Incubación UP

por Emprende UP

El Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad del Pacífico – Emprende UP, promueve, articula y difunde todas las actividades vinculadas con el desarrollo de una cultura empresarial, el nacimiento de nuevas iniciativas empresariales y el fortalecimiento de un ecosistema emprendedor que contribuya con el crecimiento del país y el bienestar de la sociedad. Con ese objetivo desarrolla diversos programas y nuevos proyectos que buscan capacitar a los emprendedores, impulsar la generación de empleo, la innovación, la productividad y la competitividad del país. En esta columna encontrará historias de sus incubados, informes y artículos de interés.

Ver más articulos de esta columna

Salsas La Doña mantienen el sabor de la comida peruana

01:33 16 Agosto, 2016 /

Ideó un ingrediente y lo creó. Marco Antonio Oleart es ingeniero de sistemas de profesión, chef apasionado y empresario por convicción. Hace seis años fundó el primer local de su restaurant “Kriolla” y en la actualidad ya administra tres. En enero del 2015 creó la salsa que reúne la sazón y los ingredientes de un plato peruano. Hoy ya tiene algunos grandes clientes locales y uno colombiano. Salsas “La Doña” es, en palabras de Marco, el producto que nació cuando él aterrizó sus sueños.

Su motivación para experimentar con sustancias peruanas fue un diplomado sobre exportación que dos amigos de Marco Antonio cursaban en la Universidad del Pacífico. Le pidieron un producto exportable y Marco recordó sus visitas a restaurantes extranjeros y la ausencia de la sazón peruana en sus alimentos. Fue entonces que cocinó una salsa ideal para personas que desconocen sobre comida peruana, lista para echar, mezclar y servir.

Pero ese no fue su único motor. Marco pensó en los empresarios que no son cocineros y que optaron por invertir en el rubro gastronómico. Por esa razón decidió que la salsa debía permitir que el plato de comida esté listo en seis minutos y así influir en un camino exitoso de restaurantes con llegada masiva.

“El público nos fue brindando información sobre lo que más le gustaba de la comida y concluimos que demandaban comida sana, no condimentada y rica a la vez. Eso me permitió experimentar con bases de comida que posibilitarán ensamblar, en los restaurantes, platos de comida en un tiempo no mayor a seis minutos”, señala Oleart y confiesa que él es el principal cliente de sus salsas porque le facilita el trabajo en su restaurant “Kriolla”.

La expansión de un sabor

El primer sazonador que Marco Antonio Oleart cocinó fue el que reunió el sabor del plato bandera del Perú: el ceviche. Le fue mejor de lo que esperó y preparó tres salsas que ayudarían a cocinar en corto tiempo: ají de gallina, seco a la norteña y estofado.

“Desarrollamos el proyecto para el ceviche y fue tan aceptado que desarrollamos tres más que son: seco a la norteña, el asado del estofado y el ají de gallina. En el caso del ceviche se trata de una leche de tigre pasteurizada, la ventaja del producto es que se comporta perfectamente con el limón peruano, el limón sutil que se encuentra en casi toda Latinoamérica y la naranja”.

Original Flavors, la empresa que Marco Antonio Oleart y sus dos amigos formaron para producir salsas “La doña”, escaló su primer peldaño el día en que tuvieron una buena acogida en un taller de la Universidad del Pacífico. Después participaron en la Macrorueda de la Alianza del Pacífico, evento que reúne a empresarios de América del Sur, y descubrieron que salsas “La Doña” endulzó los paladares de empresarios chilenos, colombianos y mexicanos. Hoy por hoy acaban de cerrar un contrato con una empresa colombiana y esperan con muchas ansias que su producto crezca en el mercado de un país vecino.

Beneficios

El cocinero y chef revela con entusiasmo las maravillas que salsas “La doña” brinda a sus clientes. Para él, su producto es más que una salsa madre que permite cocinar hasta dieciocho platos distintos. Salsas “La doña” también privilegia a dueños de restaurantes porque mantiene el sabor, permite el control del personal en la cocina y sostiene costos reales a cambio de calidad.

“La finalidad no es solo alcanzarle el producto, sino también brindar al empresario no gastronómico que invirtió en gastronomía una herramienta que permitirá controlar de mejor manera la alta rotación de personal, la reducción del costo del gas y los insumos, la disminución del tiempo de espera del cliente, la estandarización del sabor, llevar los costos más reales manteniendo la calidad”.

Pruebas de campo, encuestas y análisis fueron los pasos con los que consiguió los clientes que ahora tiene. Marco garantiza que su producto genera un ahorro de ingredientes, tiempo y combustible. Afirma que el aderezo por plato que antes costaba noventa céntimos, la salsa lo reduce a veinte.

Futuro

Oleart sueña con extender su visión más allá de los empresarios del rubro gastronómico y, junto a sus socios, planea la venta del sabor de sus salsas a amas de casa. Por ahora, quiere ocuparse en enriquecer su producto y visualiza que sus planes se tornarán realidad en cuatro meses. Quiere que sea nutritivo, que sus clientes no detecten el sabor de los ingredientes saludables y trabaja para que así sea.

“Ya hemos empezado a desarrollar el producto para el cliente final que es una presentación más pequeña en un pack de semana para que los clientes puedan organizar el almuerzo de toda la semana y, además, planeamos obsequiarles dos sobres más para los fines de semana. Esto va a venir en una presentación de cajas fáciles de apilar con un recetario al reverso. Estamos enriqueciendo el producto para amas de casa, queremos que sea nutritivo, por ello estamos experimentando con cereales andinos”.

Incubación

Marco reconoce que su sueño empresarial no hubiese aterrizado sin la ayuda de Emprende UP. Allí descubrió las mejoras que debía hacer a su producto para que este crezca. Conocieron las bondades que el marketing digital podía ejercer sobre salsas “La doña” y por eso cambiaron su página web y realizan constantemente videos de entrenamiento para equipos de cocina.

“Yo tengo mucho que agradecerle a Emprende UP en vista de que nuestro crecimiento empezó a despegar desde que empezamos a ser asesorados por Edilberto y su equipo. Nos enseñaron que teníamos que reconcebir muchos conceptos y ello resultó en los cambios que hemos ido dándole a la página web de nuestro producto”.

Finalmente, el jefe de Incubación de la Universidad del Pacífico, Edilberto Salazar, confesó estar muy contento por los resultados que hasta la fecha Marco y su equipo han logrado. Resaltó los valores que evidenció en Oleart y afirmó que fue su personalidad la que lo movió a buscar oportunidades constantemente.

“Marco es una persona a la que le gusta soñar, pero lo que tiene de bueno es que él aterriza sus sueños, nunca se cansa. Entonces esto es algo que no todos los emprendedores tienen. Él sabe convertir sus dificultades en peldaños. Realmente yo pienso que Marco tiene mucho potencial y nos sentimos alegres de continuar apoyándolo”, subrayó Edilberto.

(ARTÍCULO ELABORADO POR GAN@MÁS Y PUBLICADO EN LA EDICIÓN # 41 DE SU REVISTA — JULIO 2016) 

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Incubación UP

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *