Robot social Irbin contribuirá a la cultura del reciclaje

19:26 9 Enero, 2018

Erick Carranza, CTO de Cirsys, la startup ganadora de la competencia Start Jerusalén 2017 conversó con Gan@Más para darnos más detalles de su producto de reciclaje “Irbin” que en este momento está en prototipo pero que tiene mucho potencial para lanzarse al mercado y ser una alternativa de reciclaje eficiente, rápido y ecoamigable.

¿Qué es Irbin?

Es un robot social, a manera de contenedor, que recicla botellas de plástico, vidrio y residuos sólidos. Tiene una forma cuadrada, pues mide 0.80 cm de diámetro y tiene 1.40 m. de alto, y en su interior hay todo un sistema tecnológico para que, a través de sensores, Irbin pueda separar los residuos, y en el caso de las botellas de plástico, también compactarlas.

¿Cuáles son sus expectativas como ganador de este concurso?

Estamos muy contentos porque Israel es uno de los lugares más innovadores del mundo, de donde salen muchas startups, sobre todo del área de software, que es lo que nosotros hacemos. Sabemos que los conocimientos, contactos, etc., que consigamos allá serán muy valiosos para nuestra startup.

¿Están en la búsqueda de financiamiento?

De hecho que sí, eso sería súper valioso, sobretodo porque nosotros desarrollamos hardware, y a diferencia de otras startups que hacen aplicaciones principalmente, nosotros necesitamos mucha más logística, para mantenimiento de la máquina, desarrollo de la tecnología, fabricación. Con financiamiento podríamos lograr que el producto sea más confiable y logre más impacto y llegada a la población, en menor tiempo.

¿Cuál es el modelo de negocio que tienen?

Primero construir estos robots a pedido para venderlos a municipalidades, instituciones, colegios, etc.; o alquilarlos dando todo el soporte técnico.

Una vez que salgan al mercado ¿qué capacidad tienen para recibir pedidos?

En el grupo somos 6 personas que ya hicimos un prototipo y ahora lo estamos mejorando para facilitar el desarrollo de la tecnología. Para poder producir en masa tendríamos que buscar socios claves como proveedores y la mayoría de startups de hardware, como nosotros, viajan a China para esto. Nosotros también tendríamos que empezar por allí, buscando proveedores confiables para implementar la tecnología de manera más rápida y abaratar costos.

¿Cuánto tiempo les tomó hacer el prototipo que tienen?

Alrededor de 3 meses porque es un hardware que tenemos que probar, parte por parte. Ahora estamos mejorándolo para que los sistemas de censado sean mucho más confiables y la clasificación sea 100% segura.

¿Cómo será la seguridad para estas máquinas? Considerando la falta de cultura, delincuencia y vandalismo que existe, sobre todo en Lima.

De hecho esa es una de las primeras cosas en las que pensamos al desarrollar la máquina. Por eso la hicimos con productos muy fuertes y resistentes. El contexto peruano es muy diferente al europeo por ejemplo, y mucha gente, hasta por simple curiosidad, puede golpearla, querer abrirla para ver cómo funciona, o lo que tiene adentro, etc.

Los cajones donde se deposita lo reciclado tendrán un mecanismo por el que solo se podrán abrir por la persona encargada, de lo contrario hasta los mismos recicladores informales se llevarían todo listo. También estamos en la búsqueda de alianzas con las empresas que formalizan recicladores para que ellos sean los únicos que puedan abrir las máquinas y sacar los residuos.

La máquina ¿solo clasifica vidrio, plástico y residuos generales?

Así es. En el caso de los residuos generales, estos se desechan como de cualquier contenedor de basura. En cuanto al plástico, es el que genera más ingresos por lo que se hace más atractivo su reciclaje.


LEA EL ARTÍCULO COMPLETO EN NUESTRA REVISTA Gan@Más

Suscríbase a la versión digital aquí (a solo S/ 60 el año y accede a todas las ediciones)

Suscríbase a versión impresa aquí (a solo S/ 100 el año y acceda gratis a la digital).

(Artículo publicado en Gan@Más # 54, Noviembre 2017)

 

Comparte en:

¿Qué opinas?

avatar