Cada año alrededor de 1 200 niños son diagnosticados con cáncer en el Perú

11:13 12 Febrero, 2020

Se conoce como cáncer pediátrico a los tipos de cáncer que se presentan en niños menores de 15 años. Estos no distinguen raza ni condición social. Lamentablemente, las causas por las cuales estos aparecen son desconocidas. A diferencia del cáncer en adultos, no existe ninguna medida preventiva para el cáncer en niños, por ello, es importante que se pueda realizar un diagnóstico temprano.

Según el doctor Eddy Hernández, oncólogo pediatra de Oncosalud, cada año se diagnostican aproximadamente 1 200 niños con cáncer en el Perú y la mayoría llegan a los centros especializados en estadios avanzados. El especialista en enfermedades neoplásicas también indica que mientras más se retrase el diagnóstico, más difícil será curar al paciente.

Uno de los factores más frecuentes, por los cuales el diagnóstico oncológico suele retrasarse, es el hecho de que los padres no reconocen a tiempo los síntomas del menor.

“Las cuatro neoplasias más frecuentes que afectan a los niños son las leucemias (40 % del total de casos), los tumores cerebrales (25 %), los linfomas (10 %) y los sarcomas (5 %)”, afirma el especialista.

El doctor Hernández indica, de igual forma, que el tratamiento oncológico a realizarse debe ser multidisciplinario y enfocado según el tipo de cáncer del menor. De esa forma, el tratamiento de las enfermedades oncológicas se puede llevar a cabo mediante cirugías, quimioterapias, radioterapias y trasplantes de médula ósea.

“Es importante que los padres de familia lleven a sus menores hijos a los chequeos periódicos y visiten al pediatra por lo menos una o dos veces al año. Además, deben estar atentos a cualquier señal que indique que el niño pueda sufrir de algún tipo de mal oncológico”, señaló el especialista.

El doctor Eddy Hernández recomienda visitar al pediatra si el niño presenta algunos de los siguientes síntomas de alerta:

– Dolor persistente en los huesos y abdomen.

– Fiebre sin causas por más de una semana.

– Moretones en el cuerpo.

– Sangrado de nariz o encías.

– Crecimiento tumoral o de ganglios.

– Picazón en el cuerpo sin lesiones en la piel.

– Cansancio fácil, palidez y anemia súbita.

– Pérdida de peso.

– Dolor de cabeza, vómitos por la mañana y por varios días.

– Crecimiento rápido del abdomen.

– Infecciones sin mejora.

Comparte en:

Vea también