Consumer Truth: “A un emprendedor no le compran solo su producto, sino su pasión”

07:39 17 Agosto, 2020

Tal vez muchos no se identifiquen como vendedores por la etiqueta de “venta”, pero ello no es así, la labor de ventas es extensiva a todo profesional. Todo profesional dentro de una compañía tiene que vender su idea, sino no la compra el jefe ni la organización. No necesitamos saber de ventas, pero sí tener un mindset vendedor, refirió Cristina Quiñones, CEO Consumer Truth – Insights & Strategy, quien compartió sus experiencias para apoyar a los emprendedores en un nuevo entorno de consumo durante el webinar “Vendiendo en tiempos de crisis” organizado por Consumer Truth y Clientes Anónimos

Debido a la crisis, hemos pasado de algunos convencionalismos a nuevas formas de mirarnos como empresarios y líderes, pero esto también aplican en los colaboradores, aquellos que son responsables del resultado, que nos ayudan a remar en este barco que llamamos empresa.

 

Propósito

Para ello, es importante volver a lo básico. Para poder vender hay que destacar la esencia de la marca y empresa y buscar su propósito. A un emprendedor no le compran solo el producto, le compran su pasión, esa pasión es la que mueve las relaciones y los intercambios comerciales.

Rescata los valores detrás de la marca. Esta visión que rescata la teoría del círculo dorado invita a pensar en el sentido del negocio más allá de lo que hacemos. No basta quedarse en lo qué vendo o en el cómo lo vendo, sino, por qué hago lo que hago. El propósito de una visión tiene que ver menos con el número y más el sentido de la vida. El propósito es humano no económico.

En esa línea, en vez de enfocarnos en el proceso de venta o en el cómo vendemos deben centrarse en el cómo van a conectar. El proceso de fidelización es básico. “Lo que tenemos con los clientes es conexión, no vendemos, conectamos. La venta es parte del proceso. Hay que tener una venta sostenida y, para eso, hay que volver a lo básico”, destacó Cristina.

 

Un segundo punto son las sinergias. En tiempo de crisis, las empresas no se extinguen por falta de ventas, sino por falta de colaboración, cree Cristina. Es importante que consolidemos alianzas a largo plazo. Debemos aprender nuevas formas de relacionarnos. Más co-ompetencia y no competencia.

La creación de sinergias es necesaria para crear un buen músculo con el que resistir el entorno desfavorable, así como generar crecimiento y desarrollo. Debemos de pasar de competir por atraer clientes a cooperar por salir de la crisis; de guardar recelo con la información a compartir conocimiento y know how con los demás y; de tomar acción para apropiarse del mercado a sumar esfuerzo por hacer resurgir el mercado y las ventas.

Un ejemplo es Tondero y Jockey Plaza que conjuntamente han traído un autocinema que apuesta por un concepto distinto colaboración activa.

Un tercer punto es que para cuidar el mañana hay que saber cómo vender hoy. Por estar en tiempos de pandemia, no solo debemos enfocarnos en las ventas a costa del futuro de la compañía. Cientos de casos en los que compañías están sobre vendiendo productos a costa de la calidad de servicio y, por supuesto, de la experiencia del cliente.

El cuarto punto es que el estatismo mata al negocio. El silencio mata más la venta que la propia pandemia. En tiempos de crisis, no podemos estar quietos. Si un cliente se va hay que empezar a mirar otro segmento. Repensar nuestro enfoque. A pesar de las dificultades, las empresas deben reinventarse y hacerlo rápido. La crisis es difícil, pero invita a empezar de nuevo; a pensar diferente; a reinventarse. “Como pasa en la historia el que no se adapta, se extingue”, concluyó Cristina.

(Por Jackie Murillo)

Comparte en:

Vea también