Avianca Perú ingresa a un proceso de disolución y liquidación

14:07 10 Mayo, 2020

Coincidiendo con la decisión de Avianca Holdings S.A. y algunas de sus subsidiarias y afiliadas de solicitar, este domingo 10 de mayo, acogerse voluntariamente al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos en el Tribunal de Bancarrota del Distrito Sur de Nueva York, con el fin de preservar y reorganizar los negocios de Avianca, frente a la crisis del COVID-19. Por su parte, Avianca Perú S.A., subsidiaria local, ha acordado el cierre de sus operaciones y el inicio de un proceso de disolución y liquidación.

En tal sentido, las rutas que operaba Avianca Perú S.A. ya no estarán disponibles. Avianca Holdings S.A. y otras subsidiarias continuarán sirviendo rutas hacia y desde el Perú a través de su hub de Bogotá una vez se levanten las restricciones dictadas por las autoridades en el marco de la actual emergencia sanitaria.

 

“La crisis que enfrentamos actualmente ha tenido efectos tangibles y preocupantes para toda la industria aérea en el mundo. Esto nos ha llevado a tener que tomar decisiones difíciles a fin de poder superar esta coyuntura y darle continuidad a la compañía”, afirmó Anko van der Werff, CEO y Presidente de Avianca Holdings.

Impacto del COVID-19

En el 2019, Avianca lanzó su plan de transformación “Avianca 2021”, el cual a lo largo de ese año y en los dos primeros meses del 2020, había logrado resultados positivos. Mediante esta estrategia se rediseñó la red de destinos de Avianca Holding y sus subsidiarias y vinculadas.

 

Sin embargo, las restricciones de viajes por vía aérea impuestas por los gobiernos, en los diferentes países donde operan Avianca Holdings y sus subsidiarias, para afrontar la crisis del COVID-19 han afectado a la compañía crítica debido a los altos costos fijos que debe afrontar. Del 100% de los países donde opera Avianca, el 88% tiene restricciones totales o parciales en su operación de transporte aéreo de pasajeros, por lo que se ha visto obligado a tomar una serie de medidas extraordinarias como licencias no remuneradas para empleados, reducciones salariales temporales, reducciones de los gastos de capital no esenciales y aplazamiento de pagos de contratos de arrendamiento a largo plazo.

Avianca no puede predecir cuándo se levantarán las actuales restricciones de viaje y una vez que esto suceda, no espera que los ingresos vuelvan a los niveles anteriores a la pandemia en el corto plazo. Estos factores, sumados a las importantes obligaciones financieras de Avianca, hicieron necesario que la Holding tome la decisión de iniciar un proceso de disolución y liquidación a su subsidiaria en Perú. Esta decisión respalda los esfuerzos de ajuste de tamaño y permitirá a Avianca enfocarse en sus mercados principales al salir de su reorganización supervisada por los tribunales.

Comparte en:

avatar

Vea también