Concytec evalúa para que universidades de regiones puedan usar el canon en investigaciones

07:07 25 Noviembre, 2019

“La innovación debe darse en las regiones porque Lima no produce nada, lo producen las regiones, entonces tenemos que fortalecer sus capacidades en ciencia, tecnología, e innovación”, dijo Gabriela Sobarzo Subdirectora de Innovación y Transferencia Tecnológica en Concytec, en el panel Políticas de innovación pública, dentro del Innóvate Perú Summit 2019, organizado por Innóvate Perú y el Ministerio de la Producción.

Gabriela comentó que desde Concytec están dando los lineamientos del marco básico para que las universidades, en las regiones que tienen canon minero, puedan hacer uso de parte de este dinero para fortalecer sus capacidades de investigación. “No podemos tener buenos productos y procesos si es que dentro de la universidades no se encuentran investigadores que puedan desarrollar y apoyar a las empresas en este requerimiento. Las universidades que más se comunican con las empresas y trabajan con ellas son las que más investigaciones tienen”.

Por otro lado, la funcionaria explicó que vienen trabajando en un estudio para determinar cuánto está gastando el Perú en ciencia, tecnología e innovación, que les permita mejorar la gobernanza en base a un análisis de eficiencia.

“Es importante la cantidad de gasto y mejorar la eficiencia en ese gasto. Lo que gastamos, que sí es poco, no es eficiente, tenemos demasiadas instituciones que están recibiendo poco dinero, quizás es mejor tener menos instituciones pero con montos más grandes. También debemos focalizar en dónde vamos a invertir, la idea es seleccionar algunas áreas específicas productivas y generar una mejor inversión de los fondos”.

Préstamo del Banco Mundial

Gabriela Sobarzo, refirió que a raíz del préstamo recibido del Banco Mundial, ya han definido, por primera vez, los sectores estratégicos que necesitan mayor apoyo en ciencia, tecnología e innovación:

– Agroindustrial y elaboración de alimentos: que incluye acuicultura, agricultura y su transformación forestal maderable,
– Textiles y confecciones,
– Minería y su manufactura,
– Manufactura avanzada,
– Ecoturismo y restauración
– Industrias creativas

En cuanto a las industrias creativas, la funcionaria comentó que tuvieron varios proyectos en ecoturismo, lo cual les permitió ver los vacíos en cuanto a investigadores vinculados a la cadena de valor. “Estamos desarrollando un instrumento que se llama Desafíos Perú para apoyar a los clusters que necesiten mejorar en ciencia y tecnología. Por ejemplo, el sector forestal, que tiene solo 186 publicaciones indexadas entre el 2014 y el 2017, siendo muy pocas investigaciones para un área importante que tiene más de un millón de personas ocupadas en la PEA. Así como este sector, está la industria textil, manufactura avanzada, minería, etc”.

Incentivos tributarios

Gabriela Sobarzo explicó que sobre los incentivos tributarios, están trabajando con Produce y el ITP para que esta ley pueda ser aplicada por las pequeñas y medianas empresas, para lo cual se han hecho dos cambios importantes:

1) se bajó el tope de 1200 UIT a 500 UIT que es lo máximo que puede descontar una empresa por un proyecto. “Lo bajamos porque en tres años nos dimos cuenta de que las empresas no gastaban más de dos millones, incluso menos”.

2) se separó a las empresas que facturaban menos de 2300 UIT para hacerles un descuento mucho más grande de 215 %. “Las empresas que facturan más se mantienen exactamente igual como el régimen de ahora”.

Gabriela dijo que tienen que trabajar en conjunto tanto con el Ministerio de la Producción como con Sunat. “Otro problema que habíamos detectado es que las empresas no nos creían porque pensaban que Sunat iba a intervenir y decir pero esto no es una innovación, pero Sunat ya indicó que si Concytec ya puso el sello, eso se respetará”.

Finalmente, refirió que, en conjunto con Sunat y Produce, relanzarán la Ley 30309 que fue extendida por tres años más, pero que requiere de más tiempo. “Este tipo de instrumentos no se puede medir en tan corto espacio de tiempo. Por lo menos necesitamos entre 6 y 8 años para contar con una evaluación real”.

Comparte en:

Vea también