Claves para el sector microfinanciero en el 2022, una mirada de sus actores

07:00 6 Enero, 2022

Continuando con la secuencia de paneles sobre las perspectivas económicas 2022, en el programa #ReConecta de nuestro canal en YouTube, esta vez le tocó el turno al sector microfinanciero que tuvo como representantes al Presidente de la FEPCMAC, Fernando Ruiz Caro; al Presidente de ASOMIF, Jorge Antonio Delgado; y, al Gerente General de Financiera Confianza, Luis Germán Linares; quienes hicieron un balance del año que se nos acaba de ir y también dieron recomendaciones y sugerencias respecto al sector tan golpeado por la pandemia.

Balance 2021

Fernando Ruiz Caro, inició el panel señalando que con la reactivación de las actividades económicas en el 2021 también surgió una nueva necesidad, la de nuevos créditos, que a su vez requirieron de un análisis fino de riesgo para ver si un cliente podía resurgir o era una apuesta difícil de manejar. “Terminamos el año con 29 mil millones de soles en créditos colocados que son casi 4 mil millones más que en el 2019, aunque hay que considerar que 1200 millones de soles fueron del gobierno de los programas de ayuda por la pandemia. El crecimiento de los créditos fue de 12% a 14% y hay 7 cajas que cerraron el año en azul y 4 cajas que todavía no logran su recuperación”, afirmó el Presidente de la Federación de Cajas Municipales de Ahorro y Crédito (FEPCMAC).

VEA EL PANEL COMPLETO:

 

Jorge Delgado, por su parte, comentó que al perjuicio económico, ocasionado por la pandemia se sumó la situación de inestabilidad política que ha llevado a la poca inversión y a la pérdida de alrededor de 3 millones de puestos de trabajo. Asimismo, los microempresarios y emprendedores no solo tienen deuda con las entidades financieras sino también con sus proveedores grandes como por ejemplo las bodegas que tienen deuda con Alicorp o Gloria.

“A esto se suma la mayor competencia, no solo entre las entidades financieras y microfinancieras sino con las cooperativas que ya están reguladas y son como 420, las mismas que tienen nuestra información en las centrales de riesgo y pueden colocar créditos a nuestros clientes sin que nosotros lo sepamos, con lo cual estamos en la penumbra respecto al endeudamiento de los mismos”, dijo el Presidente de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas del Perú, ASOMIF.

Luis Linares, a su turno, señaló que todo lo previsto en el 2020, sobre presupuestos e inversiones, se vino abajo con la pandemia. Ya en el 2019 se tenían fuertes niveles de capitalización y provisiones con buena perspectiva de liquidez y rentabilidad aunque con gastos operativos elevados, pero la pandemia lo cambió todo. “Yo creo que los auxilios, que fueron todos los programas del gobierno dañaron el mercado ya que en este año las personas que recibieron ayuda no están pagando y básicamente porque saben que están las garantías del gobierno de por medio”, indicó el Gerente General de Financiera Confianza.

 

Agregó que este año algunas entidades que quedarán frágiles recurrirán a programas de fortalecimiento patrimonial, la recuperación de créditos será lenta, hay una competencia fuerte en las tasas activas para ganar clientes y todo ello está llevando a las entidades a tomar políticas de precios inadecuadas que terminarán afectando al sector. “Si a esto se suma la inestabilidad política, los conflictos sociales, el desarrollo de la pandemia, si no se da énfasis a la vacunación, se tendrá un apretón muy fuerte en los márgenes de los volúmenes de crecimiento”.

Recomendaciones al 2022

Ruiz Caro se refirió a la necesidad de que las microfinancieras puedan ofrecer más productos financieros pues tienen clientes que empezaron como mypes y ahora son medianas o grandes empresas a las que podrían atender si no tuvieran las restricciones que tienen. “Así como la banca comercial entra a competir con nuestro sector, abiertamente, sin restricción, las microfinancieras también lo podrían hacer”.

Agregó que otra recomendación está referida a contar con procesos más simplificados para la apertura de agencias descentralizadas que ayudaría a la inclusión financiera y finalmente, que la cuenta cero que solo se abre en el Banco de la Nación, se pueda abrir en cualquier entidad financiera.

 

Jorge Delgado recomendó al gobierno, básicamente, y al ejecutivo, que sea capaz de incentivar un ambiente de confianza e inversión para que se dinamice la economía ya que con incertidumbre hay una menor capacidad de acción a todo nivel.

También se refirió al tema del fortalecimiento patrimonial sobre todo porque no es algo que tenga que ver con la gestión de las instituciones sino con la llegada de la pandemia que fue algo inesperado, sin embargo, este fortalecimiento debe ser igual para todas las entidades financieras. “En el caso de las cajas municipales es 100% porque no tienen un accionista que pueda aportar pero debería ser igual con las entidades privadas y si no es posible deberían abrir el panorama para que los accionistas tengan la posibilidad de préstamos subordinados o que el estado compre la cartera mala como se hizo en el año 90”.

Una siguiente recomendación estuvo referida al Banco de la Nación. Para el Presidente de Asomif, este banco no está preparado para atender al sector microfinanciero al que atienden las entidades microfinancieras que tienen 30 años de experiencia. “Si el BN quisiera ingresar a competir como un actor más debe hacerlo captando fondos del público para que conozca realmente cuáles son los costos, formas y mecanismos y vea si puede adecuarse o podría perder dinero del público y además adecuarse al Fondo de Seguro de Depósito porque no está”.

Luis Linares recomendó no sobre endeudar a los clientes pues la competencia sumada a que los ingresos de las entidades microfinancieras están afectados por el deterioro en los márgenes, hace presión sobre los mismos clientes. “La competencia no somos nosotros sino el mercado informal, el cliente rural, las mujeres de los sectores más bajos y todo aquel desatendido por el sistema financiero”, dijo el Gerente General de Financiera Confianza.

Agregó que este año es de estabilización y fortalecimiento patrimonial. “La calidad de cartera y rentabilidad tendrán que ir de la mano con la gestión del cliente que empieza por cómo se le evalúa. Asimismo, la inclusión financiera que históricamente tuvo barreras ahora se puede tornar más fácil con la inclusión digital. “El reto es fuerte en educación financiera, que debe ser muy buena haciendo énfasis en alianzas con las Fintech. Si no queremos pelear por el mismo cliente hay que buscar nuevos clientes y eso se hace con alianzas para expandirnos de manera responsable”.

Comparte en:

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Vea también