Conozca qué peruanos tienen más posibilidades de usar pagos digitales

07:00 18 Enero, 2021

El uso de pagos digitales en el Perú es más probable en las personas entre 25 y 40 años, con educación superior universitaria, con empleo formal y que viven en el ámbito urbano. Asimismo, la probabilidad de pagar digitalmente se reduce si la persona pertenece a los quintiles inferiores de gasto per cápita del hogar y aumenta si se encuentra en un distrito perteneciente a los quintiles altos de presencia del sistema financiero.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio ¿Por qué las personas usan pagos digitales?: Evidencia a partir de microdatos de Perú, elaborado recientemente por dos funcionarios del Banco Central de Reserva del Perú: José Aurazo y Milton Vega, quienes mediante un modelo econométrico ofrecen una primera exploración sobre los determinantes del uso de pagos digitales por parte de la población en Perú. Para ello, utilizaron la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), que recoge respuestas sobre la tenencia de cuentas y tarjetas así como al uso de distintos medios de pago (efectivo, tarjetas de débito, tarjetas de crédito, transferencias electrónicas, entre otros) para realizar compras en 9 categorías de productos (artefactos electrodomésticos, prendas de vistir, alimentos de pan llevar, alimentos preparados, productos de lavandería, productos de aseo personal, muebles y enseres, servicios públicos y combustibles para cocinar).

 

Resultados

Los resultados del estudio muestran que las personas que tienen entre 25-40 años tienen una mayor probabilidad de utilizar pagos digitales en las compras de todas las categorías de producto, en comparación a una persona que tiene entre 18-24 años (categoría base), mientras que las personas de mayor edad (56 años en adelante) tienen una menor probabilidad de pagar digitalmente que las personas más jóvenes.

Respecto al nivel educativo, la probabilidad de usar pagos digitales aumenta con el nivel educativo para todas las categorías de producto. Así, una persona cuanto mayor grado de educación tiene, presenta una mayor probabilidad de pagar digitalmente.

 

En relación al tipo de empleo, el hecho que una persona tenga un empleo informal reduce significativamente la probabilidad que ésta utilice pagos digitales en todas las categorías de producto, respecto a si tuviera un empleo formal. Así, por ejemplo, la probabilidad de usar pagos digitales para comprar prendas de vestir se reduce en 3,6 puntos porcentuales en comparación a si la persona tuviera un empleo formal. “Cabe señalar que el efecto de las medidas adoptadas en el contexto de la pandemia del Covid-19 podría ocasionar un aumento del número de personas que van a tener un empleo informal al trasladarse del sector formal, lo que reducirá la probabilidad de que se utilice pagos digitales en la economía y por ende implica una mayor demanda de efectivo”, advierte el estudio.

Respecto al ámbito donde vive la persona, el hecho de vivir en una zona rural reduce la probabilidad de utilizar pagos digitales para todas las categorías de productos. Este hecho puede estar asociado a que en dicho ámbito hay menos comercios con POS o comercio electrónico, lo que dificulta el pago digital.

 

Con relación a los quintiles del gasto per cápita del hogar, es menos probable que la persona utilice pagos digitales cuando pertenece a un hogar ubicado en los quintiles inferiores de gasto (hogares que menos gastan en términos per cápita), en comparación a si perteneciera a un hogar ubicado en los quintiles altos de gasto. “Cabe indicar que en el contexto de las medidas adoptadas por el Covid-19, muchas personas han visto reducido su gasto familiar en términos per cápita, por lo que es de esperar que disminuya la probabilidad de usar pagos digitales”, destaca el estudio.

Respecto a los quintiles de presencia del sistema financiero, a medida que la persona vive en un distrito que se ubique en los quintiles de mayor presencia, es más probable que utilice pagos digitales para realizar sus compras en comparación a si vive en un distrito que tiene poca presencia del sistema financiero. Este hecho puede estar asociado también a que en esos distritos hay más comercios con POS o comercio electrónico. Es estudio resalta que los mayores cambios en la probabilidad de pagar digitalmente están relacionados al quintil del gasto per cápita del hogar, nivel de educación superior y quintil de presencia del sistema financiero.

Finalmente, el estudio concluye señalando que “la información recogida por la ENAHO (de los años 2015 y 2018) y los cálculos realizados en este documento apuntan a que existe una amplia área de mejora en el uso de instrumentos de pago digitales en el Perú, ya que es baja la probabilidad de que se realice un pago con instrumentos digitales para todas las categorías de productos. En ese sentido, la educación, el incremento de la formalidad y apertura de cuentas y el mayor número de puntos de acceso al sistema financiero son aspectos a considerar para fomentar los pagos digitales, los que han mostrado su relevancia en el actual contexto de pandemia”.

Comparte en:

Vea también