Finanzas Saludables

por Elaine King Fuentes

Experta internacional en planificación patrimonial, autora del mejor libro para padres en finanzas del 2013 “La Familia y El Dinero” y fundadora de Family and Money Matters Inc. (en Perú: Instituto Familia y Dinero (www.ifaydi.com).

Tiene un título internacional en Negocios de la Universidad St. Mary y un MBA internacional de Thunderbird, la escuela # 1 en el mundo según The Financial Times, y estudios universitarios en terapia familiar en Georgetown.

Su carrera la ha llevado a Austria, Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, Japón, México, Perú (su país natal) y alrededor de los Estados Unidos. Ha trabajado como Vice Presidente del grupo de US$ 75 mil millones de Bessemer Trust, Directora Ejecutiva de LFG, Directora del Gibraltar Private Bank & Trust Instituto de Wealth & Well-being, Gerente del Royal Bank of Scotland’s CouttsLATAM y Gerente del grupo de servicio de consultores de US$ 13 mil millones del Citigroup.

Para más información: admin@ifaydi.com

Ver más articulos de esta columna

Siete mitos y realidades del dinero (I parte)

13:33 20 Marzo, 2016 /

Por: Elaine King Fuentes

¿Qué tienen en común el Monstruo del Lago Ness, La Llorona, la Caja de Pandora y Medusa? Todos son mitos que fueron creados hace cientos de años y que fueron transmitidos de una generación a otra sobre una historia. Los mitos forman parte de nuestro sistema de creencias, el cual consideramos como historias verdaderas. Sin embargo, en el pasado, la verdad no se podía confirmar y la gente cuando no entendía un evento se inventaba una historia para explicarlo. Es por eso que muchos mitos son historias creadas de la imaginación del autor que otros lo tomaban como verdad.

Al igual que en la historia, también existen mitos sobre las finanzas, estos son dichos o refranes que escuchamos en la calle o vienen de las historias de los abuelos contadas por sus abuelos. Es decir, fueron creadas hace cientos de años. Debido a que el mundo ha cambiado tanto, estas historias pueden convertirse en creencias limitantes para el crecimiento de tu bienestar económico, por ello considero necesario compartir mis experiencias de algunos mitos y realidades que he escuchado a lo largo de mis años.

Mito #1: Es mejor ser pobre pero honrado que rico y perverso
He escuchado de muchas personas que el dinero trae problemas, que ser ambicioso podría ser visto como un pecado y que acumular riquezas es un acto de egoísmo. Yo crecí escuchando estas creencias en la escuela, las cuales interpretadas junto a las historias contadas hace cientos de años, hacían mucho sentido común para los maestros.

Realidad
Tener dinero con propósito es la mejor estrategia para hacerlo positivo y ayudar al mundo. Seguir tu pasión ambiciosamente, tener una meta clara de querer crecer tu patrimonio y darle un valor positivo al dinero es honrado y respetado. Existen muchos personajes en la historia que nos demuestran esta realidad como Bill Gates, Warren Buffett y Angelina Jolie quienes han acumulado muchas riquezas y han escogido hacer del dinero algo positivo y compartirlo para el beneficio de mejorar el mundo.

Mito #2: El presupuesto sirve para controlar el dinero y limita mi libertad
Desde niña escuchaba en la calle que tener un presupuesto era algo limitante, algo para la gente que se quería limitar. Era muy común escuchar dichos como “uy, tienes presupuesto? entonces no se puede hacer todo lo que quieres” o “con ese presupuesto!, no llegamos”. Según el diccionario de webster el sinónimo de la palabra presupuesto es “barato”.

Realidad
El presupuesto es necesario para tener libertad financiera. El primer paso es tener un presupuesto y actualizarlo mensualmente – el segundo es crear un flujo de ingresos pasivos. El presupuesto ya no es limitante porque ha evolucionado en propósito, es una herramienta que te ayuda a destinar tus ingresos, priorizar tus obligaciones y también a crear diferentes fondos de acuerdo a tus metas (vacaciones, empresa, educación, etc.).

Mito #3: Comprar todo en descuento es una forma de ahorrar
Es una competencia, y culturalmente aceptable, aplaudir a la persona que consiguió el mayor descuento. Uno termina con 2 paquetes en lugar de 1 paquete, con los pantalones y la blusa cuando solo quería comprar la blusa, o con más toallas de lo necesario. No importa porque el amigo secreto, al final del año, se llevará alguno de estos extras, verdadero o falso?

Realidad
Es un ahorro solo si está realizado y re-destinado. Si compraste un televisor de 1,000 que tenía un 20% de descuento, no ahorraste 200 a menos que hayas depositado esos 200 y los hayas destinado a tus fondos en tu presupuesto. Si usaste esos 200 y compraste la mesa del televisor, está muy bien, sin embargo no es un ahorro. El descuento y el ahorro son fácilmente confundibles. Para que haga significado en tu bienestar debes de depositar tus “ahorros”.

Recuerda que “Es necesario generar el mecanismo de la creación económica para poder hacer un impacto significativo en el mundo” tus creencias limitantes las puedes transformar en creencias abundantes.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Finanzas Saludables

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *