El Director Opina

por Oscar González Estrada

Director del Portal de Noticias y la Revista para Emprendedores Gan@Más desde febrero del 2014. Fue Editor General del Diario de Economía y Negocios Gestión hasta el 23 de enero del 2014, en el que laboró por casi 22 años.

Es periodista por decisión y economista por formación. Estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos la carrera de Ingeniería Industrial durante un año, pero luego postuló a la Universidad Nacional de Ingeniería, en donde se graduó como bachiller en Ingeniería Económica.

Su anterior etapa profesional la desarrolló en el Instituto Nacional de Planificación del Perú, fue asesor del Viceministerio de Economía, del Ministerio de Economía y Finanzas y consultor en varios proyectos del PNUD.

Realiza talleres de periodismo económico y dicta conferencias a nivel nacional e internacional sobre diversos temas de la actualidad  económica. También ha sido moderador de eventos empresariales.

Es miembro del Consejo Consultivo del Instituto Familia & Dinero, junto a destacados profesionales dedicados a la promoción de las finanzas personales.

En abril del 2013 recibió el premio “Presidente de la Cámara de Comercio de Lima a la Actividad Periodística”, por contribuir a la difusión de los principios económicos que ayudan al crecimiento del Perú.

Correo: ogonzalez@revistaganamas.com.pe

Twitter: @OscarGonza23

Ver más articulos de esta columna

No solo a reducir la pobreza, sino a crear oportunidades de desarrollo

11:24 4 Mayo, 2014 /

Por: Oscar González Estrada

La pobreza disminuyó del 25.8% en el 2012 al 23.9% en el 2013, con lo cual, 491 mil personas dejaron de ser pobres en el último año, según la información presentada por el INEI el viernes último.
A pesar de esta mejora, más de 7.2 millones de peruanos todavía están en la condición de pobreza porque sus  ingresos no logran cubrir el costo de una canasta básica de consumo, la misma que está compuesta por alimentos, vestido, transporte, educación, salud, entre otros. El INEI ha estimado el costo promedio mensual de la canasta familiar en S/. 292.

Es decir, son considerados pobres aquellos individuos que residen en hogares cuyos gastos per cápita están por debajo del valor de una canasta de productos (líneas de pobreza) que permite satisfacer las necesidades mínimas.

Sin embargo, se tiene que tener presente que los indicadores de pobreza presentados se refieren únicamente a la pobreza monetaria, que mide la posibilidad de adquirir la canasta mínima, pero no necesariamente refleja la adquisición efectiva de esta canasta.

Entonces, el hecho de que 491 mil personas dejaron de ser pobres no quiere decir que hayan mejorado su calidad de vida. Solo nos indica que estas personas disponen de ingresos para poder comprar una canasta básica, pero seguro que siguen viviendo en malas condiciones, con empleos precarios y con escasas posibilidades de desarrollar sus capacidades.

El informe del INEI también señala que la pobreza incide más en los niños, adolescentes y jóvenes del área rural del país, donde más del 50% de niños (as) menores de 15 años son pobres.  Además, un pobre en el Perú solo logra estudiar en promedio hasta el primer año de educación secundaria, mientras una persona no pobre llega a estudiar en promedio hasta el quinto año de secundaria.

La falta de recursos en los hogares pobres está asociada a distintas situaciones de riesgo, sobre todo en los niños y adolescentes, tales como la desnutrición, el abandono escolar o la falta de acceso a servicios médicos. Estas circunstancias afectan las oportunidades para desarrollarse en el futuro pues, generalmente, los efectos de la pobreza son difíciles de remontar, llegando incluso, a ser irreversibles. Y es altamente probable que la situación de pobreza les acompañe a lo largo de sus vidas, y se siga transmitiendo de generación en generación en estas poblaciones.

Si bien el crecimiento económico es fundamental para reducir la pobreza, los beneficios de esta expansión no están llegando a muchos sectores de la población. La reducción de la pobreza no solo se debe lograr con programas sociales de apoyo asistencial y temporal, sino de crear reales oportunidades de desarrollo para esta población, con mejores condiciones básicas de salud, educación y empleo. Avanzar hacia un país desarrollado no solo es tarea del Gobierno, sino también del sector privado.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: El Director Opina

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *