Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

El poder de la intención

21:36 31 Enero, 2017 /

Por: Andrea Sydow

Aveces nos preguntamos ¿existirá una fórmula mágica que nos permita acceder a la realización de nuestros más audaces sueños? La liamos al pensar que un poder fuera de nosotros tiene en manos la tan anhelada llave hacia la realización de nuestros deseos. Nos hubiéramos ahorrado muchas jaquecas y migrañas y otro tanto de corazones rotos de haber evitado caer en la trampa de un pensamiento erróneo; uno que en resumen argumenta: hay una instancia fuera de mí responsable de mi bienestar. Y ¡chaz! estamos atrapados por este pensamiento en un laberinto de conclusiones erróneas.

Pero, amigo mío, este laberinto tiene salida. Vamos por partes. Lo que propongo aquí despejará la pista de despegue para tus proyectos con ansias de volar.

Debes saber que tu intención es la que mantiene despejado el camino hacia tu meta. Tu intención es la semilla desde la cual brota tu plan de acción. Tu intención es el impulso que nace libremente desde tu interior. No es algo otorgado o impuesto por alguna remota instancia ajena a tus propios deseos.

Para poner en movimiento tu intención y llegar hacia donde te has propuesto, tienes que actuar consistentemente de acuerdo a esta intención. Mientras estás en movimiento observas tu rumbo. A cada tanto te preguntas este pensamiento, esta acción, ¿me acerca o me aleja de mi meta? En el mejor de los casos tus pensamientos y acciones están en congruencia con tu meta. En el peor de los casos tan solo tienes que corregir tu rumbo. En base a este raciocinio comprendes que creas resultados. Lo que ves realizado a tu alrededor son resultados que creaste. Si quieres saber cuál fue tu intención tan solo tienes que fijarte en tus resultados. Esto te da otro contexto para evaluar lo que antes describías como un error o un fracaso. A partir de hoy puedes contemplar este error como un resultado que creaste y que revela tu intención.

Tu intención te sirve de estrella guía por la cual te orientas en el recorrido. Es indiferente qué intención pusiste en marcha: perder peso, generar más ingresos, abordar un nuevo cliente, hacer un viaje, ampliar tu negocio. Con tu intención bien definida generas el plan de ruta. Es común que te asalten las dudas, el miedo, el pensamiento mezquino de antaño que te empequeñece. Cuando te enfrentes con estos simpáticos demonios que vienen a tentarte para que abandones lo que te has propuesto, puedes preguntarte al instante ¿quiero seguir mi intención o mis dudas? Las dudas y los miedos seguirán allí a la vuelta de la esquina y es su buen derecho asomarse a tu proyecto. Su tarea es poner a prueba tu fidelidad hacia tu intención. Eres tú quien decide a quién ser fiel y hacerle compañía: a tu intención que te inspira o a tu miedo que te decepciona y frustra. Está en tus manos. O mejor dicho: en tu mente.

Resumiendo sea dicho, que no hay magia que haga que las cosas ocurran por sí solas. Ni pociones, ni plegarias hacen que las cosas sucedan. Acabas de entender que el poder de decisión y enfoque es asunto de tus pensamientos y no depende de la voluntad de nadie. Tan solo de tu propia decisión de ser fiel a tu intención.

Confía en tu intención. Después de un tiempo mirarás en retrospectiva y te darás cuenta del poder que ésta tiene. Es tu estrella guía. Te alienta y ayuda a sostener el enfoque mientras pones en tu mente tan solo aquello que quieres ver realizado. Para hacer algo tienes que enfocarte más allá de lo que ves en este momento y poner la mira en lo que quieres ver realizado. La nitidez y continuidad de tu enfoque depende de la claridad de tu intención. Y repito: si quieres saber cuál fue tu intención, fíjate en tus resultados

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *