Finanzas Saludables

por Elaine King Fuentes

Experta internacional en planificación patrimonial, autora del mejor libro para padres en finanzas del 2013 “La Familia y El Dinero” y fundadora de Family and Money Matters Inc. (en Perú: Instituto Familia y Dinero (www.ifaydi.com).

Tiene un título internacional en Negocios de la Universidad St. Mary y un MBA internacional de Thunderbird, la escuela # 1 en el mundo según The Financial Times, y estudios universitarios en terapia familiar en Georgetown.

Su carrera la ha llevado a Austria, Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, Japón, México, Perú (su país natal) y alrededor de los Estados Unidos. Ha trabajado como Vice Presidente del grupo de US$ 75 mil millones de Bessemer Trust, Directora Ejecutiva de LFG, Directora del Gibraltar Private Bank & Trust Instituto de Wealth & Well-being, Gerente del Royal Bank of Scotland’s CouttsLATAM y Gerente del grupo de servicio de consultores de US$ 13 mil millones del Citigroup.

Para más información: admin@ifaydi.com

Ver más articulos de esta columna

Elementos claves para las finanzas familiares

17:52 12 Noviembre, 2016 /

Por: Elaine King Fuentes

La semana pasada tuve la suerte de hacer un entrenamiento en finanzas familiares con asesores y sus cónyugues. Hablamos de temas desde la conexión entre la familia y el dinero, presupuestos, inversiones, ahorros, deudas, conflictos, hasta gobierno familiar. El objetivo era empezar lo antes posible. Y en mi experiencia, de este potpurrí de temas que aplican a las grandes empresas familiares con las que yo he trabajado, hasta los colaboradores de una empresa pequeña, he llegado a la conclusión de que para empezar a hacer finanzas en familia deben de existir tres elementos clave.

El primero es que debe haber un objetivo en común, y que este debe involucrar a todos los miembros de la familia. El segundo es que debe haber un presupuesto familiar, donde todos participen, separado del presupuesto personal; y, el tercero es que debe haber un propósito que vaya más allá del beneficio inmediato a la familia.

El primer elemento lo describo en el caso de Benjamín quien luego de muchos años de ser empresario no conseguía que los demás miembros de la familia entendieran por qué ese año no podrían tomar vacaciones. Por qué ese año no habría actividades extracurriculares y por qué estaba contando los soles que se gastaban fuera de los gastos necesarios. Ese año Benjamín se dio cuenta que al ritmo que estaba gastando no le alcanzaría juntar lo necesario para la educación de los hijos y se tomó todo el peso encima sin poder comunicarlo. Sin embargo, luego de reunirnos en varias ocasiones, logramos que la familia se pudiera sentar en la mesa y revisar las metas en común. Y claramente la prioridad, por encima de las vacaciones y gastos extraordinarios, era que sus hijos puedan asistir a la universidad. Concluyeron que los ajustes deberían hacerse por los siguientes 3 años pero que luego estarían en línea para regresar a las vacaciones que tanto querían.

El segundo elemento lo describo con Lorena que al conocerla estaba con un alto estrés financiero, al llevar los gastos de la casa, ayudar a sus padres, y pagar por los gastos en pareja; todo junto estaba fuera de control. Ganaba mucho dinero como empresaria, pero sentía que con el esfuerzo que ella invertía en su negocio y la cantidad de dinero que generaba, al final del día no veía los frutos de su trabajo. Luego de sentarnos con la familia descubrimos que sus deudas incluían más de 6 tarjetas de crédito y muchos de los gastos en pareja no estaban siendo hechos en proporción. Partimos el presupuesto en tres, el de ella, de su pareja y de la familia. En el último incluimos todo lo que representan los gastos solo de la familia; luz, hipoteca, comida, etc. Esto le dio más claridad y control de los gastos en base a necesidades.

El tercer elemento lo describo en el caso de los primos Martinez. Sus padres eran hermanos y querían que los jóvenes adultos pudieran aprender a manejar sus finanzas de una forma significativa. Sentían que ellos no tenían la base fundamental en finanzas ni la conexión familiar para trabajar en equipo. Luego de tres meses trabajando juntos, los primos lograron hacer cada uno su planeación financiera, comunicarla entre ellos y además lograron juntar, con los regalos de sus padres, un fondo de impacto para ayudar a la comunidad basado en la visión de los abuelos. Para poder decidir a dónde irían los fondos de impacto se dividieron los roles, responsabilidades y se hizo un esquema de toma de decisiones. Todos estos ejercicios ayudaron tremendamente a los primos a poder entender el valor del dinero, cómo manejarlo y darle propósito.

Los 3 elementos que siempre deben estar presentes para hacer finanzas en familia son: tener una meta en común, tener un presupuesto familiar y asegurarse de tener una estrategia de impacto en su comunidad. El poder de la familia puede mover montañas.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Finanzas Saludables

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *