Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

Cómo brindar servicios que impactan

14:32 20 Mayo, 2015 /

Por: Andrea Sydow

Haz lo que amas al servicio de personas que aman lo que haces, dice Steve Farber.

En seguida me vienen a la mente los autónomos de mi círculo social. El arquitecto con una visión sostenible del desarrolo urbano. La nutricionista con un servicio de catering vegano con platos tan exquisitos como sanos. La consteladora familiar que mueve a su audiencia con su serena experiencia. El músico que encanta con su música, que parece de otro mundo. El profesor de yoga que con compasión inspiradora invita a sus alumnos a actuar con la cabeza clara y serena y el corazón cálido. La consultora empresarial con su propio programa de televisión que invita a perseguir tus sueños porque el mundo necesita este talento especial que cada uno aporta.

Son personas que actúan consistentemente alineados a su ética más profunda. Son héroes del cotidiano que en sus estudios, en sus cocinas, en sus consultorios brindan un servicio en sintonía con lo que auténticamente quieren expresar. Sobre este sólido fundamento impactan. Cambian vidas. De manera sutil y sostenible ayudan a que personas mejoren su calidad de vida y superen crisis y enfermedades.

Me pregunto cómo lograr que este círculo de personas que aman lo que hacen se amplíe. ¿Qué es necesario para que más y más personas puedan expresar con su trabajo cotidiano genuinamente su manera única de comprender la vida? ¿Qué tiene que cambiar para que las soluciones creativas y sostenibles realmente vean la luz del día y sean implementadas?

¿Es posible crear un ambiente de trabajo tal, que el amor por el arte que cada uno ejecuta encuentre suelo fértil? ¿Bajo qué condiciones esto sería posible en una gran empresa? Una y otra vez vemos los ideales estrellarse contra la dura realidad. Un médico académico con una visión alternativa amplia y fundada que no logra implementar las mejoras que propone en una clínica. Un gerente a cargo de la planificación estratégica de una empresa cuyas ideas innovadoras colapsan frente a la desorganización empresarial. Conocemos a estas personas frustradas porque su radio de acción en el lugar de trabajo es mínimo y sus ideas chocan contra oídos sordos. No es tan solo frustrante. Es también un derroche de recursos.

Nunca ha sido cómodo cambiar el status quo. Hay que encontrar el equilibrio entre lo visionario y lo pragmático. El empresario a cargo de un presupuesto, mas conservador cuando de recursos se trata, puede aprender a abrirse frente a la innovación. El visionario, más arriesgado cuando de proyectos se trata, aprender a plasmar sus planes en papel y crear prototipos.

Sobre todo hay que aprender a dialogar con claridad y argumentos. El diálogo consiste en escuchar y tratar de entender todos los aspectos presentados – de ambos lados.

El denominador común de los autónomos mencionados arriba – todos ellos personas reales – es la claridad del mensaje y del enfoque. Actúan consistentemente de acuerdo a sus valores. Cultivan una mente realista, habituada a formular preguntas interesadas en cada situación. Preguntas destinadas a entender la complejidad y los matices de un proyecto. Sobre todo se preguntan cómo sí sería posible realizar una idea determinada. Y a partir de allí encuentran los recursos necesarios. No piden permiso a un jefe. Su afán es ver realizada su pasión y contribuir con lo que crean. Lideran en la exploración de nuevos caminos. No todos van a amar su rumbo. Sin embargo siguen alineados con su ética más profunda sabiendo que aportan algo importante a las personas que aman sus servicios.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *