Comex: El TPP no elevará precios de los medicamentos ni extenderá el plazo de las patentes

10:33 17 Octubre, 2015

Comex Perú destaca que el cierre de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) constituye una excelente noticia. “Ser partícipe del tratado comercial más grande, moderno y ambicioso del mundo es un hito histórico para el Perú. Sin embargo, tal como sucedió seis años atrás con el Tratado de Libre Comercio Perú-EE.UU. (TLC), algunas personas y medios de comunicación vienen difundiendo noticias alarmantes, según las cuales el TPP generará un aumento considerable en los precios de los medicamentos, extenderá el plazo de las patentes, limitará el acceso a los medicamentos genéricos, entre muchas otras afirmaciones que antes fueron y siguen siendo absolutamente falsas”, afirma el gremio.

Comex felicita y agradece al equipo negociador peruano por haber logrado este acuerdo que beneficiará al país. A continuación publicamos un análisis realizado por el gremio para demostrar que el acuerdo no tendrá un impacto en el precio de las medicinas.

Sobre las patentes

La característica esencial de la industria farmacéutica es la innovación, y esta conlleva una fuerte inversión en tiempo y dinero.

El sistema de patentes permite que los inventores exploten exclusivamente sus invenciones por un tiempo determinado, a fin de recuperar su inversión. De no existir las patentes no se darían las invenciones, incluidos los medicamentos. Así de simple, señala el gremio.

El Perú reconoce en su legislación el estándar internacional que protege las patentes por un período de 20 años, ello en función a lo dispuesto tanto por la Organización Mundial del Comercio (OMC) como por la Comunidad Andina (CAN).

Una vez vencido el término de la patente, que es otorgada por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), se abre el mercado para los medicamentos genéricos, que pueden ser comercializados en un marco de competencia, con la reducción de precios que ello conlleva. A partir de ese momento, los medicamentos con patente vencida ni los genéricos podrán ser patentados nuevamente, justamente porque ya no cuentan
con el requisito de novedad.

Los acuerdos comerciales, como el TLC y el TPP, replican este estándar internacional y no regulan nada adicional. Así, los acuerdos comerciales no crean el régimen de patentes, ya que este existe desde antes, ni tampoco dispone reglas que van más allá de lo internacionalmente regulado. Más aún, se respetan las exclusiones al régimen por motivos de salud pública, como el uso de las licencias obligatorias. Por tanto, los acuerdos comerciales no extienden el período de las patentes, no restringen el acceso a los medicamentos genéricos y no obligan a re-patentar medicamentos cuya patente ya ha vencido.

Asimismo, al no estar permitidas en el marco legal de la CAN, las patentes de segundo uso no aplicarán al Perú, a diferencia de los países que si las recogen en sus legislaciones.

Más aún, la inclusión de reglas de propiedad intelectual y de inversiones genera las condiciones para que las empresas internacionales innovadoras puedan instalarse en el país e introducir sus productos más rápido en el mercado peruano, lo que genera mayor competencia y menores precios.

Sobre los datos de prueba

Sobre este tema, Comex refiere que en el Perú no se puede comercializar un medicamento, patentado o no, sin que la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas del Ministerio de Salud (Digemid) le otorgue un registro sanitario. Para obtenerlo, la empresa innovadora debe acreditar la seguridad y eficacia del medicamento, a través de investigaciones clínicas.

Estas investigaciones, denominadas “datos de prueba”, que corren a cargo de cada empresa (y que implican, como es de suponer, una fuerte inversión), son las que asegurarán que los medicamentos, además de tratar eficazmente la enfermedad para la que están destinados, no tengan efectos secundarios dañinos para la salud de los pacientes.

EL TLC dispuso la protección de los datos de prueba de los medicamentos producidos por síntesis química, por el plazo de cinco años a pedido del solicitante o a partir de la protección concedida en otro país. El TPP otorgaría esta protección a los productos biológicos, es decir, a aquellos medicamentos de última generación elaborados haciendo uso de la biotecnología y la ingeniería genética, destinados al tratamiento de enfermedades como el cáncer, el VIH, entre otras, lo que constituiría un incentivo para el pronto ingreso de los mismos al mercado peruano. Sin embargo, esta disposición se implementará a los 10 años de la entrada en vigencia del acuerdo.

Tal como se puede apreciar en el cuadro siguiente, indica Comex, las patentes y los datos de prueba tienen naturaleza distinta. Sus plazos de protección no se suman, sino que suelen ser paralelos. Asimismo, dada la demora de las autoridades en otorgarlos, o cuando la protección de datos de prueba se haya concedido en otro país, los plazos efectivos de protección en el Perú se
reducen considerablemente.

Patentes cuadro

 

Desde la entrada en vigencia del TLC, hace 6 años, la Digemid otorgó unos 18,000 registros, pero solo 37 recibieron protección de datos de prueba, de los cuales 14 ya han vencido.

Asimismo, menos del 0.5% de los medicamentos comercializados tienen protección de datos de prueba. Según la Digemid, actualmente hay 246 productos biológicos registrados en sus diversas presentaciones. De ellos, solo 26 hubieran sido pasibles de protección de datos de prueba, y la mitad ya habrían vencido por el paso del tiempo. Ello significaría ¡menos del 0.3% de productos biológicos registrados y menos del 0.2% de los comercializados!

Sobre el acceso y precio de los medicamentos

El gremio afirma que la experiencia nos demuestra que las patentes y los datos de prueba no impiden el acceso o elevan el precio de los medicamentos. Por el contrario, la oferta de los mismos en el mercado interno se ha incrementado en los últimos años, según información del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. Así, según el IMS Health, líder en información global sobre la industria de la salud, el mercado retail farmacéutico peruano creció un 35% entre 2010 y 2014, periodo inmediatamente posterior a la entrada en vigencia del TLC, y en el que se lanzaron más de 40 nuevas entidades químicas en el mercado peruano, lo que ha mejorado el arsenal terapéutico y la calidad de vida de las personas.

“Asimismo, no existe ningún estudio, con el debido sustento técnico, que pruebe que los acuerdos comerciales incrementan el precio de los medicamentos. En cambio, sí existen estudios que muestran que el gasto público en salud no se ha incrementado desde la vigencia del TLC, pese al crecimiento de la población, su edad y la cobertura en medicamentos”, dice Comex en su último Semanario.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei), mientras que en el período 2010-2014 la inflación aumentó un 3.3% por año, los precios de los productos medicinales y farmacéuticos solo crecieron un 2.8%, por lo que habrían decrecido en términos reales.

La experiencia lo demuestra una vez más: cuando hay competencia e innovación, los precios bajan, y los acuerdos comerciales proveen el marco para fomentarlas.

Según la Digemid, a pesar que en nuestro país el 70% del mercado farmacéutico en unidades es ya genérico, solo se consume entre un 20% y un 25% de estos. Así, si se quiere reducir el precio de los medicamentos, en vez de buscar la supuesta “culpabilidad” de los acuerdos comerciales, se debería exigir al Estado una mayor promoción del uso de medicamentos genéricos, lograr mejores precios mediante compras públicas centralizadas, efectuar licitaciones públicas internacionales, emitir la normatividad que permita el ingreso de los biosimilares, así como reducir completamente los aranceles a la importación de medicamentos, finaliza el gremio.

Comparte en:

Vea también