El sector construcción es el más propenso para los sobornos

13:24 17 Septiembre, 2019

Los sectores de la economía más propensos en los que se puede cometer soborno en Perú son la construcción (57,9%), la administración pública (16,9%) y la explotación de minas y canteras (13,3%), según el primer estudio latinoamericano sobre Prácticas Empresariales Contra el Soborno, realizado bajo la dirección del investigador y docente de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Externado de Colombia, Gustavo Yepes López.

El informe consultó a 420 ejecutivos de pequeñas, medianas y grandes empresas privadas ubicadas en Perú sobre el soborno. Los encuestados también manifestaron que los sectores menos vulnerables al soborno son los de entretenimiento y turismo.

El estudio titulado “Estado de las prácticas empresariales contra el soborno”, en cuya realización participó la Universidad de Pacífico, también reveló que la percepción de que existen empresarios que pagan sobornos es casi unánime: 99% de los participantes afirman que sí existe soborno en los negocios.

El informe señala que las modalidades más empleadas por los empresarios peruanos para sobornar serían los pagos para agilizar o facilitar trámites (69,5%) y las contribuciones políticas (63,6%). Según los encuestados, el temor a perder negocios es el principal motivo para recurrir a sobornos en el sector privado a pesar de que reconocen que el soborno no es correcto.

“El soborno no está bien, eso está reconocido, pero por otro lado las empresas perciben que es la forma de hacer negocios. Piensan que si no dan la coima, el soborno, simplemente salen del negocio”, explicó una de las colaboradoras en la realización del informe, Matilde Schwalb, directora del Centro de Liderazgo, Ética y Responsabilidad Social de la Universidad del Pacífico (CLERS).

El estudio concluye que la coyuntura local de sensibilidad ante la corrupción presenta una oportunidad para una mejora significativa en las prácticas de prevención del soborno. Asimismo, indica la falta de mecanismos, procesos e incentivos para aplicar las políticas anti soborno que ya existen.

(Por Sol Trujillo)

Comparte en:

Vea también