Viajeros peruanos y su inclusión en la travesía internacional

11:12 29 Diciembre, 2015

Por Ana Sofía Gonzales Cáceres
Gerente Regional en Sky Airline Perú

Una nota aprobatoria es buena, pero la nota más alta debe ser la meta. Dicha premisa resume bien la situación del mercado aéreo peruano. Indudablemente, hemos crecido. A nivel interno, el incremento del tráfico aéreo fue del 13% desde el 2009. Por su lado, el internacional, creció en más del 10% -a excepción del 2014, cuando creció 3%-; y para este año se espera un alza del 10%, según la Asociación de Empresas de Transporte Aéreo Internacional.

No obstante, nuestra nota no es la más alta si nos comparamos con otros países. Por ejemplo en el 2014, China exportó más de 100 millones de turistas (19.5% más respecto al 2013), según la Academia de Turismo China; Europa más de 15 millones (3% más frente a igual período); y Brasil –principal emisor de Sudamérica- exportó más de nueve millones, en base a cifras de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

En el mismo período, solo tres millones 860 mil pasajeros partieron de Perú hacia el mundo. Brasil es –poblacionalmente- más grande que Perú, pero midiéndonos con Chile, cuya población equivale a 17´620,000 (poco más de la mitad de nuestra población de 30´380,000), este país tuvo más de tres millones 658 mil pasajeros con destino internacional, casi la misma cantidad.

Hay una brecha. Una especie de falta de inclusión que no alienta la salida de peruanos hacia el mundo. Desde el mercado aéreo podemos hacer más en este sentido. Según la consultora Partners & Friends, para el viajero de hoy los dos factores más importantes a la hora de elegir una aerolínea son el precio, seguido de la flexibilidad.

¿Y qué tanto lo aplicamos? Hasta ahora, las líneas aéreas hemos lanzado campañas agresivas de precios bajos en temporadas bajas, lo que ha movido el mercado en todo el año. Pero, y si además le permitimos al viajero elegir cuándo y cómo quiere viajar, sin penalizarlo con pasajes caros en temporadas altas. Entonces, el cielo es el límite.

El mercado aéreo peruano aún no ha acogido el modelo Low Cost (precios bajos), pese a que se implementó hace más de 60 años en Estados Unidos y a que siguió extendiéndose por todo el mundo, debido a su recepción positiva (hoy uno de cada tres tickets de avión vendidos en el mundo son Low Cost) y al potencial económico que representa para las aerolíneas que lo implementan.

Las aerolíneas Low Cost son rentables, porque su modelo de precios se sustenta en una alta eficiencia operacional, factores de ocupación elevados y venta de servicios complementarios (ancillaries). Además, son consideradas por las aseguradoras de Londres, las más seguras del planeta, por ello les cobran menos por concepto de seguros por pasajero transportado.

Por ejemplo, en Sky Airline nuestra apuesta ha sido por el Low Cost y creemos que esto no es suficiente. El factor flexibilidad debe ser una constante en la oferta aérea. En nuestro caso, se trata de una customización que le da libertad al viajero para seleccionar que servicios desea contratar adicionalmente a su pasaje. Es decir, solo pagas por lo que necesitas.

La inclusión de un modelo de Low Cost customizado ha tenido un impacto positivo, en nuestro caso. En países como Chile y Argentina se ha logrado una mayor competencia con otros operadores y una dinamización del mercado aéreo. El viajero peruano tiene ese espíritu aventurero y opciones como esta son beneficiosas, porque le dan la oportunidad de viajar al exterior si aún no lo ha hecho cuando necesite hacerlo.

Afortunadamente, en América Latina las aerolíneas estamos tomado conciencia de estos valores que son decisivos cuando el pasajero elige entre diversas opciones. Cada vez nos enfocamos más en generar fórmulas creativas y centradas en la eficacia operacional, a fin de optimizar tiempo y costo a nuestros clientes, brindándoles lo que nos piden un servicio de calidad, personalizado y precios consecuentes.

Comparte en:

SIGA LEYENDO