Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

¿Cuánto talento tiras por la borda?

14:04 12 Febrero, 2016 /

Por: Andrea Sydow

Nunca dejará de fascinarme un fenómeno que observo una y otra vez en empresas repletas de buenos profesionales: experiencia, talento y creatividad tirados por la borda a causa de conflictos personales no resueltos. Cuando esto ocurre me pregunto ¿hay una manera diferente de gestionarlos? En el momento en que afloran conflictos personales, en el mundo empresarial, no son ni gestionados, ni solucionados, ni mucho menos disueltos. Todo lo contrario; tienen vida propia y parecen ser incontrolables. Los vivenciamos como vivenciamos los estragos causados por un terremoto sobre el cual no tenemos el control: atónitos o resignados. Esto no tiene que ser así.

Siempre me han fascinado más los acontecimientos en los camerinos que en los escenarios, más el lenguaje de gestos y miradas que el explícitamente verbal. Ambos revelan más sobre la verdad que aquello que se expresa detrás de la máscara de la civilidad y cortesía. En las antesalas y los pasillos anticipo el primer temblor de cualquier conflicto mucho antes de que se desencadene el terremoto.

Si sigo la huella del conflicto hacia su sigiloso origen, siempre encuentro en el núcleo una variada gama de temas no resueltos, miedos y convicciones erróneas. El miedo a no ser visto y reconocido, el temor a no ser lo suficientemente bueno, la parálisis causada por el miedo a equivocarse y pagarlo caro, el temor a perder su posición de poder, el actuar con prepotencia antes de correr el riesgo de ser criticado, el miedo a la vergüenza y humillación, el miedo a la inseguridad y el miedo de tener miedo. La lista es larga. Todos estos temores son pólvora seca siempre a punto de encenderse por la más mínima chispa de una diferencia de opiniones, del tono reprochador de un colega, de la actitud insolente de un subalterno o de un altercado con un cliente.

Dejando los asuntos sin aclarar, a oscuras, en el trastero de la vida, es como permitir que de las más valiosas herramientas se apodere el polvo y la oxidación. La mejor herramienta es inservible si no es mantenida con minuciosa dedicación.

Las vías de autoconocimiento, reflexión y resolución de conflictos son tan variadas y ramificadas como hay seres humanos sobre la faz de la tierra. El autoconocimiento genera fortaleza y claridad. Esta claridad incrementa la capacidad de encontrar y generar soluciones y esto a la vez evita que la creatividad y los talentos, tan necesarios para un proyecto, sean tirados por la borda a raíz de conflictos sin resolver. Por más que tratemos de separar nuestra vida privada de la profesional, los asuntos personales que no están resueltos se infiltran en la vida profesional debilitando hasta las carreras más prometedoras.

Donde la pólvora encendida de asuntos pendientes devasta proyectos y relaciones, la claridad de la reflexión permite encontrar nuevos caminos en situaciones de desafío. El recurso del autoconocimiento existe en cada ser humano. Está escondido en la mina de oro de la vida interior. Compiten con ventaja en la vida laboral, aquellos que saben explorarla. Enriquecen sus amistades y todas sus relaciones, aquellos que se animan a reflexionar y a ordenar asuntos pendientes. Los frutos de estas reflexiones son impagables. No siempre es fácil. Con una buena guía se llega lejos. Se lidera con soberanía y con todos los recursos a bordo.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *