El 96% de empresas planea continuar con el trabajo remoto

12:47 21 Septiembre, 2021

Ha pasado más de un año y medio desde la declaración del estado de emergencia en el país; y las empresas siguen adaptándose a los diferentes retos que presenta el ámbito laboral y económico. Esto implica que se tomen diferentes medidas y se busquen nuevos frentes que permitan al área de recursos humanos tener una práctica competitiva, empática y eficiente.

El Estudio Benchmarking de Recursos Humanos 2021, de PwC, recoge las principales medidas tomadas por las empresas en medio de esta nueva realidad. Dentro de los resultados, se destaca que el 39% de las empresas han modificado o adaptado su estructura organizacional a raíz del COVID-19, mientras que el 52% ha modificado las funciones de sus puestos de trabajo, especialmente en las áreas de soporte (43%) y las comerciales (32%).

 

Para las empresas, la constante capacitación del personal es un aspecto clave, en el cual invierten significativamente, tanto en tiempo como en dinero. El 89% de las empresas encuestadas cuenta con un programa establecido de capacitación para mejorar el desempeño de los colaboradores, no solo en aspectos técnicos sino también en habilidades blandas.

Este sin duda es un aspecto atractivo para las personas, pero pese a ello muchas empresas pueden sufrir por la constante rotación de personal. Solo el 28% de las empresas encuestadas cuentan con un programa de retención de talento, con un 33% de estas que afirma que los programas son solo reactivos. Los factores monetarios que entran en juego son el incremento salarial o la entrega de bonos, mientras que la capacitación y la línea de carrera son los aspectos no monetarios más utilizados. Asimismo, el ambiente laboral, la capacitación y la flexibilidad también son factores relevantes para que el talento considere atractiva a una empresa.

Debido a la pandemia, muchas empresas tuvieron que recortar gastos, afectando a la fuerza de trabajo. Según el estudio, el 43% de las empresas han utilizado un plan de reducción de personal, como el cese colectivo o el retiro voluntario.

 

Respecto a la suspensión perfecta de labores, solo un 13% de las empresas participantes del estudio optaron por esta medida. En promedio, dentro de las empresas que la aplicaron, un 21% del personal se vio afectado por la decisión.

Por otro lado, un promedio de 24% del personal de empresas encuestadas hizo uso de una licencia con goce de haber. Entre las empresas en las que se tomó esta decisión, el 59% utilizó las vacaciones pendientes para recuperar las horas, mientras que otras alternativas fueron la recuperación de horas cuando se solicite (45%) o la ampliación de la jornada laboral (18%). En total, cerca del 41% de empresas encuestadas emplearon la modalidad de licencia con goce durante este periodo, y el 59% de las compañías que tomaron esa decisión afirman que continuarán con esta modalidad en el futuro.

 

Trabajo remoto

La continuidad de las operaciones ha sido un aspecto primordial para las empresas desde el inicio de la pandemia; y en este último año hemos visto cómo se han ido adaptando mediante el trabajo remoto. Ahora, con menos restricciones de por medio y debido al avance de la vacunación, hay algunas diferencias. Según el estudio, más del 97% de empresas trabajan tanto en la modalidad de trabajo remoto como en su centro laboral.

Esta modalidad se aplica principalmente en las áreas administrativas o de soporte (98%), seguidas por el área comercial (72%) y el área de operaciones (36%). Según el estudio, 43% es el porcentaje de personal promedio de las empresas encuestadas que se encuentra bajo la modalidad de home office.

 

Ante un eventual levantamiento del estado de emergencia, el 96% de empresas consideran que continuarán trabajando mediante el trabajo remoto. Las facilidades brindadas por el empleador hacen de esta una modalidad muy atractiva. Algunas de estas son la entrega de equipos de computación, préstamos de sillas ergonómicas, aplicaciones de trabajos colaborativos y muchas otras más.

Debido a este cambio, un buen número de empresas considera reducir los espacios para el trabajo en oficina. Un 30% ya tiene la decisión tomada, mientras que un 13% aún lo está evaluando. En cuanto a las horas que se deben cumplir, un 73% de empresas encuestadas afirma que los horarios se han mantenido normales. Solo un 17% ha establecido horarios escalonados.

Al respecto, Oscar La Torre, socio de Consultoría de negocios de PwC Perú, señala: “Mientras se vayan ‘re-abriendo’ las oficinas, veremos inicialmente un deseo masivo de retorno presencial, comprensible por la necesidad de reconectarse con sus equipos de trabajo y compañeros. Sin embargo, la verdadera necesidad de ir a la oficina probablemente deba ser justificada. Existe un entendimiento común que las personas deberían asistir a las oficinas solamente para tareas que no puedan desarrollar de manera remota. Esta premisa dependerá de la decisión que cada empresa tomará y se debe considerar en este ejercicio la visión del empleador como la del empleado, para que el retorno a las oficinas sea lo más adecuado para ambos grupos”.

Comparte en:

Vea también