Cámara de Comercio de Arequipa: “Tejido empresarial es realmente débil en el país”

14:27 14 Enero, 2021

Jessica Rodríguez, primera presidenta mujer de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa, se refirió a la capacidad de unión entre grupos empresariales o tejido empresarial en el país. Según indicó durante el CADE Ejecutivos, esta interacción aún es muy débil en el país.

“Cuando hablamos de tejido empresarial, debemos reconocer que es realmente débil en el país, hay mucho por hacer. Siento que no todas las empresas se sienten representadas, entré en el Gremio y ahora soy la presidenta. Pero debo decir que no hay un trabajo articulado, muchas empresas no están viendo más allá de sus propias organizaciones, se centran en sus acciones internas en sus utilidades y nada más”, dijo.

 

En esa línea, dijo que en estos tiempos de crisis, lo que más se necesita es que las empresas se conecten. Por ello dijo que es necesario impulsar cadenas de valor, no solo locales, por regiones separadas o en los ámbitos de acción, sino a nivel nacional y latinoamericano.

“Latinoamérica unida podría hacer muchas cosas más si nos comparamos con Europa, Estados Unidos o Asia, que realmente nos permitan unir esfuerzos y dar ese valor mayor a nuestros productos y servicios para que sean exportados y lleguen todo el mundo”, instó.

También sugirió generar con urgencia el comercio de insumos intermedios que permitan competir con los mercados globales. Pese a ello, indicó que la digitalización generada por la pandemia ha permitido mayores niveles de comunicación debido a la accesibilidad de las reuniones.

“He tenido reuniones con los empresarios de Lima que nos han ayudado mucho, y tenemos herramientas que nos demuestran que sí podemos estar juntos y que todo depende de nosotros pero debemos prepararnos”, señaló.

 

Finalmente señaló, que ahora, para la recuperación de la economía y la sociedad, es necesario reforzar las tres P de People, Planet y Profit (gente, planeta y utilidades). Según dijo, esto debe de hacerse en ese orden, es decir comenzar por la gente.

“El priorizar a la gente, prueba que no hay forma de seguir haciendo empresa con una visión solo utilitarista. Creo que las empresas, más que nunca tenemos una enorme responsabilidad, en generar impactos reales a nuestro alrededor, o sea somos el motor del cambio”, dijo.

(Por Roberto Villena)

Comparte en:

Vea también