MEF: Mayor expansión fiscal dinamiza actividad económica y mejora expectativas de agentes económicos

11:41 29 Agosto, 2017

La economía peruana se encuentra en fase de recuperación, caracterizada por la implementación de una política macroeconómica contra cíclica, la disipación de los choques adversos y un contexto internacional favorable, señala el Marco Macroeconómico Multianual 2018-2021 (MMM) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

El documento aprobado en Consejo de Ministros y que cuenta con la opinión previa del Consejo Fiscal, contiene las proyecciones macroeconómicas multianuales oficiales con las cuales se elabora el proyecto de ley de Presupuesto del Sector Público para el año fiscal 2018.

“El Producto Bruto Interno (PBI) crecerá 2.8% este año y se acelerará a 4.0% en el 2018 y consolidará su crecimiento en torno al potencial de 4.0% en el periodo 2019-2021”, precisa el documento.

Según el MMM la senda de la recuperación de la economía peruana tendrá tres fases:

La primera fase de recuperación se dará en este segundo semestre del 2017, a partir de una política fiscal expansiva, orientada principalmente a la reconstrucción (obras de rehabilitación y prevención) y al despliegue de infraestructura para los Juegos Panamericanos del 2019.

Esto permitirá que la economía peruana crezca 3.2% en el segundo semestre del 2017 (en el primer semestre creció 2.3%). Cabe destacar, que la inversión pública creció 3.7% en junio y se aceleró a 10.9% en julio.

Esta mayor expansión fiscal, a través de los distintos encadenamientos que genera, dinamiza la actividad económica y mejora las expectativas de los agentes económicos. Por un lado, el consumo interno de cemento pasó de contraerse 5.5% entre enero-mayo a crecer en junio (3.5%) y julio (1.5%), el primer registro positivo luego de 12 meses de caídas consecutivas.

Asimismo, en julio las importaciones de bienes de capital acumularon su tercer mes consecutivo de crecimiento y registraron un crecimiento de 22% en términos nominales, su tasa más elevada desde enero del 2013. Por su parte, los indicadores de expectativas sobre la economía a tres y 12 meses se han recuperado, lo que sitúa al Perú como la única economía en la región que se mantiene en el tramo optimista.

Más adelante

La segunda fase de recuperación está prevista para el 2018 y se iniciará con el fuerte impulso del 2017 con un crecimiento de 5% del PBI desestacionalizado anualizado en el cuarto trimestre. Así se espera en el 2018 una aceleración de la inversión pública (17.5%) debido a la reconstrucción (1.2% del PBI) y las obras de construcción de los Juegos Panamericanos (0.3% del PBI).

También se estima que la inversión privada crecerá 3.5% en el 2018, luego de cuatro años de contracción, en un contexto de mayores precios de metales y avance de importantes megaproyectos de infraestructura y mineros, impulsados por un marco normativo más ágil tanto para la obtención de predios como para la aprobación de permisos ambientales.

Finalmente, la tercera fase, que consolidará la recuperación, llegará en el periodo 2019-2021, cuando la economía peruana alcance su potencial de crecimiento de 4% en un contexto de retiro gradual del impulso fiscal, mayor dinamismo del sector privado y condiciones externas favorables.

Para apuntalar un crecimiento potencial por encima del 4% será clave la agenda de competitividad de la presente administración, que prioriza ejes como la simplificación administrativa, mejora de la calidad regulatoria, reducción de costos logísticos, mayor impulso a la infraestructura e impulso a sectores con un amplio potencial de productividad como la acuicultura, forestal, turismo y minero.

Por su parte, las proyecciones fiscales del documento son consistentes con el marco macro fiscal vigente que establece una ampliación temporal del déficit fiscal hasta 3.5% del PBI en el 2018, para luego converger gradualmente a un déficit fiscal de 1% del PBI en 2021. Esto asegurará una trayectoria estable de la deuda pública en torno a 28% del PBI que confirme el compromiso de la presente administración con la sostenibilidad fiscal y el manejo prudente de las finanzas públicas.

Comparte en:

SIGA LEYENDO