El camino recorrido por Joinnus para levantar US$ 500 mil de capital

09:142 Agosto, 2017

Después de solicitar fondos, a una gran cantidad de inversionistas ángeles, la startup Joinnus alcanzó su primer gran fondo de US$ 500 mil gracias al Grupo RPP, ¿cómo lo lograron? Carolina Botto, CEO y cofundadora de Joinnus, aconsejó a sus pares qué deben tener en cuenta antes de presentar su proyecto ante los inversionistas.

¿Qué cree que debe presentar una startup como Joinnus ante un inversionista ángel para recibir financiamiento?

No hay una fórmula secreta. Es por eso que empezamos a adaptarnos a los inversionistas con los que conversábamos. Hicimos más de 200 presentaciones y nos dimos cuenta que teníamos que encontrar un mismo idioma. Entonces si nos pedían flujo de caja a diez años, lo elaborábamos, pero éramos sinceros porque en realidad no sabíamos con exactitud lo que sucedería en 6 meses y mucho menos en diez años.

Muchos ángeles que provienen de finanzas y administración son muy capos, pero en negocios muy tradicionales. Es por eso que cuando querían invertir en startups para ellos era muy nuevo y nos solicitaban muchos estudios. Es difícil, pero la idea es ser empático con los inversionistas y no creer que uno tiene la razón siempre.

¿Qué criterio siguieron para escoger a los inversionistas ángeles?

Primero nos acercamos a algunos ángeles que sabíamos que podían invertir en nuestro proyecto y que usualmente apoyan negocios tradicionales. Hicimos una lista y empezamos a mapear a todos los contactos que pensábamos que podrían invertir en nuestra startup. Desde amigos, familia, corporativos, empresarios, entre otros. También acudimos a Emprende UP y Angel Ventures porque ya tenían entre 40 y 50 personas reunidas e interesadas en brindar fondos para startups. Cuando un inversionista de esa red nos hacía una pregunta, relacionada a estudios predictivos de rentabilidad de nuestra startup, nosotros le decíamos que conversara con el financista, en este caso, Angel Ventures, porque el trabajo de ellos es explicar a los inversionistas para que entiendan en qué proyecto podrían poner su dinero y cómo funciona.

Ustedes han tenido experiencia con inversionistas ángeles y con corporaciones, ¿qué diferencias han notado entre ambos?

Pensaba que las corporaciones serían mucho más exigentes que los ángeles, porque estos nos solicitaban demasiados estudios de evaluación. Pero cuando hay un interés por parte de la corporación y dentro existe una persona que nos aconseja para crecer todo va bien. Esto nos sucedió con el Grupo RPP. Ellos nos dijeron que les encantaba nuestra iniciativa y que querían ser parte. Nosotros también mostramos interés y nos enfocamos en cómo alcanzar un mismo idioma y punto de equilibrio con la corporación, es decir, un nexo en el que ambos estuviéramos cómodos. Ahí empezamos a negociar: presentar evaluaciones, metas, causas por las que las planteábamos, cómo pretendíamos realizarlas y cuánto queríamos crecer.

Obtuvieron el financiamiento y lo primero que tuvieron que enfrentar es el proceso de trámites, ¿cómo vivieron esta etapa?

Firmamos una carta de intención, en diciembre, donde acordamos que después iniciaríamos los trámites legales. Este proceso duró cinco meses, desde enero hasta mayo. Ahí trabajamos con un equipo de abogados, financistas y asesores. Porque en ese momento hay intención y las bases están claras, pero después vienen muchísimos detalles, en la parte legal, que demandan ser observados. Por ejemplo, qué es lo que puedes y no puedes hacer como startup, en qué circunstancias debemos conversar con ellos, cómo pueden aportar, etc.

¿Cuál es el consejo que daría a una startup que llega hasta esta etapa?

LEA EL ARTÍCULO COMPLETO EN NUESTRA REVISTA Gan@Más

Suscríbase a la versión digital aquí (a solo S/ 60 el año y accede a todas las ediciones)

Suscríbase a versión impresa aquí (a solo S/ 100 el año y acceda gratis a la digital).

(Artículo publicado en Gan@Más # 51, Julio 2017)

Comparte en:

SIGA LEYENDO