Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

Continuar en tiempos de crisis

20:47 6 Junio, 2016 /

Por: Andrea Sydow

El ímpetu de querer comenzar algo nuevo está codificado en nuestro ADN como un regalo por el cual no nos tenemos que esforzar. La capacidad de continuar con lo comenzado en tiempos de adversidad requiere de un par de herramientas adicionales a este regalo.

Muchos buenos proyectos se hunden por la ausencia de madurez para gestionar crisis, conflictos y adversidades. Parece ser una ley universal que cuando se reunen las energías para emprender algo nuevo los retos y desafíos también se ponen de acuerdo para acompañar al proyecto que tanta ilusión nos hace. Al principio todo parece marchar bien. El equipo se desarrolla en armonía, los primeros éxitos se divisan en el horizonte, las próximas etapas se lograrán con facilidad. Todo parece desarrollarse con viento en popa.

Hasta que el primer desafío asoma la cabeza para recordar que también se embarcó en el proyecto. Sobre la marcha cada vez más desafíos se asoman amenazando con un motín a bordo. Ahora es necesario tener a un buen capitán y a una tripulación con la disponibilidad de rendir con lo mejor de sí.

Los desafíos suelen tener su orígen en la naturaleza humana. Conflictos de intereses contrarios, la vanidad de uno, el despotismo de otro, el pesimismo de un bando, la ingenuidad del otro, el mal humor y la desconsideración, se enfrentan a la falta de responsabilidad, y así se va tiñendo el ambiente en el cual un proyecto debería prosperar pero que ahora se ahoga por roces en la comunicación.

Se suman las dificultades del mercado y los más variados obstáculos que pueden llegar a agregar las autoridades de hacienda, aduana o sanidad. La nave que tan pomposa salió del puerto ahora parece una embarcación maltrecha por tormentas y motines. Tormentas en su mayoría desencadenadas por el atroz encanto de la condición humana.

Para evitar que la nave se hunda, navegue a la deriva, o regrese a puerto con el amargo sabor del fracaso, se requiere de algo más que el entusiasmo de principiante. El proyecto ahora necesita de genuinos líderes conscientes. Claridad, sinceridad y pensamientos que estén a la altura de la situación, son las herramientas con las cuales el líder con su equipo despejarán la situación a bordo del proyecto. Son las mismas herramientas que requiere el autoconocimiento.

En situaciones de crisis se requiere de una buena dosis de comunicación sobria y sincera. Líderes conscientes deben conocer la cara oscura de cada situación. Conocer implica reconocer con toda sobriedad. Hay que saber reconocer el estilo de dificultades generadas por los puntos débiles y las dinámicas que desatan. Ya sea por la vanidad, por la soberbia, por el no saber escuchar, por el conseguirlo todo a toda costa sin considerar las consecuencias, por la mala gestión de los recursos económicos y naturales o por querer hacer demasiadas cosas a la vez.

En situaciones de crisis una buena base de comunicación y confianza vale oro. La comunicación consciente es el espacio en el cual se puede nombrar las cosas por su nombre manteniendo el enfoque en el problema y su solución y no en las vanidades personales.

Sin el debido reconocimiento en situaciones de crisis un proyecto se hunde en el lodo del conflicto. Muchos proyectos están condenados al naufragio por la mala gestión de conflictos, por echar la culpa al equipo, al mercado y a las circunstancias permaneciendo ciegos frente a los propios puntos débiles.

La comunicación consciente quiere ser cultivada. No surge de la noche a la mañana. Es una ardua tarea que requiere de paciencia, persistencia, compasión, autoconocimiento y humor.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *