Data cruda que deja el Coronavirus: Buscando la nueva normalidad

12:03 2 Mayo, 2020

La crisis sanitaria y la crisis económica son dos caras de la misma moneda. Cuando el mundo pueda sobreponerse, en el 2021, no queda duda, que estaremos ante una nueva normalidad. Drago Kisic, presidente del Banco Pichincha, analizó este nuevo “orden” durante el Conversatorio online “Cómo será la normalidad”, organizado por APD.

El impacto directo y más fuerte de las crisis se va a dar en el año 2020. En el 2021, se habrá superado la pandemia y encontrado la cura que será distribuida gradualmente de acuerdo a la oferta y la demanda, y de acuerdo a quien la descubra. En la economía pasará seguramente lo mismo, comentó Kisic. “Estamos comenzando a ver atisbos de normalización y hay un esfuerzo importante por tratar de normalizar gradualmente; empezando por sectores donde las posibilidades de contactabilidad y el contagio es menor”.

 

Data cruda

Para la experiencia humana, esta pandemia va a dejar huellas que serán muy fuertes e importantes en la consciencia de la gente y serán diferenciadas de acuerdo a cada país y región, dijo Kisic.

En el caso peruano, vamos a tener la caída del producto que va a estar alrededor del 12% al 14% probablemente. Igualmente, el desempleo va a subir de 7% a 25% aunque, esto será temporal y, en cuanto a la pobreza también se va a incrementar alrededor de 25%, una cifra desalentadora.

En cambio, China es el país que va a salir menos golpeado, porque ha sabido manejar bien la pandemia. De acuerdo al FMI, se estima un crecimiento de 1.2%, lo cual es insólito, pues todos los países están entrando en recesión. No obstante, la imagen y credibilidad de China va a quedar dañada. Va a inspirar más desconfianza de la que tiene ahora, lo cual será compensado por este nuevo poderío económico en medio de un contexto de crisis, opinó el directivo.

 

Por otro lado, en los países occidentales, la pandemia se ha manejado bastante mal, con  sistemas sanitarios pobres. El FMI, conservadoramente, estima un decrecimiento del 6% en Estados Unidos y un 8% en Europa. Hay un apagón económico en el mundo occidental. Esto es relevante, pues vamos a observar la dinámica que se puede generar ante dicho contexto.

¿Un nuevo imaginario?

Sin embargo, estos son solo datos y hay otros aspectos que serán vistos con mucha más atención y que se quedarán en el imaginario de la gente para el futuro, reflexionó Kisic. Así, la población ha tomado consciencia de que los sistemas de salud no han tenido prioridad en la mayoría de los países. El buen manejo de China sobre la pandemia, ha demostrado que países totalitarios también pueden ser eficientes.

De igual forma, debido al apagón económico, el ecosistema se ha descontaminado, lo cual va a jugar a favor de la protección y concientización del medio ambiente. También es claro que, al ser el mundo uno solo, se requieren organismos internacionales globales y con autoridad y recursos para prever este tipo de circunstancias.

Dos sistemas paralelos

Para Drago Kisic, es difícil que haya una sola reflexión de la humanidad, pues las sociedades tienen lenguajes en valores distintos. Así, la sociedad occidental pregona y vive en base a valores como la libertad de mercado, libertad de prensa y de conciencia; valores que no se practican en China, entonces, es muy difícil que cambiemos de manera homogénea, pero ese cambio es necesario. En opinión de Kisic, vamos a tener dos sistemas paralelos desde un lado el occidente y, desde el otro extremo, China.

(Por Jackie Murillo)

Comparte en:

Vea también