Mónica Abarca cuenta lo que más le impactó de su experiencia en Singularity University

08:26 18 Noviembre, 2015

Monica Abarca es ingeniera mecatrónica de la Universidad Católica, trabaja en el laboratorio de investigación interdisciplinaria de esa casa de estudios haciendo proyectos disruptivos en robótica, como robots, drones, submarinos, etc., para solucionar problemas en la sociedad como la contaminación del aire (drones), contaminación del agua (submarinos), contaminación de las playas (robots), etc.

“A la par de esto vivo mi pasión espacial. Yo quiero, en un futuro, ser astronauta y tuve hace unos años una experiencia increíble porque fui parte de la primera tripulación peruana que fue a hacer una simulación de la vida en Marte, en el desierto de Utah en EE.UU.”, dijo Mónica en la actividad inaugural que realizó Epic Queen en nuestro país el último lunes en el auditorio del Centro Cultural El Olivar de San Isidro, en el denominado Epic Queen Chapter Vol I, con motivo de realizarse la reunión mensual de Perú Tech Meetup.

Agregó que The Mars Society es una entidad americana que promueve la vida en Marte y para hacer sus estudios tiene dos estaciones de simulación: una en el desierto de Utah y la otra en Devon Island en Canadá.

The Mars Society Perú

Monica contó que luego de esta experiencia y regresar al Perú decidió, con un grupo de amigos, fundar The Mars Society Perú, una ONG que promueve la investigación en temas aeroespaciales. “Entre las principales actividades que hacemos está la convocatoria anual para seleccionar a los siguientes peruanos que podrán ir a la estación del desierto de Utah. Acabamos de terminar nuestra última convocatoria, esta vez a nivel de toda América Latina y hemos seleccionado a chicos de Perú, Colombia, Costa Rica y Argentina”.

Explicó que para la elección de los participantes no se limitan a elegir carreras de ciencias o ingeniería, aunque estos son la mayoría, pero también han tenido médicos, psicólogos, etc.
Dijo que el segundo proyecto que realizan en The Mars Society Perú, junto con la Sociedad de Astrobiología Perú, cuyo presidente es el dr. Julio Valdivia, quien trabajó en la NASA, es la construcción de una base análoga a Marte en el Perú, específicamente en el desierto de La Joya, en Arequipa. “De acuerdo a los estudios que hizo el dr. Valdivia cuando trabajaba en la NASA, el desierto de La Joya es el mejor análogo a Marte, en el mundo. Mejor al que yo estuve en Utah, o al de Canadá, entonces en Perú, además de todas las maravillas turísticas que tenemos, también podemos atraer al turismo científico”.

Kaira

Mónica Abarca no se queda tranquila con un solo proyecto. Acaba de craer una startup relacionada a drones. “Este proyecto nació de mi trabajo en la universidad. Empezó como mi tesis de pre grado que consistió en un dron para monitorear la calidad del aire y diseñamos el equipo para que pueda volar en condiciones muy duras, en zonas de minas, a 4 mil o 4 mil quinientos metros donde los drones comerciales no pueden volar o vuelan muy poco tiempo por la densidad del aire. La contaminación es un problema global que afecta a una de cada ocho personas en el mundo. Más de 7 millones de personas mueren anualmente debido a la contaminación del aire, Lima es una ciudad muy contaminada y La Oroya está considerada entre las 10 ciudades más contaminadas del mundo”.

Monica explicó que actualmente existen tanto en las minas como en las ciudades cercanas, casetas de monitoreo del aire que son estáticas y muy caras, pero cuando la mina crece o la ciudad se amplía tienen que invertir mucho para ampliar sus estaciones ya que el Ministerio del Ambiente y el de Energía y Minas así lo exigen. “Entonces con el dron cubres mucha más área y más altura comparada con una estación y se cubren las necesidades que se cubrirían con una red de casetas”.

Singularity University

Gracias a su trabajo con drones, Monica logró ganar una beca para asistir a Singularity University que más que una universidad es un centro de capacitaciones ubicado en Silicon Valley. “Allí te enseñan sobre las tecnologías exponenciales que son las que no tienen un crecimiento lineal sino exponencial, rápido: nanotecnología, biología digital, fabricación digital, diseño, etc, todo con el objetivo de impactar a millones de personas, tocando problemas como agua, medio ambiente, seguridad, educación, salud, etc”.

Anualmente se seleccionan 80 personas para un programa de 10 semanas en esta universidad. “Este año fuimos de más de 44 países, más del 50% mujeres, siendo la primera vez que se logró un número mayor para las mujeres y fue el primer año en que todos los estudiantes fuimos gratis. Los años pasados el ingreso era alto pero este año hubo un financiamiento de Google que pagó la beca a todos, con lo cual el ingreso fue mucho más difícil”.

Google X

Monica comentó que la visita que más le gustó, dentro del programa de Singularity University, fue a Google X que es la rama más secreta de Google donde se hacen proyectos para impactar a millones de personas como el carro que se maneja por sí solo, o los lentes de contacto para detectar diabetes, wifi a todo el mundo, etc.

Las tres cosas que Monica aprendió en Google X son:

1- Enamórate del problema y no de la tecnología: Primero tienes que encontrar el problema, luego enamorarte de él y después ver qué tipo de tecnología te puede servir para solucionarlo.

2- Asóciate con personas que quieran solucionar el mismo problema: Por ejemplo, Google está en un proyecto para hacer ropa inteligente y se ha asociado con Levis para ello. Este tipo de asociaciones son las que logran mayor impacto en el menor tiempo.

3- Enfócate en el usuario: la solución que diseñes será para él.

Bloomer

Mónica está en otro proyecto que es ropa inteligente, junto a un equipo multidisciplinario, en el que también participa Ana Ramírez, la fundadora de Epic Queen en México. “Lo que hacemos es ropa inteligente: ponemos dentro de la ropa circuitos flexibles con los cuales podemos medir ciertos parámetros de la salud de las personas”.

Mónica Abarca 2

 

Dijo que están empezando con los ‘sostenes’ o ‘brasieres’ que son prendas femeninas porque las enfermedades cardiovasculares son la causa número 1 de muerte de mujeres, alrededor del mundo, más que el cáncer de seno, inclusive.

Las estadísticas señalan que una de cada tres mujeres fallece por enfermedades cardivasculares. “Toda la información que se tiene relacionada a enfermedades cardiovasculares está orientada a los hombres, las mujeres tenemos síntomas diferentes a ellos y no lo sabemos. Con estas prendas queremos crear una base de datos que le de a los doctores la posibilidad de conocer más cómo es que se dan las enfermedades cardiovasculares en las mujeres”.

Comparte en:

SIGA LEYENDO