Sin Rodeos

por Oscar González Romero

Jefe de Redes Sociales de Gan@Más desde julio de 2014 y columnista desde marzo de 2015, tanto para el portal de noticias como para la revista para emprendedores. Actualmente curso estudios en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ex miembro de THĒMIS (Asociación Civil de la Facultad de Derecho de la PUCP), de Oprosac (Oficina de Promoción Social y Actividades Culturales de la facultad de Estudios Generales Letras) y del Centro Federado de la Facultad de Derecho, órgano de representación estudiantil.

Me encuentran en Twitter como @OscarGonzRom.

Ver más articulos de esta columna

¿Cómo piensa la clase rica, pobre y media?

23:56 14 Marzo, 2017 /

Por: Oscar González Romero

En 1997, los norteamericanos Robert Kiyosaki y Sharon Lechter publicaron el mundialmente famoso libro “Padre rico, padre pobre”. En el libro, los autores promueven la libertad financiera a través de la inversión y reconocen la importancia de la educación financiera. Esta filosofía ha dado la vuelta al mundo.

En el 2009, doce años después del hit literario, el conocido mexicano, promotor de la educación financiera, Marco Antonio Regil dio una conferencia durante la Semana Nacional Pyme México Emprende 2009. En su conferencia, Marco Antonio recoge la filosofía de “Padre rico, padre pobre” y presenta las tres formas de pensar que tienen la clase rica, la clase pobre y la clase media.

Marco Antonio sostiene que el dinero, en primera instancia, no se produce por los recursos sino por la mente del sujeto, por su forma de pensar. Si tenemos una jarra de agua llena, donde el agua equivale al dinero, no importa cuanta agua haya si es que el vaso es pequeño. Es por eso, señala Marco Antonio, que por la forma de pensar de la persona se puede predecir su futuro financiero.

Siendo ello así, hay tres formas de pensamiento: el pensamiento del pobre, del de clase media y del rico.

Los pobres dejan la responsabilidad del cambio para mejor a su gobierno, a su seguro social, etc. Ellos piensan que el día que cambie “x”, su vida va a cambiar. También se apoyan excesivamente en su familia, de ahí el dicho popular “cuando te cases ten muchos hijos para que cuando seas viejo ellos te mantengan”, o el hecho de que pidan prestado dinero a sus familiares y se molesten cuando vienen a cobrarselo, porque ellos creen que es obligación de sus familiares mantenerlos. Y finalmente, los pobres creen que la única manera de conseguir todo lo que anhelan es ganándose la tinka.

Por otro lado, la clase media ya no deja la responsabilidad de mejorar su situación a su gobierno, sino que actúa por sí misma y confía en la escuela como la primera institución que va a permitir el crecimiento económico. Con los estudios se consigue un trabajo seguro y el dinero de todos los años de trabajo tiene que ahorrarse para usarse en la vejez y no sufrir carencias.

Pero el problema con la forma de pensamiento de la clase media es que, si bien la academia es muy importante para prosperar, esta es insuficiente. Como sostiene Marco Antonio, “la escuela está incompleta porque no nos enseñan educación financiera”. Y es con la educación financiera que lograremos obtener el conjunto de habilidades y conocimientos que nos permitan tomar decisiones informadas de todos nuestros recursos financieros para animarnos a emprender y crecer.

Y, finalmente, los ricos aprenden desde pequeños que lo primero que deben hacer es ser dueños de negocio y el dinero que obtengan del negocio no deben ahorrarlo, sino invertirlo para hacer crecer más el negocio.

Pero un verdadero dueño de negocio, explica Marco Antonio, no es el pequeño empresario que tiene una tienda de abarrotes o el empresario mediano que tiene una clínica y él es el doctor. Un verdadero dueño de negocio no es el autoempleado que sin él el negocio d       eja de funcionar, un verdadero dueño de negocio es el que no necesita estar presente para que el negocio funcione, el que genera dinero mientras está de vacaciones o está durmiendo.

Luego de haber sido dueño de negocio, el rico se convierte en un inversionista profesional y lo es porque él ya sabe reconocer dueños de negocios y sabe en quién debe invertir y en quién no. Y, por último, el rico usa recursos de otros para crear dinero.

Entonces, la clase pobre piensa que para hacer dinero hay que tener dinero, la clase media piensa que para hacer dinero hay que trabajar y el rico piensa que para hacer dinero hay que crear un modelo que genere dinero y usar los recursos de otros para trabajarlo. Y tú emprendedor, ¿con cuál de las tres formas de pensar te identificas?

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Sin Rodeos

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *