BBVA: A las empresas les irá mal si hacen inversiones de largo plazo con créditos de corto plazo

09:49 21 Enero, 2016

“Para operar, no importa el rubro en el que una empresa esté, su capital de trabajo será el aceite que necesita el motor de un carro, para no quemarse, o la sangre del cuerpo humano, y en ese sentido hay determinados contextos en los que conviene prestarle más atención al capital de trabajo y normalmente no se hace”, dijo Eduardo Torres-Llosa, director gerente general del BBVA Continental, en el marco del Encuentro Siete Consejos para el 2016 organizado por APD (Asociación para el progreso de la Dirección) y auspiciado por EY.

Torres-Llosa señaló que no se le da mucha importancia al capital de trabajo, especialmente cuando no hay fluctuaciones muy marcadas en los volúmenes de ventas, pero si el pago de los clientes se retrasa y el empresario tiene deudas con los bancos o proveedores, tendrá que pedirles más plazo para pagar sus obligaciones. “Si esto no se avisa, con anticipación, los bancos se pueden poner un poco nerviosos y presumir que el nivel de ventas de ese cliente está bajando por la situación, cuando puede ser que también ocurra que determinados clientes se demoren en pagar porque a su vez ellos se están demorando en cobrar un poquito más”.

Otro punto a tener en cuenta, dijo Torres-Llosa, es el tema de los inventarios que pueden ampliarse. “Por ejemplo, un cliente subió mucho sus inventarios y eso porque aprovechó un embarque, por precios bajos, y se está ‘stockeando’ ya que en un solo barco trae más material a un precio bajísimo. Eso tiene sentido, es una decisión correcta para tener mayor ventaja competitiva frente a la competencia, sin embargo, debe conversarlo con su banco o entidad financiera porque si no lo hace la sensación que da es que tiene mucho inventario para su volumen de ventas y eso le puede generar problemas de liquidez”.

Explicó que se debe cuidar la liquidez o de lo contrario un cliente recurrirá, cada vez más, a varias entidades financieras, donde ninguna estará contenta.

“Nosotros cuando evaluamos por qué razones a una empresa en el Perú le va mal financieramente o tiene problemas para subsistir, no es por la disminución en los volúmenes de ventas, a diferencia de otros países. Tampoco tiene que ver con reducción de márgenes. Lo que más correlaciona, en la gran mayoría de sectores, es porque no cuidan su capital de trabajo y hacen inversiones de largo plazo financiadas con líneas de corto plazo, tomando su capital de trabajo, con lo cual se están gastando la plata del aceite por comprar un motor más grande”.

Torres-Llosa agregó que esto puede ser peligroso porque toda situación de desaceleración genera oportunidades y además las tasas de interés van a subir, entonces las empresas van a querer tomar préstamos de corto plazo, para ahorrarse plata, lo cual sería una pésima decisión.

“En este entorno, como consejo les diría que si a nuestro gerente financiero o jefe de tesorería le asignábamos 10 minutos a la semana, asignémosle media horita a la semana, no es lo más importante pero si hay que tener un ojo porque las sorpresas negativas pueden venir por allí. Además tengan mucha comunicación con sus sectoristas o banqueros. Expliquen muy bien las decisiones financieras que hagan un cambio en el balance, anticípenlas, porque estamos en un entorno en el que la morosidad está subiendo y todos están mirando con doble ojo y más suspicacia las medidas que se están tomando. Por eso con comunicación y transparencia todos se entienden”, finalizó el gerente general del BBVA Continental.

Comparte en:

Vea también