Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

Logre entender las necesidades de su cliente

12:02 22 Agosto, 2014 /

Por: Andrea Sydow

Hace unos años trabajaba para una agencia multimedia galardonada con premios creativos. La agencia generaba campañas estupendas para grandes marcas y era reconocida por publicaciones especializadas en diseño y multimedia. Lo que suena como un sueño dorado puede ser la trampa para cualquier emprendedor enamorado de su arte y de su servicio.
En el caso de la agencia multimedia para la cual trabajaba en Berlín en pleno auge de la New Economy los creativos diseñaban para impresionar a los jurados de los premios creativos casi olvidándose de crear diseños que sirvan a los usuarios de los servicios de sus clientes.

He tenido una pelea considerable con el Art Director de la agencia. En aquella época era encargada de captar clientes y de la gestión de calidad de las presentaciones. El director de arte me presentó un concepto que en lugar de maravillarme sencillamente me confundía. En el papel que tenía delante reconocía líneas discontinuas circulares sin rumbo trazando los pasos de un figurín hacia un objeto que parecía un edificio.

¿Quieres insinuar que nuestro cliente está borracho y no sabe cómo llegar a su casa o que los clientes de nuestro cliente lo están? le pregunto. ¡Pero esto es la última moda en el diseño! me responde impaciente el creativo. Puede que sea la última moda, le contesto, pero lo que hacen estas lineas discontinuas y sin rumbo es confundir al cliente y no maravillarlo.

Ejemplos como este en los cuales los creadores de un servicio se enamoran del proceso creativo sin realmente meterse en los zapatos del cliente hay miles. Las zapatillas de una gran marca con un diseño estupendo que en vez de sostener el pie del corredor empeora los efectos de la pronación. Un guante de silicona para sacar ollas calientes del horno tan escurridizo que pone en peligro la piel de cualquier persona que lo use. Un formulario digital que tiene buena pinta en la pantalla del ordenador con todas las cifras en su lugar y al ser imprimido desplaya una ensalada de números irreconocible. Son ejemplos de productos creados sin que el creativo se haya puesto literalmente en las zapatillas de su usuario.

Tres preguntas ayudan a cualquier emprendedor a evitar que cree productos que pasan de largo las necesidades de sus usuarios. Para empezar hay que tener el final en mente. No el final del emprendedor que es captar clientes y generar beneficios con su oferta sino el final del usuario. ¿Cuál es el resultado para el usuario? Estas tres sencillas preguntas orientan el proceso creativo:

1. ¿Cómo quiero que mi cliente se sienta al tener este producto en manos?

2. ¿Cómo el cliente quiere sentirse y qué dificultades encuentra?

3. ¿Cómo mi producto ayuda a mi cliente a lograr este estado?

Un emprendedor debe entender el impacto que una innovación tiene en la vida de sus clientes, que hacen frente a un sinfin de emociones y frustraciones en el cotidiano. Entender las necesidades de un cliente potencial y ofrecer una solución para hacer frente a esta necesidad es el mejor punto de partida para una relación exitosa entre emprendedor y cliente.

Rellenar la brecha que hay entre las ofertas en el mercado y la necesidad de los clientes de solucionar sus problemas del cotidiano es una gran oportunidad para un emprendedor. De este modo el emprendedor no vende un producto, le ofrece a su cliente la oportunidad de sentirse el héroe de su vida. Para lograrlo hay que entender cómo el cliente quiere sentirse y cómo puedo ayudarlo a alcanzar este estado. Esta comprensión empodera al emprendedor a crear productos innovadores que marcan la diferencia.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *