IATA destaca los niveles de servicio supervisados por OSITRAN en el aeropuerto Jorge Chávez

12:58 6 Febrero, 2018

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo – IATA destaca las acciones que viene desarrollando el Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público – OSITRAN para el cumplimiento de los Niveles de Servicio en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez.

En su último reporte “IATA Américas Focus”, señala que OSITRAN, en conjunto con la concesionaria Lima Airport Partner – LAP, está desarrollando estándares preliminares de Nivel de Servicio para las operaciones actuales, identificado áreas clave para la medición, como facturación, control de seguridad, migraciones salidas y llegadas, salas de embarque, sala de reclamo de equipaje, Aduanas y hall público de llegadas.

El Nivel de Servicio óptimo, planteado en el Manual de Referencia de Desarrollo Aeroportuario (ADRM por sus siglas en inglés) de IATA – que brinda orientación sobre el diseño de instalaciones aeroportuarias en función de las necesidades del usuario-, será el estándar de diseño para el nuevo terminal de pasajeros como parte de la obras de ampliación del aeropuerto Jorge Chávez. En este sentido, LAP tendrá que demostrar que el nuevo terminal operará en el grado óptimo, indica el documento.

Como se conoce, luego de que OSITRAN emitiera opinión favorable a la Adenda N°7 del Contrato de Concesión del Aeropuerto Jorge Chávez entre el Ministerio de Transportes y LAP, se hicieron viables las condiciones para el inicio de obras de ampliación del primer terminal aéreo. El proyecto, también conocido como Fase III, comprende la construcción de la segunda pista de aterrizaje, un nuevo terminal de pasajeros, nuevas plataformas, sistemas de calle de rodaje y elementos complementarios, que estarán listos en el año 2024.

Operaciones actuales

El reporte también menciona que IATA, OSITRAN, LAP y ALTA (Asociación de Transporte Aéreo para Latinoamérica y el Caribe) realizaron una visita conjunta al aeropuerto Jorge Chávez para conocer las condiciones y los desafíos operacionales, ya que existe la necesidad de evaluar las operaciones actuales para ampliar la vida de la infraestructura de terminales y plataformas que puedan soportar el crecimiento esperado en los próximos 6 años, antes de contar con el nuevo terminal.

“El terminal actual en Lima ya está funcionando a capacidad”, señala la publicación. Las áreas clave donde son posibles las mejoras significativas en la experiencia del usuario, son los procesos de la autoridad de control (seguridad, inmigración y aduanas) durante las conexiones de vuelos, que también tendrán un impacto positivo significativo en el diseño del nuevo terminal. Además, se necesitarán mejoras en la “curbside” (calzadas que se encuentran a continuación de la vereda frente al terminal) del aeropuerto, así como en la capacidad de estacionamiento de las aeronaves.

También se está construyendo un nuevo centro de equipaje de transferencia y carruseles de equipaje doméstico adicionales. La biometría ya está siendo utilizada para el control de inmigración de ciudadanos peruanos, resalta el “IATA Americas Focus”.

Comparte en:

DEJE SU COMENTARIO

avatar