Asesorando al Emprendedor

por Capuñay & Cieza

CAPUÑAY & CIEZA (C & C) es una firma que ofrece servicios legales multidisciplinarios, con especial énfasis en temas referidos a solución de controversias: arbitrajes, procesos judiciales, dispute board resolution y otros medios alternativos de solución de controversias, asesoría corporativa, asuntos societarios, comerciales, civiles y contractuales.

Ante el crecimiento del ecosistema de emprendimiento e innovación de nuestro país, hemos implementado un área dedicada a los emprendedores, liderada por profesionales con amplia experiencia en el manejo de técnicas como Design Thinking, Canvas, Lean Star Up, en regulación de plataformas digitales, apps, economía compartida, entre otras herramientas. Nuestra experiencia se fortalece con la práctica de nuestro equipo, quienes han participado como jurado en StartUp Perú, COFIDE, CENTRUM CATÓLICA, así como nuestra alianza con CIDE-PUCP y sus incubados.

En esta nuestra columna “Asesorando al Emprendedor” encontrarán la información necesaria para complementar los conocimientos de aquellos que se inicien o ya se encuentren en plena ejecución de sus proyectos de emprendimiento.

Ver más articulos de esta columna

¿Acuerdo de amigos o pacto entre socios?

10:42 18 Septiembre, 2017 /

Por: Henry Zaravia García (*)

La naturaleza del ser humano es impresionante en cuanto a la facilidad que tiene éste de sobreponerse a las adversidades, generar nuevas oportunidades, crear soluciones innovadoras y sobre todo la capacidad para generar oportunidades a partir de las adversidades, este fenómeno lleva por nombre innovación.

Si bien es cierto, dicha circunstancia ha sido constante a través del tiempo, en la actualidad el emprendimiento ha tomado una gran atención por la potencialidad de los negocios (escalabilidad), la rentabilidad que pueden llegar a tener, el éxito de algunos ya reconocidos, la generación de valor y la gran capacidad de crear puestos de trabajo. Si bien la estructura inicial de las startups suele iniciarse con la reunión de un grupo de amigos, que tienen una idea de negocio en común, y donde la relación entre ellos es sobre todo amical, esta puede verse afectada en el devenir de la gestión empresarial.

En efecto, cuando la relación de los socios se basa en aspectos comerciales, económicos, de estrategia corporativa, de roles y factores que estresen a cada uno de los miembros de la sociedad podría verse afectada no solo la relación entre ellos, sino hasta la misma relación que los unió en un primer momento.

Es por ello que se requiere de una relación no solo basada en la confianza y amistad de los socios, sino en la determinación de funciones, roles, pactos, acuerdos específicos y generales que adecúen programáticamente la relación entre ellos y todos los stakeholders que los rodean.

Uno de los principales problemas de las startups es que sus integrantes no fijan o celebran un adecuado convenio y/o pacto que regule su comportamiento y/o forma de participación, dentro de la sociedad , lo que podría conllevar a su fin prematuro.

Nuestro ordenamiento jurídico cuenta con las figuras legales, tal vez desconocidas por muchos emprendedores e inversionistas, denominadas “Pactos entre Socios” o también “Pactos para Sociales”.

Los “Pactos entre Socios” son aquellos acuerdos, por escrito, que son celebrados entre socios, o entre socios y terceros, y cuyo objeto fundamental es el regular sus relaciones dentro del régimen y estructura interna de las sociedades. Dichos acuerdos usualmente son llevados a cabo al margen de los estatutos de la sociedad, por lo que se encuentran sometidos al derecho de obligaciones, el cual está normado por nuestro Código Civil.

Los principales acuerdos que deben constar en dicho “Pacto entre Socios” en una startup, son los siguientes:

Compromiso de Permanencia: Si bien resulta predominante que al iniciar una startup todo deviene en un óptimo animus colectivo, con una sobresaliente disposición para el trabajo y desarrollo del emprendimiento, cabe señalar que este escenario podría alterarse ante una posible demora en los resultados esperados por algunos socios, que vean que el tiempo transcurre y no se dan los frutos
del negocio en la dimensión que a ellos les gustaría.

Compromiso de Exclusividad: La exclusividad como un pacto entre socios podría darse de dos formas,
por un lado una exclusividad absoluta en la que el socio se compromete a no trabajar en otra actividad distinta a la de su startup; o la más común, la exclusividad específica, por la que el socio se puede comprometer a no trabajar en otra startup o en otra empresa que lleve a cabo una actividad similar.

Compromiso de No competencia: El compromiso de no competencia regula la imposibilidad de un socio de llevar a cabo actividad económica de carácter similar a la llevada a cabo por la startup de la que forma parte, ya sea a lo largo de la relación societaria, o incluso una vez fuera de la propia startup.

Compromiso de Sueldos y Salarios: Si bien los socios en una startup suelen centrarse en los rendimientos netos del negocio y su proyección futura, cabe señalar que algunos de sus integrantes, en algún momento, van a solicitar el pago de una retribución. En ese sentido este tipo de regulación viene a fijar la dotación económica que percibirá mensualmente cada socio, en función de su aportación a la sociedad, ya sea por el capital invertido, por los bienes, o por el trabajo que aporte a la sociedad y su porcentaje sobre el total.

Compromiso de Dedicación: El compromiso de dedicación se encuentra estrechamente vinculado al compromiso de exclusividad, competencia y salario, viene a regular y fijar las horas efectivas de trabajo que se van a dedicar a la startup, ya sea en cómputo anual, mensual o diario.

Compromiso de Aportes por los emprendedores a la startup: Finalmente, dentro de lo que sería la parte orgánica del pacto entre socios, nos encontramos con los referidos a los aportes que tendrán que ser realizados por los socios.

Obligación de realizar aportes a la Sociedad. Como es normalmente conocido por todos los emprendedores, las startups siempre requieren de capital, para ello los que son más recurrentes en otorgarlo son los amigos, familiares, pero nunca se tiene claro el monto total de los aportes que realizarán los socios fundadores, cómo se realizarán y en qué forma.

El objeto y transcendencia de este tipo de compromisos, tomando en consideración la fase en que se encuentra el emprendimiento, podrían concretizarse en los siguientes pactos:

1. Pacto entre Socios – Fase Inicial Hay que dejar sentadas las reglas de juego desde el primer momento. En un proyecto en fase semilla pero con un equipo emprendedor (dos o más personas), es muy importante firmar un pacto de Socios desde el principio. El objetivo de este documento será regular cómo se trabaja conjuntamente, identificar a los fundadores, describir roles o funciones, valorar cómo harán o planean realizar la repartición de equity e incluir una serie de cláusulas que protejan la continuidad del proyecto. En esta fase, es normal que se firme un Pacto de Socios
previo a constituir una sociedad.

2. Pacto entre socios – fase temprana Luego de transcurridos algunos meses trabajando en el análisis del producto mínimo viable, y estar realizando estudios de mercado, eventualmente se plantea la necesidad de firmar un Pacto entre Socios. En este momento, el objetivo será regular las relaciones de los socios y el funcionamiento de la sociedad, por lo que habrá que incluir cláusulas de protección, regulación de permanencia y compromisos de dedicación. Todo esto previendo situaciones de bloqueo
o ingobernabilidad de la sociedad.

3. Pacto entre Socios – Fase de Crecimiento Una vez superadas las fases anteriores, puede llegar el momento en el que la startup pueda participar en una ronda de financiamiento, en la que muy probablemente se enfrentará a la negociación de los Pactos de Socios que hayan celebrado en sus primeras fases. Este proceso de negociación empezará con una Carta de Intención que dejará sentadas las bases de los términos y condiciones de la inversión.

Finalmente, resulta necesario señalar que el contenido de los términos y condiciones de los Pactos entre Socios, en la práctica, resulta siendo un asunto mucho más complejo, y muchas veces resulta difícil poder identificar la fase en que se encuentra la startup.

La recomendación a los emprendedores es que puedan informarse al detalle sobre la importancia de la celebración de este tipo de actos, y como bien se señaló líneas arriba, tomando en consideración que el Pacto entre Socios podría resultar un factor determinante para el éxito o fracaso del emprendimiento, es queresulta de vital importancia contar con el asesoramiento legal adecuado para identificar qué tipo de cláusulas y/o regulaciones tendrían sentido, o serían las más idóneas, en cada fase del proyecto.

(*) Socio de Capuñay & Cieza Abogados, Jefe del Área de Derecho Corporativo. Se encuentra adscrito al Área de Emprendimiento e Innovación. Cuenta con amplia experiencia asesorando empresas y emprendimientos.

Comparte en:

Artículo publicado para la columna: Asesorando al Emprendedor

Ver + columnas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Completa la operación *