Banco Mundial: La desaceleración ya impacta en empleo, salarios y distribución de ingresos

13:26 6 Octubre, 2015

Cuatro años de una recesión económica están empezando a tener efectos adversos sobre el empleo y los ingresos familiares en América Latina y el Caribe. Después de que el auge de los commodities trajera ganancias significativas, una caída en la tasa de actividad está causando, a las familias, sentir el pellizco, según el último informe regional semestral del Banco Mundial.

En el informe, Empleo, Salarios y la desaceleración de América Latina, de la Oficina del Banco Mundial del Economista Jefe para América Latina y el Caribe, se señala que la expectativa es que la región se vea con un 0% de crecimiento para el 2015 con una ligera mejora a 1% en 2016, a pesar de que la incertidumbre en torno a la proyección es alta. Este sería el quinto año consecutivo en que la región tiene un rendimiento inferior a las expectativas iniciales, una señal de que los nuevos factores, principalmente internos, están prolongando los efectos del empeoramiento de las condiciones externas, en particular la fuerte desaceleración en China y la caída de los precios de las materias primas.

“Incluso con la desaceleración, los mercados laborales de la región habían logrado mantenerse fuertes”, dijo Augusto De la Torre, Economista Jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. “Más recientemente, sin embargo, estamos viendo que la calidad del empleo se deteriora, como los trabajadores asalariados se convierten en trabajadores por cuenta propia y los trabajadores por turnos pasan a empresas más pequeñas. Lo más notable, sin embargo, es el hecho de que los trabajadores están saliendo al mercado de trabajo, en conjunto, una tendencia que está particularmente marcada entre los menos educados, varones jóvenes.”.

El informe, publicado antes de las reuniones anuales del Grupo del Banco Mundial y del FMI, en Lima, encuentra que el crecimiento promedio ponderado de la región se estancará en el año 2015. México, América Central y el Caribe, más directamente relacionado con los EE.UU., crecieron menos durante el auge de los productos básicos y después de la crisis financiera mundial de 2008-2009, pero ahora se están recuperando más rápido. Más concretamente, Panamá, República Dominicana y Nicaragua, crecerán a fuertes tasas de 5,9%, 5% y 4,5%, respectivamente, muy por encima de la media regional.

Los países de América del Sur, más directamente afectados por la desaceleración de China y la caída de los precios de los commodities, están mostrando diferentes tendencias de crecimiento. Bolivia, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay se estima que crecerán, en 2015, en 3% en promedio, Argentina crecerá ligeramente por encima del 0%, y Brasil, Ecuador y Venezuela tendrán una tasa de crecimiento negativo. Chile es un caso un tanto atípico creciendo al 2,2%, este año, pero anticipando que en el rebote, para el año 2016, ya ha hecho los ajustes necesarios.

“La mayoría de los países de la región se encuentran todavía en medio de adaptación a la nueva realidad de los ingresos de exportación disminuida”, dijo De la Torre. “La clave será hacer que el ajuste sea lo más suave posible para evitar la excesiva pérdida en la actividad económica y el empleo. Desde una perspectiva política, la pregunta clave es cómo las condiciones del mercado de trabajo y la distribución del ingreso se verán afectados en los meses y años venideros”.

Comparte en:

Vea también