Silabuz: Un emprendimiento digital se puede demorar ocho o diez años para ser sostenible

09:17 3 Noviembre, 2017

Alonso Mujica, fundador de Silabuz.com, ha pasado por momentos difíciles en su vida, por ejemplo comentó que una vez se quedó desempleado y que junto con un amigo con quien trabajó en la empresa que quebró, llegaron a la conclusión de que no se alcanzó el éxito por la falta de experiencia en el mundo digital.

Dijo que comenzaron haciendo un blog, pues pensaron que al informar sobre datos tecnológicos todos iban a leer las notas hasta convertirlas en virales y así generar un ingreso monetario; sin embargo, no les salió como pensaban, pues se dieron cuenta que en el Perú los textos más leídos son los que tratan sobre los chismes de la farándula.

“Así que comenzamos a hacer foros y hackatones con empresas, incubadoras y universidades; para darle la vuelta al hecho de que no nos hacíamos virales, y en uno de esos eventos se nos acercaron 15 personas y nos expresaron que los temas tratados estuvieron chéveres, y como se mostraron interesados en saber más y con contenido en español, realizamos talleres educativos y al poco tiempo nació Silabuz”, explicó en el panel de emprendimientos digitales del taller ‘Creer para Emprender’, organizado hace poco por Themma..

Comentó que una vez tuvo una reunión con el gerente general de una importante cadena de colegios privados y justo había visto un vídeo en el que el entonces presidente de los EE.UU., Barack Obama, estaba promocionando la enseñanza de las ciencias de la computación en las escuelas públicas de su país, por lo que en el encuentro mencionó varias veces este curso. Y cuando terminó su presentación el ejecutivo le preguntó si se estaba refiriendo al Coding, que es esa tendencia educativa que pretende enseñar lenguajes de programación desde una edad temprana, y él le dijo que sí sin estar 100% seguro.

“Eso me sirvió para que ese mismo día me agendaran una cita con un director académico, quien me explicó que como se trataba de una cadena de colegios el proyecto sólo iba a tener sentido si era online”. Dijo que así se inició una primera experiencia laboral con una empresa privada.

Tiempo después, el equipo de Silabuz participó en un tipo de licitación para un proyecto de la Universidad San Ignacio de Loyola, y a pesar que era la empresa menos conocida, se le solicitó que haga una clase de prueba y fue así como sus integrantes presentaron una solución que consistía no sólo en clases en línea sino también en presenciales, con una plataforma educativa completa de todos los cursos, y además los alumnos podían dar los exámenes por la plataforma de Silabuz.

“Estamos dedicados a ver cómo cambiamos la educación en la secundaria o ver la forma cómo nos hubiera gustado recibir la educación cuando estábamos en secundaria, y esa es una misión muy chévere y nos gusta cuando los chicos se emocionan y quieren aprender más”, detalló.

A tener buen ojo

En otro momento, comentó que es catastrófico elegir mal a los socios que participarán en la empresa, incluso contó que le pasó eso en su anterior de trabajo por sumar al equipo a su entonces mejor amigo, a pesar que esta persona no simpatizaba mucho con el ambiente tecnológico.

“Es totalmente distinta la relación de socios que la relación entre amigos, lo que sucede es que cuando eres muy joven cuesta separar la amistad del tema laboral, y si te peleas con tu amigo en el trabajo también se generará una mala vibra en la parte personal”. Recomendó hacerles un análisis al detalle a quienes podrían convertirse en socios, para determinar si hay afinidad, en todo sentido, con los demás integrantes y el negocio.

Indicó que si todos los socios tienen un mismo perfil o profesión, lo más probable es que la empresa fracase, pues siempre se necesita de mentes que piensen distinto para generar todo tipo de ideas que ayuden a fortalecer la innovación.

Comentó que lo ideal en una compañía digital es que haya una persona que sepa de negocios, otra de diseño y una de tecnología; y uno de ellos debe asumir el rol de liderazgo y tomar la decisión final cuando los demás no se ponen de acuerdo.

“Y los otros tienen que ser lo suficientemente maduros para aceptar lo que dice el líder o CEO de la empresa, ya que de eso se trata el trabajo en equipo”.

De tu bolsillo

También manifestó que al inicio los socios de la empresa son quienes deben desembolsar el efectivo y cuando la compañías comienza a dar frutos ya se puede buscar el apoyo externo, tanto en el Perú como en el exterior.

Sostuvo que el éxito de un emprendimiento digital casi siempre demora en llegar y que por eso al inicio los integrantes de la empresa no van a tener un sueldo o van a ganar lo mínimo. Es más, calculó que en ocho o diez años se podría conseguir el sueño esperado de ser sostenible o de poder generar el interés de una gran compañía que se muestre interesada en adquirirla.

Finalmente, recordó que comenzó en los negocios digitales a los 23 años y se autodefinió como un picón, lo cual no ve como un defecto sino como una virtud porque eso le sirve para ser más competitivo en el mundo digital.

(Por Bruno Bartra Bazán)

Comparte en:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *