Raúl Diez Canseco: “Ya no es importante tener dinero para triunfar en la vida”

13:11 30 Junio, 2016

El día de hoy se viene realizando el Venture Capital Day en la USIL, por segundo año, en coordinación con IE Business School.

Raúl Diez Canseco Terry, Presidente de la organización, agradeció a la escuela por permitir realizar el evento en su institución y comentó que acababa de llegar de Argentina y en Córdoba participó en un evento sobre negocios de emprendimientos sustentables. “Una frase que se me grabó y la anoté para no obviar nada fue ‘nada es rentable si no es sustentable’ y la gran preocupación es hacia dónde va el mundo ya que cuanto más contaminado está el mundo, la tierra, el agua, los que pagan más son los pobres”.

Agregó que el mundo está cambiando tanto hoy, que ya no es importante tener dinero para triunfar en la vida. “Siempre me preguntan cómo nace un emprendedor, qué es un emprendedor y lo que sostengo es que el emprendedor nace por necesidad y se hace por oportunidad, pero cuando estuve en Argentina y se profundizó sobre el tema, aprendí que el emprendedor por necesidad es el que tiene una economía de subsistencia, crea pero sin innovación, y desaparece tan rápido como apareció porque no miró el mercado ni lo analizó bien. El emprendedor por oportunidad es el que hace observación, innovación y productividad. Si no innovas vas a morir”.

Diez Canseco refirió que es importante tener claro que no basta tener una buena idea, sino que hay que perseguirla, profundizarla, sin miedo a hacer alianzas estratégicas.
El emprendimiento de Raúl Diez Canseco

“Están sentados hoy día en nuestro propio emprendimiento. En una universidad que tiene más de 100 mil familias dependientes nuestras y cerca de 25 mil alumnos en los diferentes niveles, pero cómo nació? Nació con dificultades y rompiendo los esquemas. Mi padre perdió el trabajo por un golpe militar cuando Fernando Belaúnde, hermano de mi madre, es deportado y mi padre trabajaba en una empresa privada que fue estatizada. Yo tenía 19 años y se trataba de no abandonar la universidad, entonces comencé enseñando a chiquitos de 5, 6, 7 años con problemas en matemáticas”, recordó Diez Canseco.

Contó que enseñaba de 6 a 7 de la mañana y luego a partir de las 6 de la tarde cuando ya los chicos regresaban del colegio. Pero era un esfuerzo muy grande y él sabía de la brecha entre el colegio y la universidad y entonces pensó en la idea de crear una academia pre universitaria.

“Por qué San Ignacio de Loyola? Cuando yo pierdo la posibilidad de pagar la universidad tuve que pedir una beca y no solo la conseguí por mis buenas calificaciones, porque el que no estudia no triunfa y eso es algo que todos debemos tener muy presente, sino que le pedí al director de la Universidad del Pacífico que era un padre jesuita que me dejara entrar al colegio para buscar a los alumnos”.

Convencido de su idea, Diez Canseco tuvo la oportunidad de hablar ante toda una promoción de chicos de 5to de secundaria. Él nunca había hablado en público pero sabía que tenía que hacerlo bien y con mucha pasión y convicción convenció a 16 chicos que jalaron a 4 más.

Teniendo 20 alumnos y sin un lugar en el cual enseñar, pidió ayuda nuevamente al padre para que le permitiera usar alguna de sus instalaciones. “Me mandaron al convento de Fátima que queda al lado de Larcomar y me prestaron la sala de retiro del convento por un año, yo pensé que tendría que pagar pero ellos me dijeron ‘quién te dijo que te íbamos a cobrar’. Entonces con ese apoyo, qué nombre le ponen al emprendimiento que quieren hacer?”, dijo Diez Canseco.
Cambios en el mundo

El presidente de OSIL dijo que el mundo está cambiando mucho y dio algunos ejemplos.

Uber, es la compañía más grande de taxis del mundo y no tiene un solo taxi, lo que tiene es un software muy bueno. O la empresa que maneja el mayor número de habitaciones de hotel en el mundo, y no tiene uno solo.

“En muy pocos años vamos a ver carros manejados sin chofer. Yo ya ví hace algunos años en París un carro cuadrarse solo. O la energía cada vez será más solar y eso bajará los costos, o que la desalinización del agua de mar será más masiva, ahora lo hacen los judíos hace varios años, y este recurso tendrá un costo muy pequeño. Dentro de 20 años habrá tantos robots que mucho de lo que hacemos nosotros ahora lo harán ellos. Entonces qué harán las personas? Hoy no existen las profesiones del futuro y por lo tanto nadie las está formando, pero la única manera de afrontar eso es siendo emprendedor. La actitud con que miremos la vida, tener un norte y ser consecuentes y no tener miedo porque nos vayamos a caer. El gran problema de la mayoría de personas es querer tener una forma de que alguien les garantice el éxito y eso no existe”, finalizó.

Comparte en: