un trato justo, buen sueldo, valoración, y empezaron a traer a sus amigas o familiares”.

Luego fundaron la ONG Emprendedoras del Hogar para promover el buen trato y respeto a los derechos de las trabajadoras del hogar. “Con esta ONG podemos ir a los colegios, damos charlas de autoestima, de crecimiento personal, hacemos ferias de orientación vocacional, etc. Además involucramos a gente de diferentes países para que compren nuestro concepto y promuevan las buenas prácticas en el contrato de trabajadoras del hogar”.

También lograron que, luego de una reunión con el Ministro de Trabajo, se pudiera dar la Ley que permite a los trabajadores deducir de sus impuestos, los costos del seguro social de las trabajadoras del hogar.

Nanas y Amas ha recibido varios reconocimientos por su labor, y ya pasó a expandirse a través de franquicias. Tiene oficinas en Chacarilla, Camacho, pronto en San Miguel y Lima Norte y tienen el objetivo de llegar a formar 10 ofiicnas este año.

“Para el 2019 planeamos llegar a México, Chile y Bolivia, y luego a muchos otros países del mundo con nuestra filosofía en relación a las trabajadoras del hogar. El país que queremos y soñamos empieza en nuestras casas. Debemos romper las malas prácticas en el hogar y empezar más a compartir más y mejor con las personas que trabajan con nosotros en casa y que son parte importante de la dinámica familiar”.

Nanas y Amas es la primera franquicia social del Perú y aspiran a ayudar a más de 30 mil mujeres por año. “Nuestro sueño consiste en convertir al trabajo del hogar en la nueva herramienta para sacar a las mujeres de la pobreza con un trabajo justo que le permita elegir su futuro, si quiere seguir trabajando en el hogar, o estudiar algo más o hacer un emprendimiento”.

Comparte en:

Vea también