“Empecé en la plaza de mi pueblo, ahora lidero 40 asociaciones de mujeres artesanas”

07:02 31 Julio, 2019

“No pienses dos veces para emprender, si has fracasado has ganado experiencia, todo está en nosotros”, comenta Lidia Cortez, una emprendedora y empresaria, nacida en la comunidad campesina de Villa Ccota en Puno, que hoy realiza 4 ferias anuales, en Lima, además de las que hace en Puno y tiene en su haber la organización de 40 asociaciones de mujeres artesanas, en las comunidades de este departamento. Además cuenta con su propia línea de productos BioCultivos Lidia Cortez que comercializa, quinua, kiwicha, maca y cañihua.

Lidia contó su experiencia en el taller de Facebook #EllaHaceHistoria, hace algunas semanas, y recordó que el camino no fue fácil, que tuvo que lidiar con la discriminación por su forma de vestir, que siempre es con la ropa típica de su tierra, que en su localidad solo le inculcaron el trabajo en la artesanía y agricultura. “Lo único que sé es tejer. Empecé con la artesanía en la plaza de mi pueblo, vendía mis productos pero cuando me pedían más, no tenía capital para producir en cantidad. Por eso pensé en el banco, me presté y junté a la primera comunidad de señoras y jóvenes para hilar y tejer juntas y así cubrir el mercado en Puno”.

Fueron los sectoristas del banco, al verla organizada con el grupo de mujeres, quienes le aconsejaron replicar esa modalidad en otras localidades y así, Lidia empezó a formar otros grupos de señoras para que se organizaran y pudieran acceder a préstamos de capital. “Así empezamos hasta llegar a formar 40 organizaciones, en todas las comunidades campesinas. Tuvimos financiamiento, capacitación, producción, pero nos faltaban los mercados porque Puno se quedaba chico. Así llegué a la capital y afilié a las 40 organizaciones a la Federación Departamental de Artesanos de Puno y me nombraron secretaria de comercialización”, recuerda Lidia.

Las ferias que organiza Lidia en Lima son la Feria Campesina, la Feria de la Peruanidad, la Feria de la Fortuna y la Feria de los Deseos. “Por este trabajo he viajado a ferias internacionales, en México, Colombia, Ecuador, Chile, Estados Unidos, Europa, también ofreciendo mis productos. Nuestra marca ya está fluyendo y estamos exportando, en poca cantidad, junto con todas las hermanas productoras, agricultoras y artesanas”.

Lidia dijo que en el camino siempre hay fracasos, pero de ellos se debe aprender y corregir. “He tenido muchas dificultades pero nunca me he rendido. No sabía cómo manejar la prensa, no sabía cómo enfocar los productos que traíamos de las comunidades, pero aunque fueran fracasos ganaba experiencia. Hoy, me apoyo de las redes sociales para anunciar mis ferias o comunicarme con mis clientes”.

Comparte en:

Vea también