Mibanco sube sus provisiones a S/ 1,213 millones para anticipar impactos del Covid-19

07:19 5 Agosto, 2020

Moody’s Local actualizó el informe de clasificación de Mibanco a fin de informar al mercado sobre información relevante de la Entidad relacionada al impacto de la pandemia COVID-19 en sus operaciones, todo lo cual genera un entorno operativo desafiante y distinto al que se contempló en la evaluación anterior, conllevando a que las clasificaciones asignadas se pongan bajo presión.

A la fecha, Moody’s asigna las siguientes clasificaciones a Mibanco:

 

De acuerdo a las medidas dadas por la SBS para que las entidades reprogramen sus préstamos con el fin de contener el riesgo de crédito y preservar la solvencia del sistema financiero, Mibanco ha reprogramado el 76.93% del total de sus colocaciones brutas al 30 de junio de 2020 (incluye créditos cuyas cuotas fueron congeladas por hasta tres meses -siendo en su mayoría de dos meses-, las mismas que representaron el 29.83% del total de las colocaciones brutas de Mibanco al 30 de junio de 2020), y que corresponden principalmente a créditos otorgados a la micro y pequeña empresa; segmentos que son más vulnerables ante ciclos económicos desfavorables y que, además, por su propia naturaleza no cuentan con garantías reales en su mayoría (7.05% del portafolio de colocaciones mantiene garantías preferidas al 31 de mayo de 2020), refiere un informe de la Clasificadora.

 

Para Moody’s, lo anterior supondría un aumento en el riesgo de un potencial deterioro de su cartera de créditos, lo cual, si bien no se plasmará en la medida que dichas reprogramaciones puedan seguir ampliándose, sí ajustará la generación de flujos de la Entidad. Al respecto, y en línea con el inicio del Estado de Emergencia Nacional y aislamiento social, Mibanco registró una disminución en la recaudación mensual de marzo, abril, mayo y junio, ubicándose en todos los casos por debajo del promedio registrado previo a la pandemia; a pesar de esto último, Moody’s destaca que el Banco ha realizado una gestión proactiva en el fortalecimiento de su gestión de cobranzas y de canales de recaudación que le ha permitido, desde el mes de mayo del presente ejercicio, ir aumentando de forma gradual la recaudación mensual (por encima del 50% respecto al promedio pre pandemia). “Según las encuestas realizadas por el Banco, el segmento de microfinanzas tendría mayor optimismo respecto a su recuperación en los siguientes meses; no obstante, resulta relevante realizar un seguimiento cercano al comportamiento de pago de dichos deudores, pues un nivel de atrasos significativo tendrá un efecto negativo en los indicadores de calidad de cartera que, dependiendo de la magnitud, podría conllevar a un ajuste en los principales indicadores financieros del Banco”, refiere el informe.

 

Adicionalmente, la decisión del Comité de Moody’s ponderó los efectos de las disposiciones de la SBS en los estados financieros evaluados al 31 de mayo del 2020. Al respecto, destaca que la SBS ha dispuesto que la suspensión del conteo de días de atraso para los créditos que presentaban de 15 a más días calendario al 29 de febrero de 2020, lo cual se mantendrá hasta el 31 de julio de 2020. Lo anterior implica que Mibanco mantiene créditos que, sin considerar la suspensión del conteo, han superado los 30 días de atraso y se mantienen en situación vigente, lo cual tendrá un efecto negativo en los indicadores de morosidad a partir del mes de agosto.

 

La mora podría ser mayor

“De acuerdo con la información proporcionada por el Banco, el indicador de mora contable se ubicó en 6.53% al cierre del segundo trimestre del presente ejercicio; no obstante, de haber excluido el efecto de las medidas aplicadas por la SBS podría haberse ubicado en un nivel mayor. De igual manera, al corte de análisis, el Estado de Resultados incluye el reconocimiento de ingresos financieros devengados por créditos directos que han sido reprogramados y no necesariamente cobrados, los cuales podrían ser extornados en el caso de que los créditos minoristas cambien la situación contable a vencido luego de que se reanude la obligación de pago, lo que tendría un efecto negativo en los resultados del Banco, aunque se debe precisar que el extorno podrá ser proporcional en un plazo de seis meses para los créditos que pasen a situación de vencido hasta el 31 de marzo de 2021. En esta línea, al 31 de mayo de 2020, Mibanco registró ingresos financieros por créditos que decrecieron en 0.66% respecto al mismo periodo del año previo, pese al incremento interanual de las colocaciones brutas en 8.37%, lo cual recoge el efecto de un menor spread promedio por efecto de un entorno competitivo de tasas activas en el segmento de microfinanzas, el efecto de créditos con más de 15 días de vencidos al 29 de febrero de 2020 que no han podido ser reprogramados y tampoco devengar intereses y, en menor proporción, los programas de Reactiva Perú y FAE-MYPE”, explica la Clasificadora de Riesgo.

 

Lo anterior, aunado a un mayor gasto por provisiones voluntarias para anticipar los efectos de la pandemia COVID-19 y a menores ingresos netos por servicios financieros producto de menores desembolsos a raíz de la pandemia y la terminación en el 2019 del registro de seguros devengados de años anteriores, conllevaron a que la utilidad neta del Banco registre una reducción interanual de 55.0%, afectando sus indicadores de rentabilidad. “De lo expuesto anteriormente, y ante la actual coyuntura económica desfavorable, también resulta importante realizar un seguimiento cercano al flujo de efectivo e indicadores de liquidez del Banco; no obstante, es de resaltar que estos últimos se ubican por encima de los requerimientos regulatorios al corte de análisis”.

Concentración de depósitos

Moody’s agrega que otras limitaciones del Banco observadas desde revisiones anteriores corresponden a la todavía relevante concentración que presentan sus depositantes (los 20 principales representaron el 29% al 31 de mayo de 2020), aunque también se resalta que, desde las últimas evaluaciones, Mibanco ha desarrollado diversas campañas de captación masiva a fin lograr una mejora progresiva en dicho indicador. Por otro lado, persiste un ajuste temporal en las métricas de eficiencia del Banco, en términos anualizados, por el aumento en gastos de contratación de colaboradores en el área comercial y desarrollo de tecnología que se habían dado en el ejercicio 2019. “Al respecto, es importante señalar que el Banco continuamente despliega esfuerzos en optimizar sus gastos y que anticipa poder registrar mayores eficiencias en el futuro”.

 

Sin perjuicio de los factores antes descritos, Moody’s añade que las clasificaciones vigentes se sustentan en el soporte técnico y patrimonial que le brinda su accionista mayoritario, el Banco de Crédito del Perú (en adelante, BCP), banco líder en el sistema financiero peruano, que forma parte del holding de Credicorp. Al respecto, es importante destacar que, en Junta Obligatoria Anual de Accionistas celebrada el 12 de mayo de 2020, se decidió fortalecer el capital social de Mibanco a través de la capitalización de aproximadamente S/ 382.9 millones, de los cuales S/ 352.6 millones corresponden a los resultados del ejercicio 2019 y S/ 30.3 millones a utilidades acumuladas de ejercicios previos. De igual forma, resulta favorable la pertenencia de Mibanco dentro del holding Credicorp, el cual viene aplicando estándares de Basilea III en sus subsidiarias, constituyéndose como una fuente importante de capital y liquidez para Mibanco y demás subsidiarias del Grupo. Al respecto, el 17 de junio de 2020, Credicorp realizó una emisión internacional de Bonos por US$ 500 millones, recursos que, de ser necesario, podrían ser destinados a sus subsidiarias como fuente alternativa de capital y liquidez, de acuerdo con lo manifestado por la Gerencia del Banco.

Provisiones voluntarias

Por otro lado, se pondera el importante stock de provisiones voluntarias que mantiene Mibanco, el mismo que se ha incrementado durante el 2020 a fin de mitigar el potencial deterioro de la morosidad por efectos de la pandemia. “En línea con lo anterior, es relevante indicar que Mibanco ha desplegado una importante estrategia de segmentación de sus clientes según su perfil de riesgo y ha constituido provisiones durante los primeros seis meses del presente ejercicio por S/ 326.2 millones, de las cuales S/ 268.1 millones son voluntarias, permitiendo elevar el stock de provisiones a S/ 1,213.5 millones (S/ 648.0 millones son voluntarias)”, subraya el informe.

Moody’s Local finaliza señalando que continuará monitoreando la capacidad de pago de Mibanco, así como la evolución de los principales indicadores financieros, toda vez que aún no es posible determinar el efecto final de las reprogramaciones realizadas en vista que la pandemia COVID-19 se trata de un evento que sigue en curso, y se comunicará de forma oportuna cualquier variación en el riesgo del Banco y de los instrumentos clasificados.

Comparte en:

Vea también