BCR: El impacto de la política fiscal ha sido limitado para dinamizar la economía

14:06 31 Agosto, 2015

Para los años 2016-2018, se espera un aumento en la tasa de crecimiento de la economía asociado a la entrada en producción de proyectos mineros que dinamizarán las exportaciones primarias y que se revertirán los problemas de gestión que han retrasado la ejecución de la inversión pública en el 2015.

Así lo señala la carta dirigida por el Vicepresidente del BCR, Luis Alberto Arias Minaya, al ministro de Economía, Alonso Segura, en la que le expresa los comentarios del ente emisor sobre el Macro Macroeconómico Multianual Revisado (MMMR) 2016-2018 publicado por el MEF.

Arias Minaya agrega que “coincidimos con el MMMR en que para recuperar una tasa de crecimiento elevada se requiere la implementación de reformas que promuevan la inversión y la productividad, como es el caso de la reducción de trabas burocráticas y el exceso de permisos”.

Impulso fiscal

Sobre la reducción de las proyecciones de crecimiento para el 2015 de 4.2% a solo 3%, el BCR refiere que Coincidimos con el MMMR en que durante 2015 el crecimiento estará liderado por la recuperación de los sectores primarios, mientras que el producto no primario crecería a una tasa menor que el PBI. “Así, la política fiscal en 2015-2016 debería mantener una posición expansiva que se debería ir retirando en la medida que la actividad económica se vaya recuperando y alcanzando su ritmo de crecimiento potencial”.

Sin embargo, la carta del BCR agrega que “a pesar de los esfuerzos del gobierno nacional, el impacto de la política fiscal ha sido limitado por la baja capacidad de ejecución de gasto a nivel subnacional. Durante el primer semestre del 2015 el gasto no financiero del gobierno general aumentó en alrededor de 2 por ciento en términos reales respecto al mismo periodo del año 2014, con una caída del gasto de los gobiernos locales de 26 por ciento y de las regiones de 6 por ciento, lo que obedeció al impacto del cambio de autoridades sub nacionales. Esta menor capacidad de gasto se ha hecho evidente en el componente de inversión, el cual ha bajado 20 por ciento en términos reales, por la menor ejecución de gobiernos locales y regionales en 40 y 31 por ciento, respectivamente”.

Impulso monetario

De otro lado, Arias Minaya refiere que el Banco Central ha venido aplicando una política monetaria expansiva, tanto a través de una tasa de interés de referencia en términos reales cercana a cero, como mediante la inyección de liquidez en moneda nacional. “A su vez, en un contexto de incertidumbre en los mercados financieros internacionales, el Banco Central ha venido implementando medidas para reducir la dolarización, generando así un entorno de una menor vulnerabilidad financiera”, agrega.

Escenario fiscal

Sobre el tema fiscal, el presidente del BCR, refiere que la mayor parte del déficit del 2015 está asociada a la caída de la recaudación tributaria en 2 puntos porcentuales respecto al 2014. La evidencia empírica de los multiplicadores fiscales muestra que los correspondientes a los gastos son mayores que los de ingresos, y a su vez el del gasto de capital mayor al del gasto corriente.
El escenario fiscal del MMMR proyecta un déficit de 2,7 por ciento del PBI para el 2015, el que subiría transitoriamente a 3,0 por ciento en el 2016, para converger gradualmente a 2,6 por ciento en el 2017 y a 2,2 por ciento del PBI en el 2018.

“En línea con nuestro comentario al Marco Macroeconómico de abril, consideramos que una política fiscal basada en el resultado estructural es una innovación institucional positiva que busca reducir la volatilidad del gasto del gobierno y eliminar el componente pro cíclico de la política fiscal. Sin embargo su uso no está exento de complicaciones prácticas por lo que la metodología debería revisarse periódicamente”, subraya el BCR.

Balanza de Pagos

Sobre este tema, la carta sostiene que “coincidimos con las previsiones del MMMR que consideran una reducción progresiva del déficit en cuenta corriente en el horizonte de proyección, pasando de 4,0 a 2,0 por ciento del PBI entre 2014 y 2018. Esta reducción en la brecha externa está asociada al aumento en el volumen de exportaciones vinculado a los proyectos mineros que entrarán en operación en 2016 y 2017. El déficit previsto en la cuenta corriente se financiaría fundamentalmente con flujos de capital privado de mediano y largo plazo”.

Comparte en:

Vea también