Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

Invierte tiempo en mejorar tu calidad de vida

14:02 12 Enero, 2016 /

Por: Andrea Sydow

Al contemplar nuestra calidad de vida normalmente lo hacemos evaluando el tiempo libre y el tiempo que compartimos con amigos y familia. Excluimos de esta evaluación las ocho a catorce horas diarias que dedicamos a nuestro trabajo. Un trabajo que ejercemos siguiendo nuestra vocación o que tan solo nos brinda el sustento sin que sea nuestra real profesión. Sea como sea, las horas que dedicamos a lo que nos genera ingresos son un factor determinante de nuestra calidad de vida.

Cada uno decide en qué invertir su tiempo, su talento y su experiencia. No estamos a la merced de un mandamás que no nos permite elegir. Hoy, en un mundo profesional globalizado e interconectado, hay infinitas opciones para ofrecer nuestro servicio al mercado laboral. Es recomendable aprovechar estas oportunidades de manera consciente ya que determinan nuestra calidad de vida. Cada uno es responsable del diseño que le está dando a su vida. También es responsable de la actitud con la cual la diseña.

Tal vez seas un creativo que financia aquello que defines como tu verdadera vocación con un trabajo de oficina más o menos satisfactorio. Aún así es tu actitud la que va a plasmar tu experiencia en tu vida laboral. Muchos creativos aplastan su creatividad exigiéndole que les genere fama y sustento. Puede que tengas la vocación de músico o de escritor o de chef y aún no puedas sustentarte con tu creación artística y tengas que financiarte con un trabajo más sobrio. Esto está bien. La actitud con la que realizas este trabajo es, sin embargo, la clave de tu bienestar.

Por mi consultorio pasan personas que se desahogan sobre la insatisfacción que sienten en su lugar de trabajo. Una insatisfacción que en el peor de los casos lleva a una enfermedad. Parecen no tener consciencia de las opciones a su disposición. Tanto cuanto al lugar de trabajo como cuanto a la actitud con la que lo ejercen.

Considerando la cantidad de horas que ponemos a disposición de la demanda de proyectos ajenos es vital tomar consciencia del poder que tenemos para decidir a qué o a quién queremos ofrecer nuestra experiencia y talento. El tiempo que tenemos es finito. Hay que invertirlo con especial cuidado ya que la calidad de nuestra vida y muy concretamente la de nuestra salud depende de ello. La actitud con la cual abordamos nuestras tareas, nuestros deberes, nuestros derechos y nuestros encuentros tiñe de rosa o de gris nuestro coditiano.

Cuenta una leyenda que al preguntarle a Galileo Galilei cuantos años tenía, él, con su larga barba ya completamente canosa contestó: – Tengo nueve o diez años. Al verlo su interlocutor, sorprendido con su respuesta, aclaró: – Nueve o quizás diez años es lo que aún tengo de vida. Es el tiempo que tengo en manos para expresarme, para dedicarme a tareas con sentido que me den satisfacción.

De la misma manera hay que abordar la vida laboral. ¿Cuántos años te quedan para expresarte y cómo quieres aprovecharlos? ¿Sientes satisfacción o no al realizar tu trabajo? Si no sientes satisfacción ¿has tomado la iniciativa de cambiar tu lugar de trabajo o tu tarea? Si tienes una vena artística, creativa y la estás financiando con un trabajo de oficina ¿con qué actitud la realizas: frustrado o consciente de que es lo que te financia tu vocación y creatividad?

Cada encuentro, cada tarea lleva en sí pequeños milagros cotidianos. De nuestra actitud depende saber reconocerlos. Eres soberano, plenamente capacitado para invertir tu tiempo conscientemente y corregir el rumbo, de ser necesario. Con esta consciencia puedes crear una vida cotidiana que se asemeja, cada vez más, a la vida que sueñas.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *