Delia Mamani: “La certificación de mis competencias agrega valor a mi trabajo”

11:19 10 Marzo, 2020

Delia Mamani con mucha dedicación elabora prendas de vestir con la única finalidad de ver contentos a sus clientes. Para demostrarles que sabe hacer bien su trabajo, decidió certificar sus competencias como operadora de máquinas de confección en tejido de punto y esto, dice, solo es el comienzo. Asegura que continuará capacitándose para que sus prendas sean las más solicitadas. La evaluación y certificación de Delia Mamani estuvo a cargo del Centro de Investigación y Promoción Popular (Cendipp). El Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) informa que también hay otras entidades certificadoras que también cuentan con autorización como Senati, Cetpro “José Olaya”, Asociación Educativa Gianni Rodari, Aspem y Nebuway.

¿Cómo inicia en el mundo de las confecciones?

Soy técnica en Contabilidad, pero tuve que dejar mi carrera para dedicarme a mis hijos. Pero yo quería seguir generando ingresos a mi hogar, así que decidí hacer algo más desde casa. Fue por ello que estudié Confección, y empecé a coser prendas como polos y uniformes. Al principio fue difícil porque no tenía máquinas, pero poco a poco fui adquiriéndolas.

 

¿Cómo consigue a sus primeros clientes?

Cuando mi hijo entra al colegio, empecé a coser más porque otras mamás empezaban a pedirme polos, shorts y buzos. Yo decía: “Si alguien cose para el colegio, yo también puedo hacerlo”. Entonces, seguí confeccionando más prendas y haciéndome más conocida. Luego pasé a confeccionar faldas, camisas y otras prendas.

 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Me gusta que las personas se pongan contentas con el producto que uno le entrega. Me gusta mucho hacer ropa de dama como vestidos y sacos, porque es a medida. Aunque, también he hecho prendas para caballeros.

¿Qué la anima a certificar sus competencias?

La certificación le agrega valor a mi trabajo y así mis clientes saben que no solo sé coser bien, sino que una entidad del Estado reconoce mi trabajo. La certificación me califica si hago bien mi trabajo.

Sus clientes, ¿cómo la ven ahora que está certificada?

Con la certificación, mis clientes saben que soy una persona competente y que me estoy capacitando siempre. No solo basta con los estudios básicos, sino que siempre se requiere seguir preparándose para ofrecer un mejor servicio.

¿Fue difícil la evaluación?

Siempre hay nervios, pero estaba segura porque sabía lo que estaba haciendo. No era la primera vez que estaba confeccionando un polo, era algo que yo dominaba.

¿Qué les diría a otros operadores de máquina de confección?

Mi mensaje es que pierdan el miedo a la evaluación para que se certifiquen. A veces uno se preocupa, pero cuando se está seguro de hacer bien el trabajo, entonces no habrá mayor problema. Quizás no pases el examen la primera vez, pero puedes prepararte mejor y volver a pasar a la evaluación hasta conseguir la certificación de competencias.

Comparte en:

Vea también