Comex: Crecimiento de las startups en Perú es limitado por la informalidad

10:37 28 Enero, 2017

Sostener el crecimiento económico implica adoptar políticas de apertura comercial, competitividad e innovación. Esto incentiva la inversión y la implementación de tecnologías que permiten alcanzar mayor competitividad. Así, la economía generará un stock de conocimiento y experiencia empresarial que favorecerá la creación de empresas, más empleo y una mayor variedad de bienes y servicios. En suma, mayor productividad y bienestar.

En este contexto, cobra gran importancia un tipo especial de empresas, las startups: micro y pequeñas empresas (Mype) que utilizan innovación, desarrollo o comercialización de nuevos bienes, procesos o servicios con contenido tecnológico o de propiedad intelectual, sostiene Comex Perú, en su último boletín.

Como resalta el Banco Mundial (BM), un aspecto básico en el funcionamiento y proliferación de estas empresas es el ecosistema donde operan. Así, se han identificado 4 categorías en un ecosistema que lo hacen favorable para el éxito de este tipo de emprendimientos: capital humano, activos económicos, infraestructura (transporte, vivienda, servicios básicos y telecomunicaciones) y financiamiento.

Para el BM, el financiamiento es la pieza clave para asegurar la generación de las start-ups. Ello, debido a que el emprendimiento, la inversión y el crecimiento económico padecen cuando los ahorros se mantienen fuera del sistema financiero. Lamentablemente, en el Perú, según cifras de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, tan solo un 20% de las Mype reciben financiamiento del sistema formal. De acuerdo con el Ranking Global de Ecosistemas Start-up, elaborado por el BM, un 27% del financiamiento que reciben las startups proviene de fuentes extranjeras. Cabe resaltar que, entre países miembros del Asia-Pacífico, el financiamiento dirigido a estas empresas alcanza un 30%. Por ello, el Perú debe aprovechar al máximo las medidas de promoción de las inversiones suscritas con dicho bloque, señala el reporte del gremio exportador.

Modelos a seguir: Chile, Colombia e India

De acuerdo con el informe “Apalancando la ambición y la innovación emprendedora”, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), Chile ocupa el primer puesto de 44 países en cuanto a porcentaje de actividades innovadoras, sobre el total de emprendimientos (53%). Ello gracias al impulso de la innovación mediante iniciativas como StartUp Chile, iniciada en 2010. En dicho programa se seleccionan emprendedores internacionales para que trabajen en ese país y se les brinda US$ 40,000 de capital.

Asimismo, ha generado, desde 2011, alrededor de 1,000 proyectos y ha puesto énfasis en políticas de simplificación administrativa. Desde 2013, por ejemplo, el proceso de creación de una empresa se simplificó y digitalizó, por lo que, actualmente, se necesitan 5.5 días para registrar una compañía en Chile, menos que el promedio de países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es de 9.2 días.

Por otro lado, Colombia tiene un gran número de empresas tecnológicas de alto impacto, creadas por emprendedores con expectativas de generar mayor empleo. De acuerdo con cifras del Monitor Global de Emprendimiento (GEM, por sus siglas en inglés), más de un 54.4% de las startups colombianas esperan generar 6 o más puestos de trabajo en los próximos 5 años, el porcentaje más alto de las 60 economías analizadas a nivel mundial. Estos buenos resultados se dieron, a diferencia del caso chileno, luego de que Colombia se enfocara en desarrollar un marco institucional sólido que incentiva el aumento tanto en el número como en la ambición de sus negocios, al hacer menos caro invertir y arriesgarse.

Finalmente, la India es el caso más sobresaliente a nivel mundial, ya que ha sido la economía emergente cuyo ecosistema de startups ha mostrado un mayor crecimiento. Cabe decir que, solo en 2016, han recaudado US$ 3,000 millones en financiamiento, precisa el reporte de Comex.

Mediante políticas gubernamentales y la iniciativa StartUp India, se brinda a este tipo de emprendimientos acceso a regímenes tributarios y laborales acotados, facilidad para generar patentes, financiamiento, entre otros beneficios. De esta manera se ha logrado que el país sea el tercero más grande en cuanto a número de start-ups, con 4,400 aproximadamente. Además, el número de empresas tecnológicas inscritas aumentó un 70% entre 2013 y 2015.

En Perú

Frente a los casos anteriores, el Perú tiene una de las tasas de emprendimiento más altas de América Latina y el Caribe: un 22.2%, solo por debajo de Ecuador (33.6%), Chile (25.9%) y Colombia (22.7%). Sin embargo, según el reporte del GEM, desde 2010 tenemos la menor puntuación en 3 pilares clave entre los miembros de la Alianza del Pacífico (AP); estos son: (i) políticas y soporte gubernamental, (ii) programas estatales y (iii) transferencia de investigación y desarrollo Estado-privado-academia.

Así, estas empresas tienen el potencial para generar un desarrollo económico moderno, ya que crean nuevas soluciones de negocios que calzan con las demandas domésticas. Sin embargo, su desenvolvimiento y los beneficios potenciales para el crecimiento económico se ven limitados ante la pared de la informalidad, señal de que, para el empresario, tributar e innovar no resulta rentable, subraya Comex.

“Mediante nuestros acuerdos de facilitación de comercio y promoción de inversiones con la AP y un mayor acercamiento con la India, tenemos la posibilidad de aprovechar el intercambio tecnológico e implementar de manera conjunta sus iniciativas. Nuestro desarrollo debe ser uno del siglo XXI, ¡el Perú no se puede quedar atrás en innovación!”, finaliza el reporte.

Comparte en:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *

SIGA LEYENDO