Visa: Cinco tips para planificar tus finanzas personales este 2017

12:36 18 Enero, 2017

Cada inicio de año, muchos tenemos la costumbre de hacer un listado de buenos propósitos. Sin embargo, pocos recordamos incluir una lista de buenos propósitos financieros. Y aun cuando algunos incluyan en su lista un inciso titulado “ahorrar más” o “cuidar mi dinero”, debido a la ambigüedad de la frase, por desgracia, la mayoría de las veces se descuida al siguiente mes, y para la mitad del año se nos ha olvidado por completo.

Por esta razón, es conveniente escribir un plan detallado en el que especifiquemos las acciones que llevaremos a cabo (paso a paso) para llevar el propósito a buen término. Si comenzamos a planear nuestras finanzas con anticipación y con toda tranquilidad, nuestro plan financiero será más efectivo.

A continuación, Finanzas prácticas de Visa te presenta una lista de sugerencias simples para tomar en cuenta a la hora de diseñar tu plan personal:

1. Crea y/o mantén un fondo de emergencia. Muchas personas piensan que crear un fondo de emergencia es un desperdicio de dinero, porque son fondos que tenemos guardados y que quizá nunca vayamos a utilizar. Sin embargo, no pensar en lo inesperado es uno de los mayores errores financieros que podemos cometer y nos puede llegar a costar muy caro en caso de un imprevisto. Incluso si la posibilidad de perder nuestro trabajo es muy remota, o consideramos que la eventualidad de una emergencia financiera es poco probable, tener una cierta cantidad de dinero en disposición inmediata es no sólo tranquilizador sino muy útil. Es recomendable conservar una cantidad de dinero siempre disponible (que no deberemos utilizar para ningún gasto trivial) que nos pueda respaldar en caso de tener gastos inminentes para los que no estábamos preparados.

2. Realiza arreglos en la casa para ahorrar. Es recomendable tomarnos un tiempo e incluir en nuestro plan un listado de las mejoras que necesita nuestra vivienda; o simplemente de aquellas pequeñas acciones poco costosas que nos pueden suponer un ahorro significativo. Por ejemplo, comprar focos ahorradores, cambiar aparatos electrónicos muy viejos (que gastan mucha energía y pueden descomponerse en cualquier momento), arreglar fugas de agua y/o gas, reparar cortos circuitos, etcétera. La planeación adecuada trae beneficios a mediano y largo plazo.

3. Lleva un recuento de todos los gastos. Cuando se planean las finanzas es importante crear una plantilla (ya sea simplemente en una libreta o utilizando software especializado) donde podamos enlistar todos los gastos que realizamos mes a mes. No debemos esperar a que llegue cada mes para hacerlo, es mejor trazar un calendario del resto del año, de este modo, no lo olvidaremos después. Postergar las cosas por lo general implica no hacerlas nunca.

4. Diseña un presupuesto de ingresos. Es recomendable también enlistar los ingresos que tenemos y clasificarlos de acuerdo con la certeza que tenemos de recibirlos. Por ejemplo, si somos empleados con un sueldo fijo, sabemos que podemos contar con una cierta cantidad de dinero más o menos segura. Pero quizá también tengamos inversiones con un ingreso variable, así que en el presupuesto debemos anotar el rango de ganancias, contando desde el ingreso probable más bajo, hasta el más alto. Lo mismo haremos, si tenemos un negocio con ingresos variables.

5. No hay que olvidar los seguros. Los seguros de vida, de auto y de vivienda son elementos importantes que pueden darnos mucha tranquilidad en momentos de crisis. Como ya habíamos mencionado antes, nadie puede predecir el futuro, pero sí podemos tomar las mayores precauciones posibles. Así pues, a la hora de la planear las finanzas de este 2017, conviene detenernos un momento a pensar si requerimos algún seguro y, en su caso, qué tipo de seguro nos viene mejor, con qué compañía y de qué características.

Finalmente, Visa señala que no hay que olvidar que nuestro plan debe ser flexible y poder ajustarse a las necesidades cambiantes, tanto de nuestra familia como del entorno. Por esta razón, es muy importante revisar el plan mensualmente y no dejarlo olvidado a los pocos días de haberlo diseñado. Es algo que debe acompañarnos siempre para poder mantener nuestras finanzas saludables.

Comparte en: