El negocio de los eSports llega al deporte olímpico

17:15 13 Mayo, 2022

Los eventos olímpicos han tenido, históricamente, una gran repercusión en la sociedad, además de un notable seguimiento. De una forma u otra, los ciudadanos han querido ver las pruebas deportivas que enfrentaban a los mejores del mundo y comprobar cómo la representación de su país traía medallas a casa. Pero los tiempos cambian, así como los gustos de espectador.

Al Comité Olímpico Internacional (COI) le preocupa sobremanera la sangría de espectadores que ha ido dejando por el camino: las nuevas generaciones no parecen tan interesadas en ver estos acontecimientos como lo estuvieron sus predecesores. No ha sido suficiente el hecho de incorporar deportes más actuales como la escalada, el surf o el BMX Freestyle. Por otra parte, está falta de conexión con el público más joven es algo que va a ir a peor a menos que se tomen medidas; y ello repercute directamente en el interés de los anunciantes que, al fin y al cabo, representan una parte importante de los ingresos que ayudan a llevar adelante los eventos.

Los eSports: la gran esperanza

Por ello, en aras de llegar a un mayor público, se empezó a estudiar hace pocos años la posibilidad de incorporar los exitosos eSports entre las disciplinas olímpicas. Los datos de audiencia de este fenómeno, que rondan los 500 millones de espectadores anuales, avalarían esta iniciativa. Además, hablamos de un público esencialmente joven, de entre 18 y 35 años, que aumenta su capacidad adquisitiva con el tiempo (lo que agrada mucho a los patrocinadores) y que tiene tendencia a mostrar cierta fidelidad por las marcas que elige. Esta decisión no estuvo exenta de críticas, en especial de aquellos considerados más “puristas”, que no pueden asimilar como deporte una actividad recreativa que se basa en el uso de mandos o teclados de PC o consola.

 

Pero la determinación ya era firme y, así, en abril del pasado 2021 ya se anunciaron las “Series Olímpicas Virtuales” (OVS) que, sin coincidir con un evento del calibre de unas olimpiadas mundiales, ya dejaban ver que el proceso estaba en marcha. Pero la gran cita iba a producirse este año, con la celebración de los Juegos Asiáticos 2022, programados inicialmente para celebrarse del 10 al 25 de septiembre en la ciudad china de Hangzhou, y que según las noticias de los últimos días, se han pospuesto y no existe, todavía, nueva fecha en firme. En esta ocasión, y con los eSports ya reconocidos como deportes oficiales por el Comité Olímpico, se iba a dar (y se dará) la confluencia de ambas categorías.

Los juegos más seguidos

Entre los títulos en los que se competirá se encuentra el League of Legends, para muchos el gran estandarte de los deportes electrónicos. El seguimiento de sus competiciones es masivo: en su edición pasada del campeonato “LOL Worlds”, se llegó a un pico de 4,01 millones de espectadores, algo que sólo pudo superar el “Free Fire World Series Singapore 2021” con 5,41 millones de espectadores simultáneos. Sin embargo, LOL arrasó en lo que se refiere a horas consumidas, con 174,82 millones de horas vistas durante el transcurso del evento. League of Legends es tan popular que se está convirtiendo en el nuevo “Rey Midas”, convirtiendo en oro todo lo que toca, como ha ocurrido con la serie Arcane, que basa su trama en el universo del juego, y ha tenido una acogida mundial excepcional, tanto en lo que se refiere a crítica como al público, que ruega ya por una segunda temporada (que se encuentra en fase de producción).

Además del omnipresente League of Legends, otro de los títulos destacados en la competición será el Dota 2. Desarrollado por Valve Corporation, este MOBA se ha hecho muy popular en el mundo de los eSports por la enorme cuantía de los premios de su torneo estrella, el “The International”, que en su edición pasada repartió 40 millones de dólares, así como también por el notable movimiento que genera en forma de apuestas para sus acontecimientos en portales que permiten pronósticos para Dota 2. Completan la lista otros grandes clásicos como FIFA o Street Fighter (ya en su quinta edición) y otros juegos como Dream Three Kingdoms 2, Hearthstone, Peacekeeper Elite u Honor of Kings.

Es evidente que el crecimiento de este fenómeno y la atención recibida por parte de los sponsors, no podía pasar desapercibida por un organismo, el COI, que precisa más que nunca recuperar sus números de audiencia y su músculo económico que, como ya hemos señalado, proviene en parte de las marcas anunciantes. Los Juegos Asiáticos 2022 van a ser, a este respecto, una prueba de fuego para comprobar cómo funciona a nivel de seguimiento esta iniciativa y para decidir los futuros pasos que se van a dar de cara a otros eventos de mayor calado.

Comparte en:

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también