Asesorando al Emprendedor

por Capuñay & Cieza

CAPUÑAY & CIEZA (C & C) es una firma que ofrece servicios legales multidisciplinarios, con especial énfasis en temas referidos a solución de controversias: arbitrajes, procesos judiciales, dispute board resolution y otros medios alternativos de solución de controversias, asesoría corporativa, asuntos societarios, comerciales, civiles y contractuales.

Ante el crecimiento del ecosistema de emprendimiento e innovación de nuestro país, hemos implementado un área dedicada a los emprendedores, liderada por profesionales con amplia experiencia en el manejo de técnicas como Design Thinking, Canvas, Lean Star Up, en regulación de plataformas digitales, apps, economía compartida, entre otras herramientas. Nuestra experiencia se fortalece con la práctica de nuestro equipo, quienes han participado como jurado en StartUp Perú, COFIDE, CENTRUM CATÓLICA, así como nuestra alianza con CIDE-PUCP y sus incubados.

En esta nuestra columna “Asesorando al Emprendedor” encontrarán la información necesaria para complementar los conocimientos de aquellos que se inicien o ya se encuentren en plena ejecución de sus proyectos de emprendimiento.

Ver más articulos de esta columna

Importancia del arbitraje para los emprendimientos

12:56 28 Junio, 2017 /

Por: Gianfranco Ferruzo (*)

Por: Bryan Cillóniz (*)

Antonio fundó TechWorldApp, una startup especializada en el desarrollo de aplicativos móviles para empresas. Actualmente el negocio está viento en popa, han logrado suscribir varios contratos con diversas empresas del medio, sin embargo, hace poco más de seis meses, están buscando que una firma de contabilidad les pague por el aplicativo que le desarrollaron, el cual está valorizado en medio millón de dólares, dinero que necesitan para cubrir su capital de trabajo.

En busca del cumplimiento del contrato, Antonio ha hecho hasta lo imposible por llegar a un acuerdo con la firma de contabilidad, pero nada, no le pagan. Hace poco recibió la llamada del departamento legal de la empresa deudora y le dejaron el siguiente mensaje: “Si quieres tu pago, demándanos. Nos vemos en la Corte”.

La situación es complicada para TechWorldApp pues todos saben que acorde al contrato suscrito, deberán demandar a la deudora en el Poder Judicial, en donde por lo menos aguardarán 2 largos años de un engorroso proceso. Esto desincentiva a Antonio, quien ha decidido no demandar a la empresa deudora, resignándose a perder ese medio millón de dólares, pues prefiere recuperar el dinero con otro contrato, antes de pasar los próximos 15 años de su vida en el Poder Judicial.

La historia de Antonio sería distinta si hubiese incorporado en su contrato un convenio arbitral, con el cual habría podido evitar recurrir al Poder Judicial para reclamar la deuda que la firma de contabilidad le tiene.

A continuación, explicaremos cual es la solución al problema de Antonio y detallaremos por qué el arbitraje sería un excelente aliado para un emprendedor.

1. ¿QUÉ ES EL ARBITRAJE?

El arbitraje es un mecanismo alternativo para resolver controversias que resulten de la ejecución de un contrato determinado, con la ventaja de ser mucho más eficiente que el Poder Judicial. Encontramos su regulación en el Decreto Legislativo N° 1071 denominado Ley Peruana de Arbitraje.

Para recurrir a un arbitraje, es necesario incorporar una claúsula denominada “convenio arbitral” dentro del contrato, con lo que, de surgir algún problema entre las partes, se evitarían el proceso frente al Poder Judicial, dejando la resolución de su controversia en manos de árbitros (que pueden ser abogados o no, dependiendo de la preferencia de las partes) y evitar así caer en el caso de Antonio.

Los principales componentes de un arbitraje son:

Los árbitros (el árbitro), quienes serán los encargados de solucionar la controversia que se les presente, pudiendo ser conformados por abogados o por especialistas con experiencia en el rubro de la controversia que se dispute.

Secretaría Arbitral, será el encargado de las labores administrativas durante el proceso arbitral.

Convenio Arbitral, es un acuerdo incorporado al contrato principal mediante el cual las partes manifiestan su voluntad de someterse al arbitraje y renunciar a recurrir al Poder Judicial para la solución de conflictos.

Arbitraje Ad Hoc o Institucional, el arbitraje puede ser llevado con reglas pactadas por las propias partes o puede ser derivado a un Centro de Arbitraje que se encargará de administrar el mismo, sujetándose a sus reglas de procedimiento.

Solicitud o Petición Arbitral, es el primer paso para que el interesado (demandante) inicie el arbitraje, este deberá ser enviado al demandado.

Laudo Arbitral, no es otra cosa que la sentencia que expiden los árbitros al finalizar el arbitraje, contiene lo decidido por el o los árbitros que atendieron el caso.

Como puede verse, el arbitraje es un mecanismo amigable, de sencilla aplicación y comprensión para los que decidan emplearlo, evita por todos los medios las complicaciones judiciales a las que nos ha acostumbrado el sistema judicial de nuestro país.

2. ¿CÓMO BENEFICIA AL EMPRENDEDOR?

El emprendedor no quiere problemas, ni tampoco litigios, ya que desde un punto de vista económico todo conflicto tiende a ser un “mal negocio”, implica invertir recursos que son a veces escasos o destinados a otras prioridades, sin embargo, cuando un conflicto ya se ha generado y no se ha podido solucionar de mutuo acuerdo, necesariamente debemos recurrir a un tercero para que resuelva el problema, es decir a un árbitro.

El arbitraje es beneficioso en gran medida, para hacerlo breve podemos resumir sus cualidades como un mecanismo de solución mucho más sencillo, rápido, especializadoy confidencial, de resolver las disputas tanto entre emprendedores como con otras empresas contratantes; por tanto si vamos al detalle tendríamos lo siguiente:

A) SENCILLO: El arbitraje no implica complicaciones inesperadas, ya que todo está predeterminado desde el inicio, ubicando los principales hitos en el convenio arbitral (en el que se puede incluir el procedimiento en específico que seguirán las partes) o en el reglamento de arbitraje del Centro Arbitral que hayan escogido las partes.

B) RÁPIDO: Si nos referimos a los tiempos, estos resultan otra ventaja para el emprendedor ya que el plazo máximo de un arbitraje oscila entre 8 y 12 meses versus los 8 o 10 años que nos tardaría un proceso en el Poder Judicial debido a la carga procesal de los Juzgados; así mismo el arbitraje es un mecanismo de única instancia, es decir que basta que el árbitro emita un laudo arbitral para que la parte perdedora esté obligada a cumplir, evitando con esto recursos de apelación en instancias superiores.

C) ESPECIALIZADO: Esta es quizás una de las ventajas más importantes del arbitraje ya que serán las propias partes las que escojan al árbitro de su preferencia, por lo que podrán designarse a especialistas en la materia, salteándose la impredecible selección que el Poder Judicial efectuaría para designar, por el demandante, al Juez que resolverá la controversia, arriesgando todo el juicio a un juzgador que pueda no saber lo suficiente sobre el caso que decidirá.

D) CONFIDENCIAL: A diferencia del Poder Judicial, que por su propia naturaleza es un proceso público, un arbitraje es estrictamente confidencial, es decir serán solo las partes, sus abogados y los árbitros quienes estarán enterados del asunto, además estos últimos estarán obligados a no divulgar nada relacionado al arbitraje, protegiéndose así secretos empresariales, fórmulas especiales, o procesos tecnológicos que los emprendedores quieran mantener en reserva.

Con todas estas cualidades detalladas, no hay duda que el arbitraje ha sido creado para una versión más empresarial de los conflictos, los únicos beneficiados son las propias partes, quienes obtendrán justicia sin trabas y con la seguridad de que no les tardó mucho solucionar su controversia.

Por ello, recomendamos incorporar un convenio arbitral, en los contratos que suscriban los emprendedores, el mismo que deberá ser elaborado de manera minuciosa para cada caso en concreto.

(*) Asociados del Estudio Capuñay & Cieza Abogados, especialistas adscritos al Área de Arbitraje y Solución de Controversias

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Asesorando al Emprendedor

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *