Sin Rodeos

por Oscar González Romero

Jefe de Redes Sociales de Gan@Más desde julio de 2014 y columnista desde marzo de 2015, tanto para el portal de noticias como para la revista para emprendedores. Actualmente curso estudios en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ex miembro de THĒMIS (Asociación Civil de la Facultad de Derecho de la PUCP), de Oprosac (Oficina de Promoción Social y Actividades Culturales de la facultad de Estudios Generales Letras) y del Centro Federado de la Facultad de Derecho, órgano de representación estudiantil.

Me encuentran en Twitter como @OscarGonzRom.

Ver más articulos de esta columna

¿Qué celebramos en Navidad?

19:13 22 Diciembre, 2015 /

Por: Oscar González Romero

*Para amenizar la lectura: “Sleigh Ride” de A Very Murray Christmas (2015), el nuevo especial navideño de Netflix.*

https://youtu.be/-7hbetOG928

Ya estando próximos a celebrar el 25 de diciembre, la ansiada Navidad, mientras revisaba los enormes catálogos y guías de regalos que vienen con el periódico todos los domingos, me quedé pensando sobre el verdadero sentido de la Navidad, ¿qué celebramos? ¿es acaso el nacimiento de Dios en la tierra, o es solo una fecha más de exaltación consumista?

No nos engañemos, la Navidad dejo de tratarse de Jesús desde el momento que entró Santa Claus/ Papá Noel a colación. Pero no es que me esté quejando, a quién no le gusta recibir regalos. Y esto lo vemos, por ejemplo, en el cine: prendan sus televisores, al menos el 80% de las películas que encuentren en estas fechas serán sobre Santa Claus (con las justas Frecuencia Latina pasa la historia de “Los tres Reyes Magos”), sobre todo si son canales extranjeros jo jo jo (Sony, Fox, Disney Channel, etc.). De hecho, creo que nunca he visto a los protagonistas de una película norteamericana armar un nacimiento, o rezarle al Wawito Jesús pasada las 12.

El término ‘Navidad’ viene del latín nativitas que significa nacimiento. Los latinoamericanos, siempre más pegados a la Iglesia, celebramos, o decimos hacerlo, el nacimiento del Niño Jesús. Y aunque los angloparlantes celebren a very Merry Christmas, donde Christmas significa ‘misa de Cristo’, lo cierto es que para la Navidad del Big Brother, nuestro mayor importador cultural, el personaje principal es Santa Claus. Porque, valgan verdades, si todo se tratara sobre El Niño Jesús, el dinero no correría, nuestras billeteras no adelgazarían y los grandes empresarios no se harían más ricos.

Es recién en el siglo XIX, cuando se inicia la costumbre del intercambio de regalos y se crea a Santa Claus, que la Navidad empieza a volverse comercial. Con el tiempo, se consolidó toda una industria de regalos que cada año mueve más y más dinero. De regalar Max Steels y Barbies a los más pequeños (mueran horribles estereotipos), pasamos a obsequiar iPads y Nintendos DS. Para darnos una idea, en Perú, solo el mercado de panetones está valorizado en 150 millones de dólares lo que implica la venta y consumo de más de 23 millones de panetones en estas fechas, según un estudio de D’Onofrio del 2013. O acaso, ¿ustedes creen que las empresas se mandarían con enormes y millonarias campañas publicitarias navideñas si es que no ganaran el triple o quintuple de lo que gastan? No, la Navidad, entonces, para los grandes empresarios significa/es un buen negocio.

La Navidad también significa una oportunidad para reencontrarnos con nuestros familiares y hacerlos más felices; abuelos, hermanos, sobrinos tíos y nietos aprovechan esta fecha para reunirse. Otros utilizan esta fiesta para hacer una revisión a su vida y reinventarse, de ser necesario, y perdonar. Los buenos spots publicitarios tratan de capturar estos momentos y mostrarnos/vendernos emociones (para aflojar las billeteras). Me vienen a la mente dos que salieron en la campaña navideña del año pasado: “The Song” de Apple y “Esta Navidad, tratemos de ser más pavos” de San Fernando.

https://youtu.be/rgzlwZsAPoE

En el primero, Apple nos muestra a una nieta que encuentra un vinilo en el que su abuela le canta a su ya fallecido esposo y ella lo digitaliza y lo acompaña con su voz como su regalo por Navidad, esta fecha se trata entonces de hacer felices a quienes queremos.

En el segundo, nos muestra los tipos de “pavos” que hay en Navidad: el que se olvida de sacar los precios de los regalos, el que viaja 20 horas para bailar un huaynito con su familia, el que lava todos los platos para que su viejita descanse; la Navidad es entonces estar en familia.

Al final, considero que el sentido de la Navidad es polivalente y lo que vale es el sentido que tú le asignes. Les deseo una muy Feliz Navidad, con todos sus significados: agradezcan a Dios por lo que tienen, reúnanse con sus familias, engríanse (aunque eso signifique que formen parte del círculo vicioso consumista), redescúbranse, rían liberadoramente, sean felices. Gracias por acompañarme todo este 2015, nos vemos el 2016 que espero sea un año en el que crezcamos más como personas.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Sin Rodeos

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *