Liderazgo Consciente

por Andrea Sydow

Es consultora internacional en comunicación para desarrollar el liderazgo en emprendedores. Es coach certificada y facilitadora autorizada para impartir ceremonias y talleres de Perdón Radical en alemán, español, portugués e inglés.

En su curso para Líderes Conscientes logra despertar el emprendedor en ti, mostrando la calidad y fortaleza que desde ya tienes en tus manos y que quizás hayan juntado polvo y estén un poco desordenadas. Durante el curso revelas los recursos, calidades, capacidades y talentos que ya están en tus manos y a tu disposición.

Andrea, que desde febrero de este año colabora con Gan@Más, te hace ver que tu vida y tus emprendimientos son más fáciles y ligeros de lo que crees. Tus emprendimientos no tienen que ser cuesta arriba. ¿Exigen tu concentración, tu enfoque, empeño, compromiso y dedicación al 100%?. Sin embargo, es todo más fácil y sencillo de lo que crees.

El taller para Líderes y Emprendedores Conscientes incrementa tu nivel de energía, ya que operando con una energía más elevada y sintiéndote mejor actúas de forma diferente.

Ver más articulos de esta columna

Antes de ser emprendedores somos ciudadanos

14:04 12 Febrero, 2015 /

Por: Andrea Sydow

Cuando un terrorista o un servicio secreto ejecuta a periodistas y policías en cualquier ciudad del planeta, está violando la vida. Cuando un gobierno permite a su policía apalear a ciudadanos y multa a los mismos por documentarlo, está violando la vida. Cuando una empresa no filtra sus desechos químicos y contamina los ríos, está violando la vida.

¿Qué relación tenemos con lo vital? ¿Qué tiene que ver esta pregunta con un líder y emprendedor? Una república bien edificada comienza con la buena formación y consciencia de sus ciudadanos. Antes de ser emprendedores somos ciudadanos. Tenemos el deber de preguntarnos cómo nuestras decisiones, formas de actuar y emprendimientos repercuten en la vitalidad de una sociedad.

El estilo de comunicación y liderazgo repercute en las personas que trabajan para una empresa. El origen de la materia prima que utiliza una empresa y bajo qué condiciones ecológicas y económicas ha sido producida repercute en el medio ambiente. La política de precios de una empresa repercute en la vitalidad de la economía de la cual forma parte. La lista de cómo cada decisión y estrategia de una empresa repercute en su entorno es tan variada como las ofertas que hay en un mercado. Sin embargo, la repercusión que la contaminación tiene sobre la naturaleza, salarios injustos sobre las comunidades y un mal liderazgo sobre un equipo es más puntual: debilita lo vital.

Emprendedores, como elemento vital de una sociedad, están convocados a utilizar su creatividad para encontrar nuevos ángulos para abordar la contaminación del medio ambiente y conflictos cada vez más agudos entre grupos de interés, por nombrar tan sólo los conflictos que más atención mediática reciben.

Cambiar el estatus quo nunca ha sido, y nunca será, ni cómodo ni fácil. Tampoco hay soluciones fáciles para temas que tienen raíces en malas gestiones anteriores. Estamos presenciando un capitalismo desalmado. Donde la relación entre los beneficios que una empresa ofrece tanto a sus empleados como a sus consumidores ha dejado de ser un equilibrado intercambio de valores y bienes. Florecen monopolios, guerras de precios y una explotación de recursos como si diera igual en que estado dejamos atrás la geografía y ecología del planeta.

Sin embargo, hay mucha creatividad y talento de liderazgo consciente, cada vez más conectado por la tecnología de la comunicación y por las redes sociales. Es el momento para que emprendedores tomen decisiones conscientes y pragmáticas. Cada emprendedor conoce mejor que nadie su mercado, su equipo, su capital y demás recursos. Sabrá dónde y cómo dar un paso hacia una comunicación más empoderadora, una política de precios y salarios más sostenible y una producción más ecológica.

Hay que saber llegar a acuerdos basados en argumentos lúcidos en el momento de negociar la distribución sostenible de los recursos naturales y financieros. El primer paso para lograr esta lucidez es hacer una evaluación sincera de la relación que tenemos con lo vital, con la vida. Empezando por la relación con la propia vitalidad y consciencia, pasando por la vitalidad y coherencia de sus relaciones con la sociedad, como ciudadano y emprendedor. Y por fin tomando consciencia del valor que tiene la inmensa, pero finita, vitalidad de nuestra naturaleza. La cantidad de contaminación que los ríos y el aire absorben es limitada, la cantidad de injusticia y segregación social que absorbe una sociedad y su economía también lo es. En el fondo líderes y empresarios saben lo que hay que hacer. Es hora de hacerlo.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Liderazgo Consciente

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *